Publicidad

Se frena el deterioro de un indicador que el gobierno sigue de cerca y que entiende va a mejorar

En la Rendición de Cuentas que envió el Ejecutivo al Parlamento, el MEF proyectó que el déficit cerrará el año en 3,2% del PIB. Para 2024 habrá una nueva baja, a 2,7% del PIB.

Compartir esta noticia
Azucena Arbeleche
Azucena Arbeleche.
Foto: Leonardo Mainé

Redacción El País
El déficit fiscal quedó estable en los 12 meses cerrados a julio respecto a los 12 meses cerrados a junio, al ubicarse en 3,8% del Producto Interno Bruto (PIB), señaló ayer el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en un comunicado.

Ese déficit de 3,8% del PIB es el resultado del gobierno central-Banco de Previsión Social (BPS) y equivale a US$ 2.824 millones. No obstante, el déficit “incluye el ingreso de fondos al Fideicomiso de la Seguridad Social”, que era de 0,1% del PIB en los 12 meses cerrados a julio, dijo el MEF. Esos son ingresos extraordinarios y están afectados al futuro pago de jubilaciones de los “cincuentones” que salieron de las AFAP. Estas son personas que tenían menos de 40 años en 1996 cuando empezó el sistema previsional mixto y se vieron obligadas a afiliarse por su nivel salarial a una AFAP. Al salirse y volver al régimen previo (solo por el Banco de Previsión Social sin topes de jubilación), sus ahorros en las AFAP pasan al fideicomiso.

Si bien actualmente hay un ingreso extraordinario a las arcas del Estado, luego que se termine el pasaje de “cincuentones”, el costo de pagarles las jubilaciones superará con creces lo que ingresó.

Al excluir esos ingresos, el déficit fiscal del sector público consolidado fue de 3,9% del PIB en 12 meses a julio (había sido de 3,9% del PIB en 12 meses a junio, 3,8% del PIB en 12 meses a mayo y 3,2% del Producto al finalizar 2022). Eso equivale a US$ 2.899 millones.

El déficit se viene deteriorando desde septiembre pasado, salvo en algunos meses puntales (julio y abril que quedó estable frente a cada mes previo).

Así pasó de 2,5% del PIB en 12 meses cerrados a septiembre de 2022 al 3,9% de los 12 meses cerrados a julio de este año. Ese 1,4% del PIB de deterioro, implican US$ 1.040 millones más de déficit que a septiembre pasado.

En la Rendición de Cuentas que envió el Poder Ejecutivo al Parlamento, el MEF proyectó que el déficit bajará y cerrará el año en 3,2% del PIB. Para 2024 habrá una nueva baja, a 2,7% del PIB.

En una reciente comparecencia en el Parlamento, la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche dijo que esperan “una disminución del ritmo del gasto tanto para la parte de infraestructura como de salud, en particular, cuando uno compara con lo que fueron los últimos meses del año pasado, los gastos aumentaron”.

En tanto, el déficit primario (antes del pago de intereses de deuda) se ubicó en 1,6% del PIB (US$ 1.189 millones).

El pago de intereses de deuda fue de 2,3% del PIB en 12 meses cerrados a julio.

El MEF indicó que los efectos imputados al Fondo Solidario covid-19 se estimaron en 0,1% del PIB en 12 meses a julio (0,1 punto del PIB menos que en los 12 meses cerrados a junio).

Eso significa que por seguros de desempleo y subsidios por enfermedad, por partidas de alimentación, canastas e incremento puntual de asignaciones familiares, entre otros, (a causa del coronavirus) el gobierno gastó US$ 74,3 millones (restados los ingresos).

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad