LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Ómicron, la variante del COVID-19 que cierra fronteras y golpea los mercados bursátiles

Estados Unidos y Canadá comenzaron a cerrar sus fronteras, y aquí en la región Argentina y Brasil también anunciaron medidas.

Pasajeros con tapabocas en un aeropuerto. Foto: AFP
Pasajeros con tapabocas en un aeropuerto. Foto: AFP

El riesgo de que la nueva variante del COVID-19, llamada Ómicron y detectada en Sudáfrica, se expanda por Europa es “de alto a muy alto”, advirtió ayer viernes la agencia de salud de la Unión Europea.

Pero no solo Europa está en alerta por Ómicron y suspendió varios vuelos a Sudáfrica. Estados Unidos y Canadá comenzaron a cerrar sus fronteras, y aquí en la región Argentina y Brasil también anunciaron medidas.

Y los mercados vivieron un verdadero “viernes negro” por el temor a lo que esta variante puede ocasionar a la economía mundial, ya golpeada por la pandemia desde hace casi dos años.

En un informe de evaluación de riesgos, el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) señala que sigue habiendo una “incertidumbre considerable respecto a la transmisibilidad, la eficacia de las vacunas, el riesgo de reinfección y otras características de la variante Ómicron”.

“El nivel general de riesgo para la UE y el EEE (Espacio Económico Europeo) asociado a la variante Ómicron del SARS-CoV-2 se juzga de alto a muy alto”, según el ECDC.

El mayor temor es a que las vacunas actuales no protejan contra esa variante. “En una situación en la que la variante Delta está volviendo a la UE y al EEE, el impacto de la introducción y la posible propagación de Ómicron podría ser muy alto”, añadió el ECDC.

Además de detectarse en Sudáfrica, la cepa Ómicron ha sido identificada en Malaui, Israel, Hong Kong y Bélgica.

Ómicron, la nueva variante del covid identificada científicamente como B.1.1.529, fue clasificada ayer viernes como “preocupante” por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Nueva vacuna?

Los principales fabricantes de vacunas contra el COVID-19, entre ellos los estadounidenses Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, informaron ayer viernes que ya están probando la efectividad de sus productos contra la nueva variante.

Pfizer y su socio alemán BioNTech emitieron un comunicado en que explicaron que sus laboratorios ya están analizando esta variante para determinar si su vacuna (la única que aplica ahora Uruguay) podría necesitar algún tipo de “ajuste”.

Por su parte, Moderna alertó que las mutaciones observadas en la variante son “preocupantes” y explicó que probará varias dosis de refuerzo de su vacuna para ver cuál es la reacción.

Científico trabaja con dosis de vacuna en un laboratorio. Foto: EFE
Científico trabaja con dosis de vacuna en un laboratorio. Foto: EFE

Johnson & Johnson, que comercializa su vacuna en Europa bajo el nombre de Janssen, apuntó que ya está probando la efectividad de su producto “contra la nueva variante de rápida propagación que se identificó en el Sur de África”.

También la estadounidense Novavax y la británica AstraZeneca dijeron estar analizando el efecto de sus vacunas contra esta nueva variante.

En paralelo, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) consideró ayer viernes “prematuro” prever si se necesitará adaptar las vacunas covid “con una composición diferente” para hacer frente a la nueva variante, sobre la que todavía la información es “insuficiente”.

La detección de la variante en Sudáfrica preocupa a la comunidad científica porque presenta una amalgama de más de 30 mutaciones que, si bien algunas ya se habían observado en otras variantes, como la Beta, esta es la primera vez que se ven juntas.

Viernes negro.

Los temores han llevado a varios países en todo el mundo, incluido en la Unión Europea, a cerrar el tráfico aéreo procedente desde países del sur de África, en especial Sudáfrica y Botsuana.

Desde las acciones hasta el petróleo, los mercados mundiales se desplomaron ayer tras el descubrimiento de una nueva variante en Sudáfrica.

En Nueva York, el Dow Jones experimentó su mayor caída del año, de 2,53%, mientras el Nasdaq perdió 2,23% y el S&P 500 un 2,27%.

Los índices europeos sufrieron sus peores sesiones en más de un año: París cayó 4,75%, Londres 3,64%, Frankfurt 4,15% y Madrid 4,96%.

La caída también afectó a los mercados bursátiles asiáticos y latinoamericanos, y los precios del petróleo, que perdieron más del 10%.

Los precios del petróleo tuvieron su peor jornada en 17 meses, golpeados de lleno por el surgimiento de una nueva variante de coronavirus.

El barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en enero perdió 13,06% en Nueva York a 68,15 dólares.

Desde abril de 2020, cuando llegó a tener precios negativos, no se observa una caída de tal magnitud.

El WTI volvió en una jornada al nivel de inicios de setiembre.

En Londres, el barril de Brent del mar del Norte para enero cedió por su parte 11,55% a 72,72 dólares.

La región.

El gobierno argentino anunció ayer viernes mayores medidas de control sanitario, entre ellas la instrumentación de un pase sanitario para asistir a actividades en espacios cerrados.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, anunció la postergación de la reanudación de los vuelos directos hacia países africanos que estaba pautada para mediados de diciembre, en tanto se exigirá pruebas anticovid y aislamiento de 14 días a las personas que regresen desde ese continente.

“La pandemia no terminó, no subestimemos los riesgos”, alertó Vizzotti.

En tanto, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó que tomará “medidas racionales” frente a la aparición de la nueva variante, aunque volvió a manifestarse en contra de las medidas de aislamiento social.

“Todo puede pasar. Una nueva variante, un nuevo virus. Pero Brasil y el mundo no aguantan un nuevo confinamiento, sería condenar a todos a la miseria, que lleva a la muerte también”, dijo a los periodistas tras participar en una graduación militar en Río de Janeiro.

Bolsonaro igualmente pidió que la población no se “aterrorice” ante el surgimiento de la variante identificada en Sudáfrica. “Tenemos que afrontar la realidad sin aterrorizarnos”, instó. (AFP, EFE )

Ley COVID a las urnas en Suiza

Nunca Suiza vivió un clima electoral tan agresivo como el que rodea la votación de mañana domingo sobre las medidas sanitarias del gobierno, obligando incluso a la policía a poner bajo protección a políticos amenazados de muerte.

En las últimas semanas, se multiplicaron las manifestaciones de los “Freiheitstrych-ler”, hombres vestidos con camisetas blancas estampadas con edelweiss, la simbólica flor de Suiza, llevando sobre sus hombros un yugo del cual cuelgan dos grandes campanas.

Algunas manifestaciones terminaron en enfrentamientos con la policía, que un día tuvo que recurrir a balas de goma y gases lacrimógenos para dispersar a un grupo que se había acercado demasiado al Palacio Federal, sede del gobierno y el parlamento.

En las redes sociales proliferan los ataques contra dirigentes políticos suizos que respaldan la ley y las campañas de vacunación, con insultos y amenazas de muerte que incluyen al ministro federal de Sanidad, Alain Berset.

Es la segunda vez en menos de seis meses que los suizos se posicionan sobre las medidas sanitarias. A principios de año, los ciudadanos apoyaron la ley covid con un 60% de votos.

Pero ahora se lanza otro tras la introducción de un “certificado covid” reservado a personas vacunadas o curadas.

Según los sondeos, alrededor de dos tercios de los suizos apoyan la ley. También la mayoría de movimientos políticos excepto la derecha populista UDC, primer partido del país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados