Publicidad

Montecon propuso al gobierno un proyecto para muelles multipropósitos del puerto y luego anunció juicio

La multinacional quiere ampliar rubros; poco después dijo que iría a un arbitraje internacional por US$ 600 millones contra el Estado porque no se le protegía sus inversiones.

Compartir esta noticia
Obras en el Puerto de Montevideo
Obras. El puerto de Montevideo se transformó en una terminal hub que concentra cargas y ello lo hace atractivo para grandes navieras.
Francisco Flores/Archivo El País

Montecon realizó gestiones en Presidencia de la República a fines de 2023 para llevar adelante un emprendimiento privado en los muelles multipropósitos del puerto de Montevideo y un mes más tarde anunció que iría a un arbitraje internacional por US$ 600 millones contra el Estado porque no se le protegía sus inversiones.

Según dijo una fuente del gobierno a El País, Montecon presentó un preproyecto en una reunión mantenida con el secretario de la Presidencia de la República, Rodrigo Ferrés, y el ministro de Transporte y Obras Públicas (MTOP), José Luis Falero.

La fuente expresó que la iniciativa de la empresa Montecon no está relacionada solo con el manejo de la carga, pero no trascendió más detalles del empredimiento.

Montecon es propiedad del consorcio Neltume Ports, cuyos accionistas son la empresa chilena Ultramar y la canadiense Atco.

El 18 de enero pasado, pocas semanas después de presentar su proyecto al gobierno, Neltume Ports notificó al presidente Luis Lacalle Pou y a los ministros Azucena Arbeleche (Economía) y Falero que iniciará un arbitraje internacional por US$ 600 millones.

La cifra de 600 millones es la estimación de pérdidas y daños por los cambios en la operativa en el puerto desde que se extendió la concesión por 80 años a la Terminal Cuenca del Plata (TCP), “privilegiando” a esta operadora.

La Terminal Cuenca del Plata fue creada por una ley. Dicho consorcio está constituido por la multinacional belga Katoen Natie (80%) y la Administración Nacional de Puertos (20%).

Katoen Natie ganó una licitación en 2001 para operar una terminal especializada en contenedores, mientras que Montecon posee un permiso precario para trabajar en el puerto capitalino.

¿Por qué Montecon presenta una iniciativa privada ante el gobierno y al mismo tiempo anuncia que iniciará un juicio internacional contra Uruguay por US$ 600 millones?

Según operadores portuarios consultados por El País, esa estrategia está relacionada con la prohibición de la Prefectura Nacional Naval del ingreso a los muelles multipropósitos de barcos portacontenedores de más de 48 metros de manga (ancho). Una especie de escollera conocida como “Freu A” impide con seguridad los giros de las embarcaciones. Se trata de una estructura que tiene casi 100 años.

El 24 de octubre de 2023, la Prefectura recogió la opinión del práctico asesor del Puerto, Pablo Canedo, quien “desaconsejó” el ingreso a los muelles multipropósitos de buques portacontenedores de 336 metros de eslora (largo) y 51 metros de manga por cuestiones de seguridad. La nota agrega que el arribo de buques al muelle donde opera Montecon está por “fuera del protocolo seguro de atraque que estamos manejando a la fecha”.

Y advierte que el pasaje por el “Freu A” es determinante, ya que la zona dragada y segura es de 120 metros y con una manga de 51 metros de un barco, “estamos por fuera” de las recomendaciones de pasaje seguro establecidas en las normas de seguridad marítima (PIANC).

“Por tal motivo, no es posible el ingreso al puerto”, concluye la nota firmada por el prefecto del Puerto de Montevideo, Néstor Lemos.

En cambio, la Terminal Cuenca del Plata opera en una zona libre de escolleras y con una profundidad que será de 17 metros al culminar las obras en proceso.

El 21 de enero pasado, un barco portacontenedores, que iba a ser operado por Montecon, no pudo ingresar a los muelles multipropósitos por la disposición de Prefectura y debió ser atendido por la Terminal Cuenca del Plata/Katoen Natie. Por esas fechas, un barco de menor eslora arribó al puerto de Montevideo. La naviera era cliente de la Terminal Cuenca del Plata.

Según dijeron a El País fuentes de gobierno, jerarcas de la línea marítima se comunicaron con Montecon para que recibiera el barco y la empresa se negó. El buque siguió su ruta y no operó en Montevideo.

Después de conocerse la resolución de Prefectura y la opinión de la Corporación Nacional de Prácticos sobre el problema con barcos de mangas superiores a los 48 metros, dos conocidas compañías navieras propietarias de portacontenedores de gran envergadura señalaron que no ingresarían a los muelles multipropósitos. Es decir, temían que sus barcos colisionaran contra el “Freu A”.

Ante esta situación, la Administración Nacional de Puertos solicitó a la Facultad de Ingeniería un estudio sobre la posibilidad de cortar el “Freu A”, lo que permitiría girar a los grandes buques en su maniobra de amarrar en los muelles multipropósitos. Operadores estiman que una obra de esa magnitud cuesta unos US$ 40 millones.

El estudio de la facultad deberá determinar qué efectos provocará en el puerto de Montevideo la eliminación de esa protección.

Las fuentes consideran que la inversión para eliminar la escollera no sería rentable para el Estado en un momento en que la Terminal Cuenca del Plata está construyendo infraestructura en el puerto por US$ 600 millones y el gobierno logró que Argentina accediera al dragado a 14 metros del canal de acceso a la terminal montevideana. Ello determinará que barcos de mayor porte arriben a Montevideo porque capta cargas regionales (Paraguay y Argentina). Ello lo hace atractivo para las navieras.

La tendencia muestra que estas compañías utilizan barcos cada vez más grandes que tocan pocos puertos por una cuestión de economía. Según las fuentes, esa carga será acaparada por TCP y los muelles multipropósitos operarán con barcos de menor manga como los RO RO (trasladan autos), graneleros, cruceros y pesca extranjera.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Monteconpuerto de Montevideo

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad