COPA SUDAMERICANA

Peñarol 1-2 Paranaense: el aurinegro pisó en falso y deberá ir por la heroica en Curitiba

Jugó mal en defensa, le hicieron un gol increíble con tres errores en una misma incidencia cuando solo iban 2' y casi no generó fútbol en el segundo tiempo.

Un cachetazo a la ilusión. Peñarol perdió 2-1 en el Campeón del Siglo ante Athletico Paranaense en el partido de ida de la semifinal de la Copa Sudamericana y dio un paso en falso en busca del pasaje a la final.

Gol de David Terans en Peñarol-Athletico Paranaense. Foto: Estefanía Leal.
Gol de David Terans en Peñarol-Athletico Paranaense. Foto: Estefanía Leal.

Jugó mal en defensa, le hicieron un gol increíble con tres errores en una misma incidencia cuando solo iban 2' y casi no generó fútbol en el segundo tiempo. Su mejor momento fue desde el empate (22') hasta el descanso. Sacando esa media hora, fue un equipo impreciso y sin ideas.

La revancha se jugará dentro de una semana en Curitiba. De allí saldrá uno de los finalistas que estará en el Centenario el próximo 20 de noviembre definiendo el título. La serie no está cerrada, pero quedó cuestarriba para el aurinegro. Deberá ganar por dos goles. Un triunfo 2-1 llevará el encuentro a los penales. Cualquier otra combinación de resultados llevará a Paranaense a la final.

Primer tiempo

Peor arranque, imposible. Peñarol arrancó perdiendo desde los 2' contra Athletico Paranaense en un triple error: Kevin Dawson primero no la agarró con la mano en un pase atrás de Jesús Trindade, después Juan Manuel Ramos perdió la pelota en la salida y por último el arquero tuvo una floja reacción ante la chilena de un viejo conocido: David Terans.

Todo lo planificado en más de un mes por el aurinegro se esfumó en un par de minutos. El equipo arrancó perdiendo la serie desde el vestuario y el conjunto brasileño comenzó a jugar con la tranquilidad del resultado y la desesperación de su rival.

Peñarol no encontraba los caminos: carecía de generación en el medio y no podía explotar las bandas. Sin embargo, en la primera que Facundo Torres pudo encarar tras una combinación con Walter Gargano, llegó el empate. Centro para el canario Agustín Álvarez Martínez que, tras un segundo toque, superó al arquero y puso el 1-1 a los 22'. El mirasol llegó a la igualdad en el momento de mayores dudas.

A partir de ahí, el equipo de Mauricio Larriera creció en confianza y empezó a marcar las condiciones del partido. Gargano pasó a ser el eje del fútbol y el equipo mostró su mejor versión: con la habilidad de Torres, la potencia de Agustín Canobbio y las subidas constantes de Giovanni González.

Agustín Canobbio en Peñarol-Athletico Paranaense. Foto: Estefanía Leal.
Agustín Canobbio en Peñarol-Athletico Paranaense. Foto: Estefanía Leal.

Segundo tiempo

Para el complemento Larriera mandó a Valentín Rodríguez por Ramos, de flojo rendimiento. El equipo buscó seguir marcando el ritmo del partido, pero se encontró con un Paranaense más preocupado por hacer pasar el tiempo que por otra cosa. Eso le quitó la intensidad con la que había terminado la primera parte.

Sin ideas, casi en la mitad del segundo tiempo, el DT desarmó el doble cinco y puso a dos de los argentinos: Damián Musto y Nicolás Gaitán; pero no le dio resultado. El primero no pudo hacer pie y el segundo dejó en evidencia su falta de fútbol.

Peñarol no podía pisar el área rival, pero tampoco pasaba zozobra. Sin embargo, una nueva desatención lo dejó abajo en el tanteador. A falta de 15', un despeje tras un tiro de esquina quedó en el borde del área. Nadie reaccionó y Pedro Rocha quedó con el arco de frente para rematar. Sacó un disparo potente y la puso contra el palo para un Dawson que solo atinó a mirarla.

En el final Peñarol buscó el empate con más ganas que ideas, pero no hubo caso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados