TRICOLORES

Sergio Rochet afrontará un doble desafío para ser el número 1 de Uruguay

El “Chino” está respondiendo muy bien en los entrenamientos, pero tendrá que demostrarle a Diego Alonso, DT de la Celeste, que no tiene secuelas de la fractura de su mano.

Sergio Rochet
Sergio Rochet

Sergio Rochet sabe que los dos amistosos de verano que disputará Nacional entre lunes y miércoles, ante Ñublense y Barracas Central, pueden llegar a provocar que tenga la oportunidad de vivir uno de sus grandes sueños como arquero profesional.

No hay ninguna estadística por delante que tenga que romper, ni siquiera avanzar peldaños en la consideración que se tiene de su trabajo en el mundo Nacional. El reto, ese gran desafío que tendrá por delante en 180 minutos de juego, es el de demostrar que está en plenas condiciones físicas. Que aquella fractura de su mano del pasado 21 de octubre de 2021 quedó totalmente en el olvido.

Los trabajos que está desarrollando hasta ahora en la Ciudad Deportiva de Los Céspedes alientan la sensación de que no tendrá inconvenientes de ningún tipo para iniciar como titular en la campaña de Pablo Repetto como DT de los tricolores.

Entonces, si eso es posible, si no hay dolor, si no aparecen inconvenientes, estará entregando un muy buen mensaje para Diego Alonso, el técnico de la Selección uruguaya de fútbol.

Rochet lo sabe, hasta lo admitió públicamente, cuando en la audición partidaria Pasión Tricolor (1010 AM), dijo: “Me están siguiendo para ver cómo vengo progresando con la lesión, les dije que estaba muy bien, y seguramente en estos partidos ellos estén pendientes, de si juego y la manera en que lo haga”.

El primer paso lo va a dar, porque Rochet va a jugar. Nada hace pensar que eso no vaya a ocurrir. Entonces, el segundo paso dependerá de su tarea en la cancha y de su respuesta. El esfuerzo lo hará, porque está “ilusionado con estar ahí entre esos tres arqueros (van a ser cuatro), y después obviamente jugar sería cumplir un sueño”.

Convertido sin discusión en el mejor arquero del fútbol local en las últimas dos temporadas, considerado incluso en algunas instancias anteriores de las Eliminatorias mundialistas por varios analistas como un futbolista de mejor rendimiento que Fernando Muslera, Rochet podría verse impedido de ser el hombre que custodie el arco de Uruguay por una condición física que no sea la apropiada.

Queda bien claro, entonces, que esos dos partidos, esos 180 minutos, serán observados por varios ojos. Los de Alonso, los del entrenador de arqueros Carlos Nicola, los del asistente técnico Darío Rodríguez, entre otros.

Si el “Chino” salva los exámenes “eliminatorios”, a lo mejor termina apropiándose del arco de Uruguay y en una doble fecha en la que estará en juego el sueño mundialista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados