LA GUERRA AL COVID-19

EE.UU. y China acuerdan bajar la tensión para combatir el coronavirus

Con la pandemia provocando miles de muertos y la economía mundial en recesión, Trump y Jinping hablaron por teléfono para acercar posiciones.

Trump promulgando la ley que destina 2,2 billones de dólares para sostener la economía de Estados Unidos. Foto: Reuters
Trump promulgando la ley que destina 2,2 billones de dólares para sostener la economía de Estados Unidos. Foto: Reuters

Estados Unidos y China han tenido varios cruces desde que apareció el brote de coronavirus. Es más, ambas potencias se han acusado mutuamente de ser los responsables de la expansión del virus por el mundo. Pero ahora, con la pandemia provocando miles de muertos y la economía mundial en recesión, hay un amague de bajar la pelota al piso. En ese contexto, en la madrugada del viernes hablaron por teléfono los presidentes Xi Jinping de China y Donald Trump de Estados Unidos.

Según la versión china, Xi Jinping le dijo a Trump que los dos países “deben unirse contra la epidemia” de COVID-19. “China está dispuesta a continuar compartiendo sin reservas información y experiencias con Estados Unidos”, afirmó Xi, según la televisión pública CCTV. “Sólo una respuesta colectiva de la comunidad internacional puede ganar esta batalla”, agregó Xi, citado por la agencia estatal Xinhua.

En las últimas semanas, Trump acusó en varias ocasiones a las autoridades chinas de haber tardado en comunicar sobre la gravedad del nuevo coronavirus. Según el mandatario estadounidense, la propagación podría haberse limitado. China acusó a Trump a su vez de “evadir sus responsabilidades”.

Además, Trump y su secretario de Estado, Mike Pompeo, incrementaron la tensión con China al referirse al patógeno como “virus chino” en varias declaraciones públicas.

Por si la tensión fuera poca, un portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores sugirió a principios de marzo que el ejército estadounidense podría haber llevado el COVID-19 a la ciudad china de Wuhan, donde se detectó la epidemia en diciembre.

Las dos potencias también se han sumergido en una carrera frenética para ver quién logra primero una vacuna y compiten para demostrar su poderío mediante el envío de material médico a diferentes países afectados por la epidemia. Además, Pompeo, denunció esta semana una “campaña de desinformación” de China sobre el coronavirus tras mantener un encuentro virtual del G-7, a lo que el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino respondió como una acusación “pueril” en “un intento de desviar la atención y eludir sus responsabilidades”.

Donald Trump y Xi Jinping. Foto: AFP
Donald Trump y Xi Jinping. Foto: AFP

Pero la conversación telefónica de ayer viernes pareció silenciar por ahora los tambores de esta guerra mediática. El propio Trump envió un mensaje en este sentido nada más conversar con Xi. “Acabo de tener una conversación muy buena con el presidente chino Xi”, dijo en Twitter. “Hemos hablado en detalle del coronavirus, que está arrasando una gran parte de nuestro planeta. China ha sufrido mucho y adquirió un sólido conocimiento del virus. Trabajamos en estrecha colaboración. Mucho respeto”, agregó Trump.

La llamada telefónica entre los dos líderes coincide además con un aumento espectacular de las infecciones por coronavirus en Estados Unidos, donde ya se superaron los 94.000 contagios, lo cual convierte al país en el primero en el mundo en número de casos. Los hospitales estadounidenses se enfrentan a una carestía de material y de equipamiento médico, que las empresas chinas podrían paliar gracias a sus enormes capacidades de producción.

El número de infectados diagnosticados en China desde el inicio de la pandemia es de 81.340, entre los que han perecido 3.292 personas, según la Comisión Nacional de Salud del país asiático.

El pasado día 12, el gobierno chino declaró que el pico de transmisiones había llegado a su fin en el país, aunque han puesto en marcha estrictas medidas como prohibir temporalmente la entrada de extranjeros en el país para evitar nuevos brotes como consecuencia de los llamados casos “importados”.

Xi reconoció que las relaciones bilaterales se encuentran en un momento “particularmente crucial” y consideró que la cooperación es “la única buena decisión” que se puede tomar actualmente.

“Espero que Estados Unidos tome acciones concretas para mejorar las relaciones bilaterales”, añadió el mandatario chino, agregando que algunas regiones chinas y también empresas del país habían suministrado equipamiento médico y otro tipo de apoyo a Estados Unidos en su lucha contra el coronavirus.

Antes del inicio de la pandemia, los dos países libraban una guerra comercial, que ante la nueva emergencia sanitaria ha quedado en segundo plano.

Trump también habló ayer viernes con la canciller alemana, Angela Merkel.

Según explicó en un comunicado el portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, Trump y Merkel mantuvieron una conversación telefónica centrada en “las consecuencias de la pandemia del coronavirus”. “La canciller y el presidente estadounidense acordaron mantenerse en estrecho contacto y aprovechar las posibilidades de cooperación”, agrega la nota.

Hablaron así mismo sobre la situación en Afganistán y el “interés común” y el “pronto inicio” de unas negociaciones de paz en el país, donde ambas naciones tienen desplegadas misiones internacionales desde hace casi dos décadas. “Estuvieron de acuerdo en que sigue siendo necesario una estrecha cooperación entre Alemania y Estados Unidos para los esfuerzos comunes por la paz y la estabilidad en Afganistán”, indicó el portavoz.

En Bélgica un gato dio positivo al COVID-19

Un gato fue infectado por su dueño que estaba enfermo del nuevo coronavirus en Bélgica, informaron ayer viernes las autoridades sanitarias, que señalaron que se trata de un caso raro y descartaron el riesgo de contaminación al hombre. El hallazgo de un caso confirmado en un gato fue realizado por investigadores de la Facultad de Medicina Veterinaria de Lieja. Se trata de un “caso aislado” que puede producirse después de un “contacto cercano entre el animal y el hombre (infectado)”, destacó Emmanuel André, uno de los voceros de las autoridades belgas sobre la crisis por la pandemia. El virus puede transmitirse del hombre al animal, pero “no hay razón para pensar que los animales puedan ser vectores de la epidemia en nuestra sociedad”, insistió el médico, haciendo eco de análisis científicos realizados en todo el mundo sobre el asunto. Los casos de contaminación de animales domésticos son raros. En Hong Kong, las autoridades informaron de dos perros que dieron positivos en COVID-19.

Miami, toque de queda
Coronavirus
30% más de contagios

Los casos de COVID-19 en Florida se acercan a los 2.800 y las muertes subieron a 35. Anoche comenzó el toque de queda en la ciudad de Miami. El número de casos en el estado aumentó el 30% en un día.

Francia, confinamiento
Coronavirus
Hasta el 15 de abril

Ante el rápido aumento de casos del coronavirus, que causó 2.000 muertes en Francia, el gobierno de Macron decidió prolongar hasta el 15 de abril, como mínimo, el confinamiento en el país.

Crucero Zaandam
Coronavirus
Cuatro fallecidos

Cuatro personas fallecieron a bordo del crucero Zaandam, de Holland America, informó la empresa angloestadounidense propietaria del buque impedido de cruzar el canal de Panamá por autoridades sanitarias.

Jesús Gayoso
Coronavirus
Jefe antiterrorista español

El Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil española, que tiene entre sus misiones la lucha contra el terrorismo, confirmó el fallecimiento de su jefe, el teniente coronel Jesús Gayoso (48), por coronavirus.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados