ES EL PAÍS CON MÁS CASOS

Estados Unidos se convierte en el nuevo epicentro de la pandemia del COVID-19

Los casos de coronavirus aumentan rápido en Estados Unidos, pero Italia y España siguen viviendo las situaciones más dramáticas.

La Quinta Avenida en Nueva York vacía por las medidas implementadas por el coronavirus. Foto: Reuters
La Quinta Avenida en Nueva York vacía por las medidas implementadas por el coronavirus. Foto: Reuters

Estados Unidos, cada vez más el epicentro de la pandemia de COVID-19, lidera desde ayer jueves la lista de países con más contagiados en el mundo, desplazando a China e Italia, que ocupan el segundo y el tercer lugar, respectivamente. En España, en tanto, la situación es cada vez más crítica; ayer la cifra de muertos superó los 4.000.

Según la Universidad Johns Hopkins, la cifra de contagiados en Estados Unidos asciende a 82.404, mientras el diario The New York Times calculó que son 81.321 los contagiados. Las estadísticas de los gubernamentales Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) señalan, sin embargo, que hay 68.440 casos de coronavirus y 994 fallecidos.

Preguntado en la rueda de prensa diaria en la Casa Blanca sobre el hecho de que el país registre la mayor cifra de infectados por coronavirus en el mundo, el presidente Donald Trump se mostró escéptico. “Ustedes no saben cuáles son los números en China”, subrayó.

Mientras, Estados Unidos, con unos 326 millones de habitantes, se mantiene en tercer puesto en cuanto a las estadísticas de fallecidos. La Universidad Johns Hopkins registró 1.178 decesos, por detrás de los 8.215 de Italia, 4.089 de España y 3.291 de China.

El mayor foco de la enfermedad en Estados Unidos se concentra en la ciudad de Nueva York, con 281 fallecimientos. Otras zonas con alta tasa de mortalidad por el virus son el estado de Washington, con 100 muertos, y Nueva Jersey -estado vecino a Nueva York-, con 63 fallecidos.

El mayor foco de la enfermedad en Estados Unidos se concentra en la ciudad de Nueva York. Foto: AFP
El mayor foco de la enfermedad en Estados Unidos se concentra en la ciudad de Nueva York. Foto: AFP

El diario Washington Post apuntó que la Gran Manzana, que con 8,3 millones de habitantes es la urbe más poblada de Estados Unidos, registró 88 decesos el miércoles. The New York Times eleva esa cifra a 100 entre el miércoles y la mañana de ayer jueves.

Testimonios de médicos y otros empleados recogidos por medios locales evidenciaron que los hospitales de la ciudad de Nueva York están comenzando a dar señales de desbordamiento, con importantes carencias de equipamiento y en medio de un aluvión de pacientes durante los últimos días.

“Cualquier escenario realista abrumará la capacidad del sistema de salud”, dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. “La cantidad de ventiladores que necesitamos es tan astronómica, y no es que los tengamos en una bodega. No hay existencias disponibles”.

Pese al aumento de los casos, Trump ha insistido varias veces esta semana en que le gustaría regresar pronto a la normalidad ante el temor a las repercusiones económicas de la crisis del coronavirus y ha fijado el próximo 12 de abril, domingo de Pascua, como fecha para “abrir el país”.

El nuevo coronavirus ha provocado al menos 23.293 muertos en el mundo desde que apareció en diciembre, y ha afectado a más de medio millón de personas, según un balance de AFP sobre la base de fuentes oficiales hasta ayer jueves a la hora 16 de Uruguay.

Italia y España.

Desde el comienzo de la epidemia se contabilizaron más de 505.580 casos de contagio en 182 países o territorios. La cifra de casos diagnosticados positivos solo refleja sin embargo una parte de la totalidad de contagios debido a las políticas dispares de los diferentes países para diagnosticar; algunos sólo lo hacen con aquellas personas que necesitan una hospitalización.

Las últimas 24 horas los países que más fallecidos registraron son Italia con 662 nuevos muertos, España (655) y Francia (365).

La cantidad de muertos en Italia, que registró su primer deceso vinculado al virus a fines de febrero, asciende a 8.165.

En España, que hasta ayer llevaba 4.089 muertos, las autoridades esperan estar acercándose poco a poco al máximo de casos, en un país con muchos hospitales desbordados por la afluencia de pacientes.

Coronavirus. Foto: AFP
Coronavirus. Foto: AFP

La gravedad de la situación en España e Italia ha impedido un acuerdo en la Unión Europea sobre la respuesta económica a la crisis del coronavirus. Estos dos países reclaman medidas económicas más decididas y han pedido a sus socios elaborar una respuesta conjunta en diez días.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, anunció que ha pedido a sus homólogos que decidan en los próximos diez días una respuesta conjunta para combatir la crisis y propuesto, junto al presidente español, Pedro Sánchez, la creación de un grupo de trabajo compuesto por los presidentes de las principales instituciones comunitarias.

Según explicaron fuentes del Gobierno italiano, Conte consideró fundamental que la UE se tome los próximos diez días para “encontrar una solución adecuada a la grave emergencia que están experimentando todos los países” del continente.

La situación en Argentina.

Ayer jueves un hombre de 59 años falleció en la provincia de Chaco por coronavirus, por lo que se convierte en la novena víctima mortal por esta enfermedad en el país.

Se trata del empresario Rubén Bercovich, miembro de la sociedad Familia Bercomat, dedicada a la construcción y refacción de hogares. Según medios locales, el hombre había regresado de Estados Unidos el 9 de marzo pasado tras haber permanecido en ese país durante un par de semanas y empezó a sentir fiebre.

Esta es la cuarta víctima mortal por COVID-19 en Chaco y la novena en toda Argentina, que detectó el primer contagiado el 3 de marzo pasado. El resto de fallecidos tenían entre 53 y 81 años.

Hasta ahora, el total de personas que padecen el virus en Argentina es de 502, de las que el 41% son mujeres y el 59% hombres, con las franjas de edad más afectadas entre los 20 y 59 años.

Ante el aumento de los contagios, el Gobierno de Alberto Fernández, que ya decretó un aislamiento preventivo y obligatorio hasta el 31 de marzo, ha acelerado el refuerzo de los centros hospitalarios para tratar a los pacientes con el virus.

La situación en Brasil.

Las autoridades sanitarias de Brasil reportaron hasta este jueves 77 muertes, 20 más que el miércoles, mientras que el número de casos se elevó un 20% hasta los 2.915.

“La previsión es que vamos a tener 30 días muy difíciles”, dijo el secretario ejecutivo del Ministerio de Salud, João Gabbardo dos Reis.

El estado de San Pablo, con unos 46 millones de habitantes, es la región más golpeada de Brasil al concentrar 1.052 contagios y 58 fallecimientos. Por detrás se sitúan Río de Janeiro (421 casos confirmados y 9 óbitos), Ceará (235 infectados y 3 óbitos) y el Distrito Federal de Brasilia (200 casos). Según el Ministerio de Salud, hay 391 personas hospitalizadas por Covid-19, de las casi el 90% se encuentran en estado “grave”.

El presidente Jair Bolsonaro, volvió a menospreciar este jueves la pandemia de COVID-19, dijo que el coronavirus es “como la lluvia” y que muchos se “mojarán”, pero insistió en la baja tasa de mortalidad de esta nueva enfermedad.

Primera muerte en Venezuela

Venezuela registró su primera muerte por el nuevo coronavirus, anunció ayer jueves el régimen de Nicolás Maduro. El fallecido es un hombre de 47 años del estado Aragua (norte), que padecía una “enfermedad ocupacional en los pulmones”, indicó la vicepresidenta Delcy Rodríguez en una alocución televisada. El paciente fue ingresado en marzo en una clínica privada por una neumonía y hace tres días dio positivo por COVID-19. “Teniendo una causa muy grave de comorbilidad, una enfermedad histórica en los pulmones, esta persona se complicó y falleció”, apuntó Rodríguez.

Polémica por test chinos a España
Kit para detectar casos de coronavirus. Foto: AFP

El Gobierno chino aseguró ayer jueves que el mercado es “demasiado grande para supervisarlo” y que no puede garantizar la calidad de los productos si no están certificados por las autoridades, en relación con la compra por parte de España de test de coronavirus defectuosos fabricados en el país asiático.

Preguntado por EFE en una rueda de prensa por la polémica desatada en España tras la compra de esos test importados de China por un proveedor español, el director general de Asuntos Económicos Internacionales chino, Wang Xialong, señaló que su país no tiene “restricciones a la exportación”.

“Hemos certificado a algunos de los productores para asegurar que la calidad cumple sobradamente con los estándares. Pero respetamos los deseos de las empresas de otros países que están interesadas en comprar productos del mercado chino de toda clase de sectores”, dijo.

Wang explicó que el Gobierno chino trata de proveer a los países con una necesidad crítica de suministros para combatir la pandemia a través de dos canales.

Uno es la ayuda oficial, centrada esencialmente en productos médicos, test del virus o kits. “El otro canal es el mercado y no tenemos restricciones a la exportación. Apoyamos y facilitamos a nuestra comunidad de negocios para que exporten a otros países, especialmente a aquellos con especiales necesidades en estos momentos, incluida España”, indicó.

España compró test rápidos para la detección del COVID-19 a una empresa china sin licencia en su país, anunció ayer jueves la embajada de China en Madrid. “Shenzhen Bioeasy Biotechnology” no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos, publicó la embajada en Twitter. Asimismo, la representación diplomática indicó que el Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados, en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology no estaba incluida. “La compra de materiales sanitarios anunciada está en curso y los materiales no han salido de China aún”, aclaró.

El ministro de Sanidad español, Salvador Illa, justificó la compra de la partida de test rápidos que no cumplen los estándares en que se hizo a una empresa nacional, cuyos productos tenían la marca CE, lo que dio “todas las garantías”. (EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados