Publicidad

Hermana de la joven uruguaya secuestrada por Hamás publicó una carta: “Tengo esperanza, sigo esperándote”

Shira Goren, hermana de Shani Goren, asegura que no ha podido dormir en el último mes y medio, desde el secuestro, y que espera que el grupo terrorista la libere en esta tregua.

Compartir esta noticia
Shira y Shani Goren
Shira y Shani Goren.
Foto: Gentileza Shira Goren

Traducción: Dina Yael
El alto al fuego que acordaron Israel y el grupo terrorista Hamás, que incluye la liberación de rehenes secuestrados el 7 de octubre, trajo esperanzas a la familia de Shani Goren Horovitz, la joven de 29 años que cuenta con ciudadanía uruguaya. Sin embargo, de momento no han surgido novedades y su hermana, Shira Goren, publicó una carta en un medio israelí en donde narra la situación que atraviesa su familia.

La carta se titula “El corazón se rompe una y otra vez, tengo esperanza, sigo esperándote”, y en ella asegura que “en el último mes y medio” no ha podido dormir. “A lo largo de la noche compruebo varias veces si alguien me ha enviado mensajes de texto o me ha llamado. No me permito perder ninguna llamada de un número desconocido. No debo perderme nada”, expresó.

“No me permito dormir más de una hora y media, me despierto con pánico y alerta. Lo sé, no puedo perderme de nada. A veces las conversaciones difíciles llegan por la noche. A las 02:18, por ejemplo. Me entero de nuevo que mi hermana no estará en la lista, pero estoy esperando despierta para saber quién esta vez sí, para mantener la esperanza a pesar de todo”, apuntó.

“Después de cada conversación, inmediatamente actualizo a mi hermano, a mis padres y los amigos más cercanos. Les rompo el corazón una y otra vez”, reconoció la hermana de Shani Goren, y agregó: “Luego lloro, hasta que se me cierran los ojos. Vuelvo a la rutina, entredormida, comprobando los mensajes y llamadas”.

En este sentido, señaló que todos los días hace como si se pusiera una “máscara” y hace de cuenta que lleva “la rutina normal”. “Abro los ojos, miro el sol, me lavo los dientes, me ducho... Hasta que de nuevo me encuentro con la pesadilla más grande y temida: la realidad”.

“Ya son más de 50 días que la comida no tiene sabor, las cosas no tienen olor. Y no hay nada que realmente me interese o me llame la atención. Así y todo, el sol sigue saliendo y me obliga a ser funcional. Espero ansiosamente el día en que pueda sonreír de todo corazón, disfrutar de una hermosa puesta de sol. Que me interese cuando me hablan. Especialmente espero el día que pueda levantarme por la mañana con ganas de empezar un nuevo día”, escribió Shira.

“Shani querida, ni siquiera sabes que sobreviví, que estoy viva. Ni siquiera lo sabes. Tampoco sabes lo que sufro cada día, pero sigo trabajando, sigo porque todavía tengo esperanza, solo porque te espero, solo porque ansío que vuelvas. Porque quiero que vuelvan todos, con toda el alma, cada vez que respiro”, concluye la carta.

Shani Goren Horovitz
Shani Goren Horovitz
Foto: Semanario Hebreo

Quién es Shani Goren

En octubre, días después de haber sido secuestrada por Hamás, la familia de Shani Goren reclamó al Estado uruguayo que la reconozca como ciudadana, debido a que por filiación le correspondía, ya que sus abuelos son uruguayos, y que además pidiera por su liberación.

Shimon Horovitz, tío de la joven, había relatado a Telemundo que tener nacionalidad de otro país que no fuera Israel podría llegar a facilitar que Hamás la libere. “Cuando tú tienes un pasaporte más, los de Hamás te dan un poco más de respeto. Los de Hamás quieren hacerse los dulces, que son buena gente, y si es un ciudadano uruguayo decirle a Uruguay ‘mire, yo te hago caso, la mando para atrás’”, comentó.

Por esos días, la cancillería informó que Shani cumple con los requisitos para ser considerada como nacional uruguaya, y por tanto solicitó a Israel que hiciera “sus mayores esfuerzos” para conseguir su liberación.

La carta completa de Shira Goren

El corazón se rompe una y otra vez, tengo esperanza, sigo esperándote.

En el último mes y medio no he podido dormir. A lo largo de la noche compruebo varias veces si alguien me ha enviado mensajes de texto o me ha llamado. No me permito perder ninguna llamada de un número desconocido. No debo perderme nada., no me permito dormir más de una hora y media, me despierto con pánico y alerta. Lo sé, no puedo perderme de nada.A veces las conversaciones difíciles llegan por la noche. A las 02:18, por ejemplo. Me entero de nuevo que mi hermana no estará en la lista, pero estoy esperando despierta para saber quién esta vez sí, para mantener la esperanza a pesar de todo.

Después de cada conversación, inmediatamente actualizo a mi hermano, a mis padres, y los amigos más cercanos. Les rompo el corazón una y otra vez. Luego lloro, hasta que se me cierran los ojos. Vuelvo a la rutina, entredormida, comprobando los mensajes y llamadas.

Todas las mañanas me pongo la máscara, hago de cuenta que llevo la rutina normal. Abro los ojos, miro el sol, me lavo los dientes, me ducho... hasta que de nuevo me encuentro con la pesadilla más grande y temida: la realidad.

Ya son más de 50 días que la comida no tiene sabor, las cosas no tienen olor.

Y no hay nada que realmente me interese o me llame la atención. Así y todo, el sol sigue saliendo y me obligaa ser funcional. Espero ansiosamente el día en que pueda sonreír de todo corazón, disfrutar de una hermosa puesta de sol. Que me interese cuando me hablan, especialmente espero el día que pueda levantarme por la mañana con ganas de empezar un nuevo día.Shani querida, ni siquiera sabes que sobreviví, que estoy viva. Ni siquiera lo sabes. Tampoco sabes lo que sufro cada día, pero sigo trabajando, sigo porque todavía tengo esperanza. solo porque te espero. solo porque ansío que vuelvas. porque quiero que vuelvan todos, con toda el alma, cada vez que respiro.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

IsraelHamás

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad