Antonio Mercader
Antonio Mercader

Histórica mentira de José Mujica

El expresidente José Mujica acaba de decir que en Uruguay "la dictadura empezó mucho antes del golpe militar". Según él, había "un Parlamento ficticio" y "medidas de seguridad a cada rato".

Es la primera vez que Mujica adhiere a una teoría que él mismo había descartado cuando dijo que una de las grandes frustraciones de su vida fue que al llegar la dictadura los tupamaros no pudieron combatirla porque estaban todos presos.

Es grave que Mujica se asocie a una mentira propia del "relato" tergiversado que pretende legitimar a los tupamaros. Es una forma de advertir que el golpe de Estado se dio en 1968 con la asunción de Jorge Pacheco Areco como presidente. En suma, una argucia para proclamar que el MLN se alzó contra una dictadura y no contra una democracia.

En 1973, cuando se dio el golpe de Estado, del MLN apenas quedaban cenizas. Con todos sus jefes presos y el movimiento destruido los tupamaros formaban parte del pasado. Una vez caída la dictadura su problema fue justificar por qué se alzaron en armas contra una democracia que, aún con problemas, funcionaba como tal. Así, una década (1963-1973) de atracos, bombas, extorsiones, secuestros y asesinatos pretenden santificarse por el famoso "derecho a la rebelión" que hoy justifica, por ejemplo, la pueblada contra el autócrata nicaragüense Daniel Ortega.

En el programa "En la mira", de VTV, Mujica habló de un "Parlamento ficticio", a pesar de que en ese Parlamento había legisladores de izquierda que hablaban y votaban libremente. Un Parlamento del cual emergió la figura de Wilson Ferreira Aldunate quien, con apoyo de la izquierda, volteó —en históricas interpelaciones— a varios ministros de Pacheco Areco. Es cierto que el gobierno impuso medidas de seguridad, pero el Parlamento —que podía levantarlas— las permitió. De "ficticio", como dice Mujica, no tenía nada.

La verdad es que los tupamaros, cegados por el éxito del castrismo, creyeron que Uruguay podía ser la nueva Cuba y así acometieron contra las instituciones de lo que llamaban una "democracia de cáscara". Pero esa democracia, pese a sus crisis, fue el marco en el cual se creó el Frente Amplio, la coalición de izquierda que hoy gobierna. En la interpretación de Mujica y los autores del falso "relato" es imposible explicar cómo nació ese partido político opositor en plena dictadura.

Lo grave de esta postura del expresidente y actual senador es que confirma las erradas decisiones del gobierno que en el decreto donde instauró el Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia consagró oficialmente a 1968 como el año del comienzo de la dictadura. Así, lo que hasta ese momento eran insinuaciones de los sectarios que reescriben la historia pasa a ser la verdad oficial. Una verdad oficial basada en una mentira fácil de rebatir con un simple repaso de los hechos.

Además, no es seguro que Mujica adhiera a esta fecha de 1968. Es probable que al decir que la dictadura existía "mucho antes" del golpe militar de 1973, su fecha preferida sea más ambiciosa y la sitúe en 1963 cuando él y su gente ya perpetraban tropelías. En fin, una mentira más. Da pena que un hombre mayor, que ocupó la Presidencia, siga tratando de engañar a la gente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º