TENSIÓN DIPLOMÁTICA

China devuelve el golpe y cierra consulado de Estados Unidos en Chengdu

Esta decisión constituye “una respuesta legítima y necesaria a las medidas no razonables de Estados Unidos”, recalcó el gobierno chino.

Funcionarios chinos desalojando ayer el consultado en Houston. Foto: Reuters
Funcionarios chinos desalojando ayer el consultado en Houston. Foto: Reuters

A modo de represalia por el cierre de su consulado en Houston, China ordenó ayer viernes el cierre del consulado de Estados Unidos en Chengdu, en el último episodio de una escalada sin precedentes entre las dos potencias.

Esta decisión constituye “una respuesta legítima y necesaria a las medidas no razonables de Estados Unidos”, recalcó el ministerio en un comunicado. “Algunos empleados del consulado de Estados Unidos de Chengdu se han librado a actividades que van más allá de sus funciones, se han inmiscuido en los asuntos internos de China y han puesto en peligro la seguridad e intereses chinos”, acusó ante la prensa el portavoz del ministerio, Wang Wenbin.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, declaró el jueves que el consulado de China en Houston era “un centro de espionaje” chino y “de robo de propiedad intelectual” estadounidense.

El martes, el gobierno de Donald Trump dio 72 horas a los diplomáticos chinos para desalojar su misión en Houston, polo mundial de investigación médica y biológica. Ayer viernes, día límite para el cierre del consulado, los preparativos estaban en curso.

Personal con máscaras y guantes retiraba del edificio bolsas que se cargaban en un camión de mudanzas y en otros más pequeños. Otras bolsas fueron colocadas en contenedores de basura cercanos, y la policía de Houston se hizo presente en el lugar.

La decisión de Estados Unidos de ordenar el cierre del consultado chino en Houston llegó unas horas después de conocerse la acusación a dos hackers chinos acusados de piratería informática, para robar especialmente investigaciones sobre la vacuna contra el COVID-19.

La tensión entre China y Estados Unidos, ya alimentada por las disputas comerciales y las acusaciones mutuas sobre el origen de la pandemia, ha aumentado en las últimas semanas con la imposición por parte de Pekín de una ley de seguridad nacional en Hong Kong. En otro punto de conflicto, Estados Unidos acusa a Pekín de violación de los derechos humanos contra la minoría uigur en Xinjiang, en el noroeste de China.

Arrestos de ciudadanos chinos.

Este cruce de cierres de consultados se da además en el marco de cuatro arrestos de ciudadanos chinos acusados de mentir para obtener su visa. Entre las arrestada está una investigadora china acusada de haber ocultado sus vínculos con el ejército de su país para obtener una visa estadounidense. Fue arrestada después de refugiarse en el consulado chino en San Francisco.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó el jueves de la acusación contra cuatro personas por “fraude de visas” al “mentir sobre su pertenencia al ejército chino”.

La detenida, Juan Tang, es especialista en tratamientos contra el cáncer y había estado trabajando desde enero en un laboratorio de la Universidad de California. Según la acusación, los investigadores descubrieron fotos de ella en uniforme por lo que establecieron que trabajaba para un hospital militar chino.

Los otros tres detenidos son también investigadores chinos, informó el Departamento de Justicia (DOJ).

Coronavirus en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

En un comunicado, el DOJ detalló que las cuatro personas fueron acusadas de fraude en sus visados “en relación con un plan para mentir sobre su condición de miembros de las fuerzas militares de la República Popular de China, el Ejército Popular de Liberación (EPL), mientras realizaban investigaciones en Estados Unidos”.

Los extranjeros, de ser declarados culpables, pueden encarar una pena de 10 años de prisión cada uno y una multa de 250.000 dólares.

El DOJ identificó a los otros tres detenidos. Xin Wang, quien ingresó a Estados Unidos el 26 de marzo de 2019. Según documentos judiciales, Wang “todavía estaba empleado por el EPL mientras estudiaba en Estados Unidos e hizo declaraciones falsas sobre su servicio militar”. Este investigador fue arrestado el pasado 7 de junio.

Las otras dos detenidas, el pasado 18 de julio y sin que se precisara el lugar, fueron identificadas como Chen Song y Kai Jai Zhao.

Song, de 38 años, entró al país en diciembre de 2018 y era integrante de la Fuerza Aérea de China “cuando ingresó y mientras permanecía” en territorio estadounidense, al tiempo que se presume mencionó un hospital como su empleador para encubrir su verdadera vinculación laboral.

Mientras que Zhhao es acusada de negar que había servido en el Ejército de su país cuando, según la demanda en su contra, prestó servicio en la universidad Nacional de Tecnología de Defensa, que el DOJ describe como “la principal institución de investigación científica y de educación del EPL”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados