CAMBIO DE MANDO

Fernández: "Dejaron al país en virtual default" y "vamos a ponerlo de pie"

El flamante presidente de Argentina dijo que "el país tiene la voluntad de pagar, pero carece de capacidad para hacerlo"

“Yo Alberto Ángel Fernández juro por Dios la patria y sobre estos santos evangelios desempeñar con lealtad y patriotismo del cargo de Presidente de la Nación, y observar y hacer observar fielmente la Constitución argentina y si así no lo hiciere Dios y la patria me lo demanden". Tras ese juramento, Alberto Fernández asumió este martes sobre las 12 del mediodía la presidencia de Argentina con el desafío de reactivar la economía del país, marcada por una elevada deuda pública. A su lado también juró Cristina Fernández de Kirchner en la vicepresidencia.

Alberto Fernández y Mauricio Macri. Foto: AFP.
Alberto Fernández y Mauricio Macri. Foto: AFP.

El juramento fue hecho ante el Congreso argentino al que asistió el presidente de Uruguay Tabaré Vázquez entre otros mandatarios, y el electo presidente Luis Lacalle Pou. También acudieron el presidente cubano Miguel Díaz Canel, así como el mandatario de Paraguay, Mario Abdo Benítez. Los juramentos fueron recibidos con aplausos y el canto de la marcha peronista desde las barras.

Luis Lacalle Pou detrás de Tabaré Vázquez y Mario Abdo Benítez. Foto: Reuters.
Luis Lacalle Pou detrás de Tabaré Vázquez y Mario Abdo Benítez. Foto: Reuters.

"Han dejado al país en una situación de virtual default"

Fernández dio un discurso de casi una hora en el que resaltó que buscará concretar un gobierno de "unidad" en medio de una situación económica que caracterizó de "frágil". "Recibimos un país frágil, postrado y lastimado", dijo Fernández, quien remarcó que llega a la presidencia a "poner a Argentina de pie para que comience a caminar". 

El presidente dijo que "el gobierno que acaba de dejar el mandato ha dejado al país en una situación de virtual default" en referencia a la administración de Macri. "Siento estar transitando el mismo laberinto que nos vio a Néstor (Kirchner) y a mí en 2003", remarcó. Por eso anunció que no dará tratamiento parlamentario al presupuesto planteado por Macri para el ejercicio 2020 ya que uno realista solo surgirá tras la negociación de la deuda que tiene el país. "No hay pago de deuda que se pueda sostener si el país no crece", dijo.

Al referirse a la deuda dijo que el gobierno es "rehén de los mercados internacionales" y que el proyecto de pago debe ser "propio" y no "dictado de afuera". En ese sentido dijo: "el país tiene la voluntad de pagar, pero carece de capacidad para hacerlo".

Fernández dijo que "Argentina no para de achicar su economía" y lanzó una batería de cifras para ejemplificarlo. "Retrocedimos más de 10 años en la lucha por reducir la pobreza", "hemos pasado del estancamiento a una caída libre", afirmó.

En ese sentido, el flamante presidente anunció que "la primera reunión será para luchar contra el hambre" y planteó que implementará el "Plan integral Argentina contra el hambre". También dijo que instrumentará un "sistema masivo de créditos no bancarios que preste a tasas bajas" y un conjunto de "acuerdos básicos de solidaridad en la emergencia" para poder volver a "encender los motores de la economía". Además dijo que instrumentará un Consejo Económico y Social para un período que trascienda el mandato. El objetivo es tener "pilares institucionales de mediano y largo plazo" para el futuro del país. 

Fernández dijo que "el cooperativismo y la agricultura familiar serán actores centrales".

A los de mejor posición económica les envió un mensaje: "No se le puede pedir más sacrificio al que tiene hambre. Debemos salir de esta situación con solidaridad. Hasta eliminar el hambre le pedimos a los que más tienen un mayor aporte solidario para los que la están pasando mal. El secreto es empezar por el último para llegar a todos".

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Foto: AFP.
Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Foto: AFP.

"Robustecer el Mercosur"

En política exterior Fernández dijo que Argentina tendrá una "integración plural y global". "Vamos a robustecer el Mercosur y la integración regional". Fernández se refirió a Brasil y dijo que con ese país hay "para construir una agenda ambiciosa en lo tecnológico y productivo que va más allá de cualquier opinión personal de quienes gobiernan en la coyuntura". Brasil, principal socio comercial de Argentina, estuvo representado por el vicepresidente Hamilton Mourao, quien puso paños fríos a la relación bilateral tras las crispaciones con el mandatario Jair Bolsonaro.

"Insistiremos en nuestro reclamo por la soberanía de las islas Malvinas. Lo haremos sabiendo que nos acompañan los países de América Latina. La única vía es la paz y la diplomacia. No hay más lugares para colonialismos en el siglo XXI", afirmó el presidente en su discurso.

También dijo que lanzará un "ambicioso plan de la regularización de la construcción de viviendas" y decretará la "emergencia sanitaria". Además dijo que se va a jerarquizar como ministerio al área ambiental.

Reforma del sistema judicial e intervención de la agencia de inteligencia

Fernández criticó el accionar de la Justicia de los últimos años y se refirió a "persecuciones indebidas y silenciadas por cierta complacencia mediática". "Nunca más a una Justicia contaminada por servicios de inteligencia, operadores judiciales, procedimientos oscuros y linchamientos mediáticos. Nunca más a una Justicia que persigue según los vientos políticos de turno", remarcó. "Cuando dijo nunca más, es nunca más", insistió.

En ese marco anunció que hará una "integral reforma del sistema federal de justicia" y la intervención de la agencia de inteligencia del Estado. "Nunca más a los sótanos de la democracia", insistió.

"Debemos escapar a la lógica del gatillo fácil. Aspiramos a que sea no solo una política de Estado sino de la sociedad", dijo Fernández, quien anunció que enviará al Parlamento nueva normativa en cuanto a seguridad.

Ni una menos, bandera de toda la sociedad

Antes de terminar Fernández se refirió a las mujeres y dijo que "Ni una menos" debe ser una bandera de toda la sociedad. "Es un deber del Estado reducir la violencia contra las mujeres hasta su total erradicación".

También dijo que "abrazará a todos los que sean discriminados" y la "discriminación debe ser imperdonable".

Fernández concluyó insistiendo que ganó la presidencia para "poner a la Argentina de pie" y por eso convocó a la "unidad" y a "abrazar al diferente". Dijo que quiere ser el presidente "que escucha" y por eso pidió a los argentinos que "salgan a la calle a recordarme lo que estoy haciendo" cuando no lo haga.

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Foto: Reuters.
Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Foto: Reuters.

"Empieza una nueva etapa y tenemos el desafío de poner a nuestra querida Argentina nuevamente de pie. Sé que cuento con ustedes. Cuenten conmigo", tuiteó Fernández al iniciar la jornada de su investidura.

Fiesta en la plaza

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, informó por Twitter que no asistiría a la investidura y se quedaría en su país monitoreando las tareas de búsqueda de un avión militar chileno que desapareció el lunes cuando se dirigía a la Antártida con 38 pasajeros a bordo. Fernández dijo que al recibir la comunicación instruyó a su ministerio de Defensa a dar apoyo a Chile.

Festejos de la asunción de Alberto Fernández. Foto: Reuters.
Festejos de la asunción de Alberto Fernández. Foto: Reuters.
Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Foto: Reuters.
Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Foto: Reuters.

Los actos estuvieron acompañados de una fiesta musical de cumbia y rock en la plaza de Mayo, sobre la que se erige la Casa Rosada y de la cual, a pedido de Fernández, fueron retiradas 24 horas antes las vallas que limitaban el paso hacia la sede presidencial.

La emblemática plaza amaneció embanderada y con pancartas de apoyo al nuevo gobierno de distintas agrupaciones políticas y sindicatos.

Con información de EFE 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados