TORNEO APERTURA

Peñarol gana, pero no manda señales para ilusionarse porque sobrevive con penales

El aurinegro logró cuatro de sus nueve goles en 12 partidos desde el punto blanco y solo una vez anotó más de un tanto en un encuentro.

Peñarol
El festejo tras el penal anotado por Ceppelini en Colonia. Foto: Leonardo Mainé

Ganó Peñarol, sí, y a esta altura es lo único que le importa al hincha, aunque no debería. Tal como ocurrió el pasado fin de semana ante Wanderers —cuando al igual que anoche Pablo Ceppelini metió el penal que valió la victoria por 1-0— el gol aplacó la molestia del parcial aurinegro, que hace algunos días había empezado a increpar al equipo y terminó aplaudiéndolo al finalizar el primer tiempo gracias al tanto.

Esta vez ante Plaza Colonia no hubo tiempo para que el rumor se apoderara de la tribuna, porque el penal con el que se abrió el partido llegó al minuto 18, pero la preocupación por el rendimiento futbolístico del conjunto mirasol es cada vez mayor. Pasan los partidos y no hay evolución alguna.

Ganó Peñarol, sí, pero no hay razón para que alguien se ilusione con que puede ser el punto de inicio para el despegue del aurinegro por el hecho de haber triunfado en tres juegos consecutivos. No se puede aspirar a ser protagonista de un torneo dependiendo de los goles de penal y eso es lo que le ocurre al vigente campeón uruguayo.

Pablo Ceppelini es el goleador de Peñarol con cinco anotaciones, de las cuales tres fueron desde el punto blanco (a Nacional, Wanderers y Plaza) y dos (a Albion y Liverpool) de jugada de cancha. Entonces no es casualidad que el aurinegro solo haya convertido nueve tantos en 12 partidos que lleva disputados por el Apertura.

Es cierto que Agustín Álvarez Martínez no convierte (solo tiene un gol), pero tampoco lo hacen Ruben Bentancourt ni Lucas Viatri porque la realidad es que a los delanteros ni siquiera les llega la pelota como para que tengan posibilidades. El único tiro al arco que hizo Peñarol en los 90’ fue el penal.

Y para sumar argumentos al pésimo momento ofensivo del mirasol (desde lo defensivo nada puede decirse, porque solo recibió cinco tantos y lleva 389’ sin ser vulnerado) hay que añadir otros dos hechos:

1. De esos nueve tantos anotados, cuatro fueron de penal, porque a los tres de Ceppelini se debe sumar uno de Bentancourt a Danubio.

2. Peñarol solo hizo más de un gol en un partido: en el 2-1 a Liverpool.

Inconcebible para un equipo grande; tanto como que esté segundo, lo que revela el nivel del torneo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados