Publicidad

Banco Central de Brasil

El presidente del Banco Central (BC) brasileño, Ilan Goldfajn, consideró ayer que la mayor economía sudamericana está camino de la recuperación tras pasar por una "prueba de estrés real". "Brasil pasó por una prueba de estrés real con la crisis y la estabilidad financiera tiene una importancia especial en momentos de crisis, ella puede amortiguar o agravar crisis económicas", señaló Goldfajn al inaugurar el Seminario Anual del Banco Central sobre Riesgos, Estabilidad Financiera y Economía Bancaria. Según el titular del BC, en Brasil la estabilidad financiera "amortiguó los efectos de la crisis", aunque advirtió que más allá de esa condición para el mercado, debe ser considerada más como un "bien público". "En el segundo trimestre parece que tuvimos una continuidad de datos gradualmente mostrando recuperación", apuntó Goldfajn. El Producto Interno Bruto creció un 1% en el primer trimestre del año, después de la caída del 3,6% de 2016 y de la fuerte bajada del 3,8% de 2015, lo que encamina a la economía para cerrar 2017 con un crecimiento del 0,34%, según analistas. RECESIÓN
El Banco Central de Brasil recortó ayer la tasa de interés a un mínimo de más de tres años, pero dijo que está preparado para desacelerar el ritmo del alivio monetario durante una crisis política que amenaza los esfuerzos del gobierno para reducir una enorme brecha fiscal. En una medida muy esperada, el comité de política monetaria del banco, conocido como Copom, redujo la tasa de interés referencial Selic en 100 puntos básicos por segunda vez consecutiva para llevarla a un 10,25%. Es el menor nivel desde enero del 2014. Las acusaciones de corrupción contra el presidente Michel Temer, que amenazan con desbancar al político y frenar su agenda de reformas económicas, moderaron las apuestas iniciales de los inversores de un ciclo incluso más agresivo de alivio monetario a medida que la inflación se desacelera rápidamente. En un comunicado el organismo dijo que la incertidumbre generada por la crisis es el mayor riesgo que enfrenta la economía cuando comienza a mostrar señales de recuperación tras dos años de recesión. "El Copom entiende que una reducción moderada del ritmo de flexibilización monetaria relativa al ritmo adoptado hoy debería ser apropiada en su próxima reunión", afirmó el banco. REGIÓN

Publicidad