NUEVO LIBRO

Memorias de Obama: su vida, las divisiones en el país y la democracia "erosionada" de EE.UU.

Además de explayarse sobre la política estadounidense, el expresidente también describe su relación e impresiones que le dejaron los líderes mundiales con los que trató.

Obama dice que la actual polarización en Estados Unidos no está solo relacionada con Trump. Foto: AFP
Obama dice que la actual polarización en Estados Unidos no está solo relacionada con Trump. Foto: AFP

El libro de memorias de Barack Obama, Una tierra prometida, no pudo tener mejor fecha de lanzamiento mundial. Dos semanas después de las elecciones que marcaron la retirada de Donald Trump de la Casa Blanca y el ingreso de Joe Biden, vicepresidente de Obama durante sus dos gobiernos.

Obama repasa su vida hasta el año 2011, cuando dio la orden para acabar con el líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden.

Además de explayarse sobre la política estadounidense, también describe su relación e impresiones que le dejaron los líderes mundiales con los que trató. Por ejemplo, del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva dice que tenía “los escrúpulos de un jefe mafioso”, aunque le reconoce que sacó a mucha gente de la pobreza en Brasil.

En una entrevista con el diario brasileño OGlobo publicada ayer martes a propósito del lanzamiento de su libro, le preguntan sobre esto.

-Los brasileños recuerdan bien la reunión del G-20 de 2009 cuando usted saludó al ex presidente Lula diciendo: “Este es el hombre. Amo a este hombre”. En el libro, habla de Lula, reconoce los logros sociales que alcanzó, pero también dice que, supuestamente, él era una especie de mafioso político, envuelto en corrupciones multimillonarias. ¿Hoy todavía diría que él es el hombre?

-Bueno, en esa época yo no conocía todos los informes de corrupción que surgieron. Creo que el don que tuvo Lula de conectarse con el pueblo brasileño y el progreso económico que sucedió cuando sacó a la gente de la pobreza son cosas que no pueden negarse. Una de las cosas que trato de hacer en el libro es describir las complejidades de todas estas figuras. Hablo de Putin, de Merkel. Lo que uno termina percibiendo es que la mayoría de los líderes son un reflejo de las contradicciones y tensiones en sus países. Hay algunos, como Merkel, de los que fui muy cercano. Hay otros, como Putin, con los que tuve una relación de más rivalidad. Pero para comprender a cualquiera de ellos, es importante comprender su historia, el contexto en el que operan, las limitaciones políticas con las que deben lidiar. A lo largo del libro, trato de ofrecer un poco del contexto histórico de los países que visito. A menudo no nos tomamos el tiempo para entendernos más allá de las fronteras nacionales. Estos desacuerdos pueden provocar conflictos y guerras.

Obama en una foto tomada el 2 de noviembre en un acto político para la campaña de Biden en Miami. Foto: AFP
Obama en una foto tomada el 2 de noviembre en un acto político para la campaña de Biden en Miami. Foto: AFP

En OGlobo, Obama dice que al igual que Trump el actual presidente brasileño Jair Bolsonaro desprecia la ciencia, pero que tendrá con Biden “una oportunidad para redefinir la relación” con Estados Unidos y retomar la lucha contra el cambio climático.

Una tierra prometida, que salió a la venta ayer martes en todo el mundo y en 19 idiomas, incluido el español, deja claro desde su título la fe inquebrantable de Obama en el futuro del país que gobernó entre 2009 y 2017, y que ahora se encuentra, a su juicio, “al borde de una crisis” democrática por su extrema polarización.

Su publicación ha generado una gran expectación en Estados Unidos, donde la editorial Crown ha impreso 3,4 millones de copias solo para ese país y Canadá, además de otros 2,5 millones para el mercado internacional, incluida España y buena parte de Latinoamérica.

En su libro, Obama solo hace referencia a Trump en el prefacio, cuando admite que su sucesor representa algo “diametralmente” contrario a él, pero argumenta que su populismo ya estaba presente en las elecciones de 2008 que él ganó, en los mítines repletos de gente de la candidata republicana a la Vicepresidencia, Sarah Palin.

“Los mensajes relacionados con la política de la identidad, con lo antiinmigrante, con las conspiraciones, estaban cobrando fuerza” ya entonces y se cristalizarían en 2010 con el ascenso del movimiento Tea Party, escribe Obama.

Ese movimiento trastocó la vida política de un país que ahora está marcado por “divisiones profundas”, inmerso en una pugna existencial entre “dos ideas opuestas de lo que es Estados Unidos y lo que debería ser”, argumenta el expresidente.

“No hay duda de que Estados Unidos está profundamente dividido en este momento. El resultado de esta elección fue claro. La mayoría de la gente abrazó a Joe Biden”, dijo Obama en la entrevista con OGlobo.

“Yo creo”, respondió cuando le pregunta si cree en la democracia estadounidense. “Pero, como digo en el libro, nuestra democracia está erosionada. No es solo un resultado relacionado con Donald Trump. Las historias que cuento sobre mi Presidencia indican cómo algunas de estas tendencias ya existían. La tendencia del Partido Republicano a impugnar y obstruir incluso las políticas que habían propuesto antes si la propuesta venía de mí”, agregó.

“No quieren tu queja”

“Cuando la gente te elige para dirigir un país, lo que menos quiere es escuchar tu quejar. ¿Qué tan grave puede ser lo que te está pasando? Tal vez ellos acaban de perder su trabajo, su casa, o tienen que cuidar a un hijo enfermo. No quieren escuchar a una persona que vuela en el Air Force One y vive en la Casa Blanca diciendo: “¿Por qué me tratan mal?”. (...) Pero la mayoría aprueba el trabajo que hice. Dejé el cargo con el mismo alto índice de aprobación que tuve durante mi presidencia. Michelle y yo hablamos mucho del tema. Ella es de las que ve el vaso medio vacío, y yo veo el vaso medio lleno. Elijo creer que, a pesar de las turbulencias, estamos avanzando en el buen sentido”, dijo Obama en OGlobo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados