LA PANDEMIA DEL COVID-19

Un laboratorio chino en medio de la polémica sobre el origen del coronavirus

Estados Unidos tiene una teoría: el virus pudo haber salido de un laboratorio de biotecnología situado entre las colinas que rodean Wuhan.

A pocos kilómetros del mercado de Wuhan, investiga virus que se transmiten de persona a persona, como el ébola. Foto: AFP
A pocos kilómetros del mercado de Wuhan, investiga virus que se transmiten de persona a persona, como el ébola. Foto: AFP

En momentos en que el nuevo coronavirus da señales de ceder en algunos países europeos y el presidente Donald Trump presiona para la reapertura de la economía de Estados Unidos, comienza a cobrar fuerza la polémica sobre el origen de la pandemia.

Los primeros casos se detectaron a fines de 2019 en Wuhan, y la explicación más extendida ubica su origen en un mercado de animales de esa ciudad china.

Pero Estados Unidos tiene otra teoría: el virus pudo haber salido de un laboratorio de biotecnología situado entre las colinas que rodean Wuhan.

Según los científicos chinos, el virus pudo haber pasado del animal al hombre en un mercado que vendía animales vivos en Wuhan. Pero la existencia de este laboratorio alienta las especulaciones de que el virus salió de ahí, al punto que el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, anunció esta semana una “investigación completa” sobre cómo el virus “salió al mundo”.

Pompeo dijo que “lo que sabemos es que este virus nació en Wuhan, China”. “Lo que sabemos es que el Instituto de virología de Wuhan está a unos pocos kilómetros del mercado. Aún queda mucho por conocer”, insistió.

El instituto en cuestión alberga el Centro de Cultivo de Virus, el banco de virus más importante de Asia donde se preservan más de 1.500 variedades, según su web.

Laboratorio de Wuhan bajo sospecha por origen del virus. Foto: AFP

Dentro del complejo se encuentra el primer laboratorio de Asia de alta seguridad capaz de manejar patógenos de clase 4 (P4), es decir virus peligrosos que se transmiten de persona a persona, como el ébola.

El laboratorio costó 300 millones de yuanes (42 millones de dólares) y se terminó en 2015 aunque no se abrió hasta 2018. El francés Alain Merieux, fundador de una compañía bio-industrial, asesoró en su construcción.

El instituto también tiene un laboratorio de nivel P3 que está operativo desde 2012.

Laboratorio. Foto: Archivo El País
Laboratorio. Foto: Archivo El País

El laboratorio P4, que tiene 3.000 m2, está localizado dentro de un edificio cuadrado con un anexo cilíndrico, cerca de un estanque, al pie de una colina boscosa, en las afueras de Wuhan.

En una visita reciente, la AFP no vio actividad dentro. Un cartel fuera del complejo indica “Fuerte Prevención y Control, No Tema, Escuche los Anuncios Oficiales, Crea en la Ciencia, No Difunda Rumores”.

El diario The Washington Post y la cadena Fox News citaron fuentes anónimas que aseguran que el virus podría haber salido accidentalmente del complejo. Según The Washington Post, la embajada de Estados Unidos en Pekín alertó al Departamento de Estado hace dos años sobre medidas de seguridad insuficientes en el laboratorio de Wuhan.

De acuerdo con Fox News, el “paciente cero” de la pandemia podría haber sido infectado por una variedad de virus de un murciélago que estaban estudiando en el laboratorio y que luego pasó a la población de Wuhan. Su “fuga” habría sido involuntaria, debido a los malos protocolos de seguridad del instituto.

Cuando le preguntaron por esta hipótesis, Trump dijo que “cada vez más estamos oyendo esta historia” y que Estados Unidos estaba llevando a cabo una “investigación en profundidad”.

El instituto no quiso comentar estas teorías ayer viernes, pero en febrero publicó un comunicado al respecto, rechazando los rumores. Explicó haber recibido el 30 de diciembre el nuevo coronavirus, entonces desconocido. Luego, el 2 de enero, determinó la secuencia del genoma viral y sometió la información sobre el patógeno a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 11 de enero.

Por su parte, el portavoz del ministerio chino de Exteriores, Zhao Lijian, rechazó el viernes las alegaciones de que el laboratorio era responsable. “Una persona entendida comprenderá en seguida que la intención es crear confusión, desviar la atención del público y esquivar su responsabilidad”, dijo Zhao, que promovió a su vez rumores asegurando que el ejército estadounidense podría haber llevado el virus a China.

Si bien los científicos creen que el virus apareció en un murciélago y pasó al hombre a través de una especie intermediaria, probablemente el pangolín, un estudio de un grupo de científicos chinos, publicado en enero en la revista The Lancet, revela que el primer paciente de COVID-19 no tenía ninguna conexión con el mercado de animales de Wuhan, así como tampoco la tenían 13 de los primeros 41 pacientes.

Para Filippa Lentzos, investigadora en bioseguridad del King’s College de Londres, aunque no hay pruebas sobre el accidente en el laboratorio, tampoco hay “pruebas reales” de que el virus viniera del mercado. “El origen de la pandemia todavía es una pregunta sin respuesta”, dijo a la AFP.

Coronavirus. Foto: AFP
Coronavirus. Foto: AFP

Haciéndose eco de las dudas, el Reino Unido advirtió esta semana a China que deberá responder “preguntas difíciles” sobre la aparición del virus y “por qué no pudo ser parado antes”. “No hay duda que todo no puede continuar como si no hubiera pasado nada”, declaró el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, por estos días a cargo del gobierno británico mientras el primer ministro Boris Johnson se recupera del COVID-19.

“No caigamos en esa especie de inocencia de afirmar que era demasiado fuerte (el brote del nuevo coronavirus). No lo sabemos. Y claramente pasaron cosas que desconocemos”, afirmó, por su parte, el presidente francés Emmanuel Macron.

En una conversación telefónica con su homólogo chino Xi Jinping, el presidente ruso Vladimir Putin calificó de “contraproducentes” estas acusaciones contra Pekín, según el Kremlin.

Sin embargo Trump insistió ayer sobre sus dudas de la información que viene de China. El presidente dijo que el balance real de casos de coronavirus en China es “mucho mayor”, incluso después de que se revisara al alza el número de muertos en la ciudad de Wuhan. “China acaba de anunciar una duplicación en el número de sus muertes por el Enemigo Invisible. ¡Es mucho mayor que eso y mucho mayor que el de Estados Unidos, no está siquiera cerca!”, tuiteó. (En base a AFP).

Prohíben solución “milagrosa” contra el COVID-19

Un juez de Estados Unidos ordenó detener la venta de un supuesto tratamiento “milagroso” para la cura del COVID-19 como parte de una demanda contra los fabricantes de esta solución mineral que se usa como blanqueador y enferma a quienes la consuman.

Ariana Fajardo Orshan, fiscal del Distrito Sur de Florida, dijo que se trata de un “fraude” con productos que no han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y potencialmente peligrosos para la salud.

Las autoridades federales urgieron a parar de inmediato el consumo de estas soluciones minerales u otros productos de clorito de sodio bajo los nombres Miracle o Master Mineral Solution, Miracle Mineral Supplement, MMS, Cloro Dioxido Protocol y Water Purification Solution. Señalaron que al mezclarse según las instrucciones del paquete se convierte en un “fuerte químico” que se usa como blanqueador.

La FDA señaló que ha recibido muchos informes de estos productos, vendidos en línea como “tratamientos” que prometen la cura del COVID-19, el autismo, Alzheimer, cáncer, VIH/Sida y esclerosis múltiple, entre otras enfermedades.

Aunque desde 2010 la FDA advirtió de que estos productos pueden causar náuseas, vómitos, diarrea y síntomas de deshidratación severa, todavía se venden en línea a través de las redes sociales. (EFE)

Wuhan: 50% más de muertes
Coronavirus en China. Foto: Reuters.

La ciudad de Wuhan, origen de la pandemia de coronavirus, sorprendió ayer viernes con una revisión de las cifras, incrementando en 1.290 -más de un 50%- el número de muertos. La agencia estatal Xinhua informó que el centro municipal de control y prevención de la pandemia de Wuhan añadió 1.290 víctimas mortales a las 2.579 que se habían anunciado en la ciudad hasta el momento, alcanzando un total de 3.869.

El centro de control de la municipalidad de Wuhan anunció además que el total de casos en la ciudad se elevaba tras la revisión a 50.333, tras sumarle solo 325 nuevos detectados.

El centro indicó cuatro razones por las que se ha tenido que hacer la revisión.

La primera explica que “un creciente número de pacientes al principio de la epidemia desbordó los recursos médicos y la capacidad de admisión,” por lo que “algunos pacientes murieron en su casa sin ser tratados en los hospitales”.

La segunda argumenta que durante el apogeo de la epidemia en Wuhan los hospitales operaron “más allá de sus capacidades” y el personal médico “estaba absorto por salvar y tratar a los pacientes”, lo que resultó en que se informase de forma “tardía, con omisiones y de forma errónea”.

La tercera razón asegura que, debido al rápido crecimiento de los hospitales designados para tratar a los pacientes de COVID-19, “unas pocas instituciones médicas no se vincularon a la red de información epidémica y fallaron en informar de sus datos a tiempo”.

Y el cuarto argumento afirma que la información sobre los pacientes fallecidos “fue incompleta y había repeticiones y errores” en los reportes.

Durante los días más críticos de la pandemia en Wuhan, el personal sanitario trabajaba en jornadas de 12 horas, sin poder comer o ir al baño por la falta de trajes protectores de recambio, y los hospitales no disponían de camas suficientes, por lo que mucha gente era enviada de vuelta a sus casas. (EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados