Publicidad

Economía cae 1,4% en el segundo trimestre por impacto de la sequía y el fin de las obras de UPM

La economía uruguaya registró una caída de 1,4% durante el segundo trimestre del año en comparación con el anterior. La contracción del PIB fue mayor a la que esperaba el Banco Central y los analistas privados.

Compartir esta noticia
Represa de Paso Severino
Sequía en Uruguay.
Foto: Juan Manuel Ramos

Redacción El País
El impacto de la sequía y el final de las obras asociadas a la segunda planta de celulosa de UPM, llevaron a que en el segundo trimestre del año, la economía uruguaya cayera 1,4% en comparación con el trimestre anterior, un desempeño peor al esperado según las proyecciones oficiales y la de los analistas privados.

Los datos fueron publicados ayer por el Banco Central del Uruguay (BCU) a través del Informe Cuentas Nacionales, en el que el regulador informó que el Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo 1,4% en comparación con el trimestre anterior y 2,5% respecto a igual trimestre del año pasado.

En base a los cálculos realizados por El País, teniendo en cuenta la caída del PIB del último trimestre y si la economía no creciera en lo que resta del año, se daría una contracción de la actividad económica de 0,76% interanual (de acuerdo al efecto de arrastre estadístico).

El desempeño del PIB del segundo trimestre “fue peor a lo previsto, pero también se revisaron al alza” las cifras del primer trimestre (de 1,2% a 1,5%), señalaron desde Exante. Por lo que, en la medición interanual, la caída reportada por el BCU es de 2,5%, no tan diferente al 2,3% que aguardábamos antes de conocerse el dato”, indicaron desde la consultora económica.

Según Exante, “la sequía y el final de las obras asociadas al proyecto UPM2 fueron determinantes clave de la caída”, sin embargo, señalaron además que “varios rubros de servicios tuvieron un desempeño pobre en el último trimestre”.

Por su parte, el economista y socio de Vixion Consultores, Aldo Lema, manifestó que “el desplome” de las actividades agropecuarias, así como las vinculadas a las de electricidad, gas y agua, incidieron en 2,5 puntos porcentuales (p.p.) de la contracción interanual (es decir, el registro del segundo trimestre de 2022) del PIB en el período.

Sin embargo, manifestó que si se excluyen ambos sectores, el PIB uruguayo “estuvo estancado versus el segundo trimestre de 2022”.

Para el economista de CPA Ferrere, Nicolás Cichevski, el registro de la actividad económica uruguaya del segundo trimestre fue “algo peor a lo esperado”. El descenso del PIB estuvo “fuertemente incidido por la sequía”, así como también por la caída en el sector construcción, vinculada a la finalización de las obras de UPM, señaló el economista.

Desde el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), indicaron que pese a la caída del PIB registrada en el segundo trimestre, la economía uruguaya “se mantiene un 3% por encima del nivel” registrado previo a la pandemia del covid-19.

El dato conocido ayer “recoge de manera directa el efecto de la sequía en las exportaciones y el final de la obra” de la segunda planta de UPM “en las inversiones”, por lo que “es esperable una mejora en el segundo semestre, una vez que se revierta el shock de oferta”, proyectaron desde el CED.

El economista Javier de Haedo, señaló que el dato del segundo trimestre “estuvo por debajo del PIB del cuarto trimestre de 2021” y manifestó que en el último “año y medio ha pasado de todo, de ambos signos. La constante ha sido el desplome del tipo de cambio real. Pueden sentir lo que quieran menos sorpresa”.

Al analizar los datos del PIB del segundo trimestre por sectores, se visualiza que las actividades relacionadas al sector “Agropecuario, pesca y minería” fueron las que tuvieron mayor incidencia negativa en la economía, al registrar un desplome del 27,4% en comparación con el mismo trimestre de 2023.

La caída se dio en todas las actividades que componen dicho sector, aunque se destacó principalmente la contracción de la actividad agrícola. De acuerdo con el BCU, esto se explica por los malos rendimientos en la zafra de cultivos de verano 2022/2023, debido a la crisis hídrica. Mientras que por el lado de la actividad pecuaria, se explicó por una menor producción de carne, debido a menor cantidad de faena.

El segundo sector que más cayó después del agroexportador fue el de “Energía eléctrica, gas y agua”, el cual registró un descenso de 11,8% en comparación con igual trimestre del año pasado. De acuerdo con los datos del Central, el descenso de este sector estuvo explicado por la disminución en la generación de energía hidroeléctrica debido a la sequía, así como por el aumento de las importaciones energéticas, especialmente desde Brasil.

El sector de la “Construcción” cayó 6,6% respecto a igual trimestre de 2022. Esto explicado por la reducción en la inversión debido al final de obras de la segunda planta de celulosa de UPM y del Ferrocarril Central. Esto fue parcialmente contrarrestado por un incremento en la actividad de obras viales, líneas de energía y líneas de comunicación.

El sector “Comercio, alojamiento y suministro de comidas y bebidas” cayó 1,8%, explicado por la contracción en los servicios comerciales (menor venta de soja y combustibles), mientras que las actividades de alojamiento y suministro de bebidas y comidas aumentaron en el trimestre, dada la mayor demanda de los hogares y turistas no residentes.

La industria manufacturera presentó una baja de 1,5% frente a igual trimestre de 2022, principalmente por la contracción de la industria frigorífica.

En tanto, el sector “Salud, educación, actividades inmobiliarias y otros servicios” creció 0,6% frente a igual trimestre de 2022. También crecieron 0,9% los servicios financieros, por una expansión del mercado de intermediación financiera.

El sector “Transporte y almacenamiento; Información y Comunicaciones” creció 2,5%, mientras que las actividades profesionales y arrendamiento crecieron 3,5% , ambos en comparación con el registro del segundo trimestre del año pasado.

Prevén mayor dinamismo para adelante

Desde el CED consideran que el dato correspondiente al PIB del segundo trimestre, ya recogió “de forma directa el efecto de la sequía en las exportaciones”, así como también la concreción de las obras de la segunda planta de celulosa de UPM, dos factores que incidieron de forma contundente en el desempeño económico uruguayo. Por ese motivo, desde el CED indicaron que “es esperable una mejora en el segundo semestre, una vez que se revierta el shock de oferta”.

De acuerdo con Cichevski, con el nuevo dato, el desempeño de la economía uruguaya se ubicó un 2,5% por encima del año 2019, incidido por la caída de 2,5% en el último año. Según el economista de CPA Ferrere, en la región, “también se han mantenido estancados” económicamente, países como Colombia y Chile, mientras que Argentina habría registrado una caída del 3%. Aquellos países que no fueron afectados por la sequía: Brasil y Paraguay, sí crecen 3% y 6%, respectivamente, en el último año, según Cichevski.

Según Lema, un dato que “sorprendió positivamente” a partir de la divulgación del dato del PIB ayer, fue la “la reaceleración del consumo privado”, la cual tuvo una expansión interanual (frente a igual período del año pasado) de 4,8%, versus el 3,6% que había registrado en el primer trimestre del año.

La reactivación del consumo privado fue un aspecto destacado por el economista de CPA Ferrere, Alfonso Capurro, ayer al participar de un encuentro con clientes de Itaú en la Expo Prado.

En esa conferencia, Capurro había dicho que uno de los rubros destacados es la venta de autos cero kilómetro, dado que en lo que va del año acumula un crecimiento del 6%.

“Es una señal de que el consumo, el salario real y el empleo están creciendo en Uruguay”, destacó el economista, cuya consultora prevé que el PIB tenga una expansión de 1% este año. No obstante, advirtió que en 2023 habrá “ganadores y perdedores” y que el agro será uno “de los más golpeados”.

Además

Inversión con impacto final de "UPM dos"

La formación bruta de capital cayó 8,7% respecto al segundo trimestre de 2022, “resultado compuesto principalmente por una disminución de la inversión en activos fijos, así como también por una menor acumulación de existencias”, según el BCU. La caída en la formación bruta de capital fijo fue de 7,6% en el período y estuvo explicada por una menor inversión en las obras de construcción vinculadas con el Ferrocarril Central, edificios no residenciales y la segunda planta de celulosa de UPM. Por otro lado, las exportaciones bajaron 6,3% respecto a igual trimestre del año previo, explicado principalmente por la caída en las exportaciones de bienes (carne y soja). En tanto, las importaciones crecieron 7,5%, principalmente las de bienes de uso intermedio (por la compra de energía eléctrica ) y de bienes de consumo (alimentos bebidas, bienes duraderos y semiduraderos).

Aumento significativo del consumo de hogares

Desde el enfoque del gasto o consumo, se dio un alza de la demanda interna en comparación con el segundo trimestre de 2022, que se explica por el mayor consumo final. No obstante, la demanda externa se contrajo más que la expansión de la demanda interna, dado que se registró una caída en las exportaciones de 6,3% y un incremento en las importaciones de 7,5%. Esto resultó finalmente en una “contracción de la demanda externa neta”. El consumo final creció 3,9% respecto a igual trimestre del año anterior. Específicamente, el consumo final de los hogares registró un aumento de 4,8%, explicado por un mayor consumo de los uruguayos en los viajes al exterior por turismo, especialmente a Argentina, así como por un mayor consumo de bienes durables y transporte de pasajeros.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad