EDITORIAL

El ejemplo de Martín Lema

La actuación de Lema también debe ser un toque de atención para los restantes legisladores. ¿No existen otros temas que requieran la misma atención dónde puedan realizarse otros hallazgos importantes?

La caída del directorio de ASSE luego de la catarata de denuncias sobre hechos de corrupción, una discrecionalidad rampante y compañera de nivel escandaloso y la brutal incompetencia y connivencia de las autoridades con directores de hospitales y empresarios, se debe al esfuerzo serio, consecuente e inteligente del diputado Martín Lema.

Muchas veces se critica a la oposición por su falta de iniciativa, lo cual es esencialmente falso. Año a año desde el Partido Nacional se han presentado diversas propuestas en los más diversos temas, como viene haciendo, por ejemplo, Luis Lacalle Pou cada 2 de marzo, lo que volverá a hacer este año. Pedro Bordaberry desde el Partido Colorado ha elaborado decenas de proyectos de ley con buenas iniciativas que atacan problemas profundos y reales de nuestro país y el Partido Independiente ha planteado propuestas muy interesantes que denotan estudio y trabajo profesional.

El problema no es que la oposición no trabaje sino el espacio que le queda para actuar en una coyuntura política (que ya lleva 12 años) en que el partido de gobierno controla el Poder Ejecutivo, la mayoría del Poder Legislativo y ha intentado e intenta entrometerse con la Justicia, como demuestran las declaraciones de varios fiscales por estos días.

El Frente Amplio ha tendido a actuar en forma crecientemente antidemocrática, excluyendo a la oposición de varios entes autónomos y otras dependencias estatales (como ASSE, no por casualidad), despreciando todos los aportes legislativos de la oposición y, por si faltara algo, la mayoría del oficialismo esta semana se ha expresado a favor de la criminal dictadura que asola a Venezuela.

La digna actitud del gobierno nacional, y en especial del canciller Nin Novoa, sumándose a la condena continental al régimen solo represente un deber, extraordinariamente básico y obvio, de condenar toda dictadura y estar a favor de soluciones democráticas. El ataque que recibió de los sectores mayoritarios del Frente Amplio, ya sea por ceguera ideológica o por conveniencia material, demuestra el peligro que constituye para el país la actual coalición que nos gobierna. Su falta de convicciones democráticas se hace sentir, y cada vez con mayor intensidad, también en nuestro país y este hecho no puede ignorarse ni soslayarse.

En este contexto complejo hay otra tarea que debe llevar adelante la oposición y es la de controlar, fiscalizar y denunciar en primer lugar, los malos resultados de las políticas públicas impulsadas por el gobierno en todas las áreas importantes para la vida de los uruguayos. Y en segundo lugar, cuando además de ineptitud y desidia se encuentra directamente con delitos deben investigarse y denunciarse.

En este sentido merece ser destacada la brillante labor del diputado Martín Lema, que ha demostrado ser un legislador que se gana su salario. Gracias a él conocimos el desastre universal que es ASSE y los oscuros vínculos que existen en un tema tan sensible, del que depende la salud de cientos de miles de uruguayos. Todos sabemos que la contratación de un familiar por parte del vicepresidente de ASSE fue la excusa que usó el presidente para destituir a todo el directorio, caso que recuerda al de Al Capone, que pese a todos sus crímenes terminó preso por evasión de impuestos.

La reacción de la expresidente de ASSE Susana Muñiz fue por demás elocuente de la importancia que tuvo para el país la actuación del diputado Lema. Las acusaciones de acoso a su gestión, las atribuciones de intenciones de todo tipo, notoriamente falsas y hasta el reconocimiento del logro del IMAE en Salto, son cocardas que demuestran los resultados del trabajo de Martín Lema.

La actuación de Lema también debe ser un toque de atención para los restantes legisladores. ¿No existen otros temas que requieran la misma atención dónde puedan realizarse otros hallazgos importantes? ¿No valdrá la pena dedicarse a estudiar un tema en profundidad, especializarse y volverse un interlocutor válido frente al gobierno? ¿Qué es de la vida de los numerosos diputados y senadores de la oposición, de los que solo nos enteramos de su existencia por los informes sobre ausencias y viajes al exterior?

El diputado Lema marcó un camino respecto sobre como se puede influir decisivamente en las políticas públicas, en el sentido correcto, logrando mayor transparencia y resultados para los uruguayos. ¿Se imaginan cuál sería la suerte electoral del Frente si otros legisladores siguieran su ejemplo?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos