LA EXPANSIÓN DEL VIRUS

Fed aplica su vacuna y baja la tasa de interés casi a cero

El Departamento de Tesoro no cree que Estados Unidos caiga en recesión por la pandemia del coronavirus.

Pasajeros arribando de Europa al aeropuerto de Chicago protegidos con barbijos. Foto: AFP
Pasajeros arribando de Europa al aeropuerto de Chicago protegidos con barbijos. Foto: AFP

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos recortó sus tasas de interés a un nivel cercano a cero, reinició operaciones de compra de bonos y lanzó otras medidas para establecer un punto de apoyo para la economía global, afectada por una epidemia de coronavirus de propagación acelerada. La Fed bajó sus tasas a un rango de 0% a 0,25%.

Con esta decisión, la Fed continúa con su política monetaria expansiva, que implica un abaratamiento del costo del dinero. La búsqueda es ante la paralización económica que está provocando el coronavirus, inyectar liquidez para intentar reactivar el consumo o que al menos no se resienta tanto. La política es similar a la aplicada luego de la crisis de los mercados en 2008.

Con este nivel de tasas, en un mediano plazo el dólar en el mundo tendería a bajar su precio. Esto no ocurrirá en el corto plazo porque el billete verde es un activo de refugio ante la volatilidad e inestabilidad del mundo financiero por la pandemia.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo estar “muy feliz” con la decisión de la Fed de bajar un punto los tipos de interés y se mostró optimista sobre una buena reacción en los mercados bursátiles, que experimentaron duras pérdidas en los últimos días. “Estoy muy feliz, lo tengo que decir, estoy muy feliz (...) Creo que la gente de los mercados tiene que estar encantada. Somos el país del mundo más fuerte financieramente y en otras cosas también”, manifestó el mandatario en una rueda de prensa en la Casa Blanca, apenas unos minutos después del anuncio de la Fed.

La Fed aclaró que mantendrá la tasa en este nivel hasta que termine la crisis. La institución también anunció la compra de 500.000 millones de dólares en bonos del Tesoro y de 200.000 millones en valores hipotecarios.

Otros cinco importantes bancos centrales también redujeron sus tasas de interés para hacer más fácil proveer dólares a instituciones financieras que enfrente situaciones de estrés en los mercados de crédito.

Además de la Fed, la medida la tomaron el Banco de Canadá, el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y el Banco Nacional de Suiza.

Foto: AFP
Foto: AFP

Desaceleración económica.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo ayer domingo que no espera una recesión en la economía de Estados Unidos ligada a la nueva pandemia del coronavirus, y simplemente predijo una “desaceleración”.

“No creo” que Estados Unidos ya haya entrado en recesión, dijo Mnuchin, en una entrevista con ABC. “Claramente tendremos una desaceleración”, reconoció, y agregó que “más adelante en el año, obviamente la actividad económica se reanudará”.

El asesor comercial de Donald Trump, Peter Navarro, estimó por su lado en Fox Business “que las decisiones que tomemos la próxima semana o la siguiente determinarán si enfrentamos una desaceleración significativa o no”.

Steven Mnuchin. Foto: AFP
Steven Mnuchin. Foto: AFP

Muchos expertos coinciden en que las consecuencias de la nueva pandemia de coronavirus deberían hundir a Estados Unidos en una recesión.

Para Steven Mnuchin, “la verdadera pregunta es qué herramientas económicas vamos a utilizar para asegurarnos de superarlo. Porque es una situación única. Tenemos una situación en que los viajes se han interrumpido”.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el sábado un paquete de medidas destinadas a mitigar el impacto del coronavirus en la economía del país, después de varios días de amargas discusiones entre la administración Trump y la oposición democrática.

Mnuchin dijo que estaba en conversaciones con la Fed, que mantendrá su comité monetario habitual el martes y miércoles. “Se han eliminado algunas herramientas que volveré a pedirle al Congreso, dijo sin dar mayores detalles.

Apoyo a Bolsonaro pese al coronavirus
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ayer domingo saludando sin ningún tipo de protección a simpatizantes que manifestaron en Brasilia. Foto: AFP

Ni siquiera el inicio de las restricciones por el avance del COVID-19 les detuvo. Miles de partidarios del presidente Jair Bolsonaro marcharon ayer domingo en varias ciudades brasileñas en favor del Gobierno y contra los poderes Legislativo y Judicial. El propio Bolsonaro, que había pedido postergar los actos en apoyo a su gestión para evitar aglomeraciones que esparzan el coronavirus, participó en la manifestación de Brasilia.

“Eso no tiene precio (...). No es un acto contra nada, es un acto a favor de Brasil”, afirmó el mandatario, quien retransmitió parte de la protesta en directo en su cuenta de Facebook y fue recibido por la multitud a los gritos de “mito” en la plaza Tres Poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial). En Río de Janeiro los manifestantes a favor de Bolsonaro se concentraron en la playa Copacabana. “Corrupción en el Congreso y Tribunal Supremo. Ellos juntos matan más que todos los virus”, rezaba uno de los carteles que portaban. Otros mostraron mensajes en favor de un golpe militar como el sucedido en 1964 que sumió a Brasil en una dictadura de 21 años. En San Pablo cerca de 2.000 personas marcharon convocados por grupos como Movimiento Derecha Conservadora.

Francia: la pandemia corrió a los votantes

Los franceses dieron la espalda a las urnas ayer domingo, en la primera vuelta de unos comicios municipales que se celebraron en un contexto inédito y en un país semiparalizado por la epidemia del coronavirus.

Entre los cerca de 48 millones de electores llamados a elegir a sus alcaldes, sólo la mitad acudieron a las urnas.

Según un sondeo, el 39% de las personas que renunciaron a votar lo hicieron por temor al coronavirus.

Este nuevo récord es “absolutamente increíble”, estimó Brice Teinturier, director de la encuestadora Ipsos.

La abstención es casi 20 puntos mayor que la registrada en los comicios municipales de 2014.

Esta cifra récord plantea dudas sobre si se mantendrá la segunda vuelta, prevista en una semana, sobre todo con una epidemia que se expande a una velocidad imprevisible. Francia, tercer foco en Europa del nuevo coronavirus después de Italia y España, registró en las últimas 24 horas más de 900 nuevos contagios y 36 nuevos fallecimientos, llevando el total a 5.400 infectados y 127 decesos.

Según el constitucionalista Didier Maus, entrevistado por la AFP, si se aplaza la segunda vuelta de los comicios, los resultados de la primera ronda serían anulados.

“Es un verdadero problema legal”, explica Anne Jadot, profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de Lorraine. “¿Qué hacemos con los candidatos elegidos en la primera ronda? ¿Se vuelve a votar, incluso en estos casos?”, se interroga la especialista, que explica que hay “un fuerte riesgo de litigio electoral”.

Pese al cierre de sus escuelas, restaurantes, museos, cafés y comercios no indispensables, Francia decidió, contra todo pronóstico, mantener sus elecciones de este domingo.

En París, la alcaldesa saliente, la franco-española Anne Hidalgo, ganó en la primera vuelta, con el 30% de los votos. La candidata socialista superó a la exministra de Justicia de Nicolas Sarkozy, Rachida Dati (22%), y a la candidata del presidente Emmanuel Macron, Agnès Buzyn (17%). (AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados