Publicidad

Detuvieron a un exobispo en Australia acusado de abusos sexuales tras una investigación del Vaticano

Christopher Saunders, quien renunció a su cargo en 2020, cuando se dieron a conocer las primeras denuncias contra él, hizo su primera comparecencia ante un tribunal.

Compartir esta noticia
El Papa Francisco saluda al obispo Christopher A. Saunders de Broome, Australia, durante una reunión en el Vaticano el 24 de junio de 2019
El Papa Francisco saluda al obispo Christopher A. Saunders de Broome, Australia, durante una reunión en el Vaticano el 24 de junio de 2019.
Foto: Vatican News, La Nación/GDA

EFE
Un obispo retirado de Australia fue detenido por las autoridades del país por presuntamente cometer 19 delitos de abusos sexuales y pederastia entre 2008 y 2020. El hombre fue liberado este jueves 22 de febrero bajo fianza tras comparecer a un tribunal.

El obispo Christopher Saunders, quien renunció a su cargo en 2020 —año en el que las primeras denuncias salieron a la luz y tras casi medio siglo al servicio de la Iglesia católica— fue arrestado el miércoles 21 en su vivienda en la ciudad de Broome, en el noroeste del país, según un comunicado de la Policía del estado de Australia Occidental.

Este jueves 22, el abogado del clérigo se declaró no culpable de los cargos al comparecer ante un tribunal de magistrados de Broome, según informó la cadena pública australiana ABC.

El obispo retirado fue enseguida puesto en libertad tras el pago de una fianza de 10.000 dólares australianos (unos US$ 6.567) y deberá comparecer nuevamente ante la corte en el mes de junio, agregó el medio.

Saunders, de 74 años y quien asumió el cargo de obispo de Broome en 1995, ha estado bajo sospecha desde 2020, cuando salieron a la luz una serie de acusaciones por conducta sexual inapropiada.

Las autoridades australianas comenzaron entonces a investigar ese mismo año las denuncias, pero poco después la Fiscalía de Australia Occidental cerró el caso sin formular cargos, según la ABC.

El caso volvió a cobrar importancia el pasado setiembre, cuando los medios australianos filtraron partes de un informe realizado por el Vaticano que indicó que se sospecha que Saunders asaltó sexualmente a cuatro adolescentes y a un número indeterminado de varones.

El documento igualmente reveló sospechas de que el ahora exobispo potencialmente sedujo a otros 67 jóvenes y usó fondos de la Iglesia para comprar alcohol para jóvenes aborígenes mientras ocupaba cargos de autoridad.

En 2012, el gobierno australiano creó una comisión para investigar la respuesta de las instituciones públicas, religiosas, sociales, comunitarias y deportivas desde la década de 1950 a las denuncias de pederastia contra decenas de miles de menores. Tras cinco años de investigaciones, la comisión constató que estos casos constituyeron una "tragedia nacional" y ordenó una serie de indemnizaciones.

Cintas coloridas atadas por partidarios de sobrevivientes de abusos del clero se ven en la Catedral de Santa María en Sídney, Australia.
Cintas coloridas atadas por partidarios de sobrevivientes de abusos del clero se ven en la Catedral de Santa María en Sídney, Australia.
Foto: EFE

En el ojo del huracán de estas investigaciones estuvo la Iglesia católica australiana, donde unos 1.900 sacerdotes, curas y otros de sus miembros, entre ellos 93 altos cargos, fueron vinculados a unas 4.500 denuncias de abusos sexuales contra menores entre 1980 y 2015.

Una de las figuras más prominentes de la Iglesia católica de Australia que afrontó acusaciones por abuso sexuales a menores en la década de 1990 fue el fallecido cardenal George Pell, el ex número tres del Vaticano.

Pell fue condenado en 2018 y posteriormente absuelto en 2020 por el Tribunal Superior del país, después de que pasara 13 meses en prisión.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

australiaIglesia Católica

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad