INFORME

Vino y uruguayos: ¿qué pasó con el consumo en 2021?

La venta de vinos nacionales bajó el año pasado frente a 2020 pero para el sector igual fue un año positivo.

Vinos nacionales. Foto: Canva.
Vinos nacionales. Foto: Canva.

En 2020, cuando las personas pasaron más tiempo en sus casas por prevención ante la presencia del covid-19, aumentó el consumo de vino. Sin embargo, esa tendencia no se mantuvo en 2021, cuando bajó el nivel de venta de los productos nacionales en el país. Al mismo tiempo se registró una suba de las importaciones, sobre todo de vermouth.

En el promedio del año, la comercialización de vino nacional a nivel local tuvo una baja de 5,5% en comparación a 2020. Los datos pertenecen al Instituto Nacional de Vitivinicultura (Inavi), y corresponden a la venta de estampillas de la organización a los productores del país.

De los 12 meses del año, en los que hubo un crecimiento del consumo de productos nacionales en relación al mismo periodo de 2020 fueron enero (10,78%), febrero (30,31%), marzo (10,8%), noviembre (13,89%) y diciembre (8,51%). En el resto las caídas fueron las siguientes: abril (21,42%), mayo (18,15%), junio (16,30%), julio (13,97%), agosto (9,87%), setiembre (20,46%) y octubre (13,24%).

Si se diferencia por semestre, la disminución en el primero fue de 4,87% y en el segundo de 6,01%.

El presidente del Inavi, Ricardo Cabrera, dijo a El País que hacen una evaluación “totalmente positiva” de las ventas en 2021. El enólogo señaló que bajó “un poquito a mitad de año”, pero después repuntó en octubre, lo que los deja “contentos”.

Además, contó que hubo un “crecimiento en las exportaciones en valor agregado, llegando a casi US$ 19 millones”. Vendieron al exterior exclusivamente vino VCP de ¾ litros, y hubo un aumento en el valor por litro. “Está bueno porque no solamente el vino se vende, sino que se vende bien y en buenos mercados”.

El director gerente de Bodega Garzón, Christian Wylie, contó a El País que vivieron dos semestres muy diferentes. En los primeros seis meses del año “hubo una temporada muy tranquila de turismo, una vendimia en la que llovió bastante” y una segunda ola de covid-19 en el país. En ese periodo “hubo poca venta de vino premium, de arriba de US$ 10 la botella. Al mismo tiempo, vieron “una explosión en el consumo de vino de mesa”.

En el segundo semestre, comentó Wylie, tuvieron una mayor comercialización del vino premium. “En la venta de Garzón crecimos un 64% contra el año pasado. Eso fue espectacular. Hay una activación de hoteles, restaurantes y todo lo que es gastronomía y, al mismo tiempo, hay un trabajo importante con supermercados”. Además, la facturación creció 5% contra la segunda parte de 2019, es decir, al momento previo a la pandemia.

Javier Traversa, de la bodega Traversa, indicó a El País que la venta en 2021 se asemejó mucho a la de 2019. Es decir, la empresa volvió al nivel de venta previo a la pandemia de covid-19.

Importación.

En 2021 la importación de bebidas creció 69,81% en comparación a 2020, según datos del Inavi. El mayor aumento (1086,8%) se dio en la compra al exterior de vermouth, ya que se pasó de 37.189 litros a 441.360. Le siguió el producto envasado en Tetra Pak, con una suba de 300,98% (178.425 litros en 2020 y 715.456 en 2021). En el tercer lugar quedó la categoría jugo de uva, con un incremento de 300,92% (543 litros en 2020 y 2.177 en 2021).

El único que tuvo una caída fue la categoría licor y espumante VCP, ya que pasó de 256.137 litros en 2020 a 209.053 en 2021. Por lo tanto, la disminución de la importación fue de 18,38%.

Traversa indicó que aumentó el ingreso de vinos argentinos en 2021, que compite con menores costos por la diferencia de cambio entre los países. Ese punto, a su entender, permite que se destinen mayores recursos a la promoción de los productos.

Aunque ve difícil medir si el fenómeno impactó de manera directa a la empresa, señaló que, al ver los números a nivel nacional, se observa que se sustituyó una parte de los vinos VPC (Vino Calidad Preferente), sobre todo en los supermercados.

Traversa contó que vivieron situaciones similares en otras épocas donde la moneda argentina estaba devaluada. Es un fenómeno que, según comentó, también afecta las exportaciones ya que, por ejemplo, en la góndola brasileña también se compite con esos productos.

Más allá de las bebidas alcohólicas que ingresan al país de manera legal, también está el contrabando de vino. El director gerente de Bodega Garzón señaló que “el poder adquisitivo que tienen los uruguayos en Argentina les permite comprar muchísimo más vino que acá, y ese era unos de los temores al abrir la frontera”.

Además, Wylie contó que el regreso de las celebraciones y las vacaciones ayudó al consumo de vino premium. Al mismo tiempo indicó que hay una “escasez mundial de espumosos, de champagne”, que los está beneficiando.

Por su parte, Cabrera indicó que, aunque hubo un impacto por la importación de vino argentino, el uruguayo prefiere el vino nacional. El enólogo explicó que, a pesar de su bajo valor por la diferencia de tipo de cambio, los productos uruguayos se continuaron vendiendo bien. Asimismo, destacó que, más allá de que las cifras pueden ser significativas en el envase de ¾ litros, siempre están por encima de la comercialización de productos de otros orígenes.

“Hay una fidelización de las marcas y de ciertos tipos de vino. Por novedad se compran importados, todos lo hacemos para ver de qué productos se trata y comparar”. Lo que “no creo que haya una invasión. Y pasa lo mismo con otros productos de la canasta básica”. El “vino no escapa a la realidad de lo que es la diferencia de precio”, añadió.

Opciones.

Las preferencias de las personas varían a lo largo de los años. En 2021, Traversa notó una tendencia de mayor consumo -salvo durante el verano- de los vinos tintos de mesa. El público uruguayo, que bebía vino rosado en más cantidad, ahora prefiere otro producto.

Por su parte, Cabrera contó: “Los jóvenes hasta los 35 y 40 años están volcándose al vino, que es una cosa muy importante e interesante. Estamos trabajando mucho en eso para ganar adeptos. Los consumidores jóvenes están eligiendo los productos, sobre todo en los nacionales el vino blanco y rosado”, en especial en el verano.

El 92,03% de las ventas en el país corresponde a productos nacionales, según datos del Inavi. Ahora, ¿qué es lo que más se comercializó? El 36,74% del total corresponde al producto en Tetra Pak. Le siguió el envase de 10 litros, con el 25,62%. En el resto de las presentaciones los porcentajes fueron menores. El 8,11% de las ventas fue en recipiente de cinco litros, el 7,73% de tres litros y el 5,20% de un litro y medio.

Un año donde sigue la pandemia de covid-19
Las proyecciones de venta y a qué se deberán enfrentar los empresarios
Viñedo

Traversa indicó que 2022 será un desafío, y tratarán de que los niveles de venta se mantengan o vuelvan al nivel que llegó en 2020. Para ello, planean implementar una estrategia de marketing para contrarrestar el impacto que tiene la importación de productos en el mercado nacional y aumentar las exportaciones.

Por su parte, Wylie contó que en la empresa esperan un año intenso y se mantienen optimistas. En Uruguay ven que todo “va a seguir funcionando”. Sin embargo, destacó que lo vinculado a viajes se “está empezando a cerrar, lo que complica la parte turística”. Al mismo tiempo, señaló que se “alcanzó a tener un pico de temporada alta muy potente”. En cuanto a Brasil, uno de los destinos de las exportaciones, comentó: “Es un año de elecciones y todo se ralentiza mucho. Por lo general, los empresarios están preocupados por la posibilidad de que vuelva la izquierda o Lula da Silva. Eso hace que se devalúe fuerte el real, lo que afecta de manera directa las importaciones del país”.

En lo que respecta a Estados Unidos, otro de los destinos de sus productos, se mantienen optimistas. Wylie dijo: “Va a depender de qué sorpresa nos traiga” el covid-19. “En general, el mundo está adecuándose a llevar la ómicron sin las grandes cuarentenas obligatorias, entonces no se vio tan resentida la economía. Pero hay una señal de cautela muy importante con la inflación. Es una inflación alta para EE.UU, que va a ser muy alta para nosotros, muy asociada al problema de la cadena logística de servicios”.

La falta de botellas a nivel mundial

El director gerente de Bodega Garzón, Christian Wylie, señaló que hay una incógnita fuerte de la capacidad de reposición, ya que en el mundo del vino hay un problema con el suministro de botellas vacías. Aunque alcanzaron a cerrar bien el año, 2022 “viene sumamente complejo en hacerse” de los recipientes, “absorber el alza de los precios de costo de insumos y trasladarlos a los clientes”. Dicho aspecto hace que sean optimistas pero con cautela frente a este año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados