Publicidad

reunión

Pit-Cnt pidió al Frente Amplio mantener “batalla” contra la reforma jubilatoria

La cúpula sindical recibió en su sede a una delegación de la coalición de izquierda, que se llevó un informe jurídico de Korzeniak sobre la posibilidad de un plebiscito contra ley de la seguridad social.

Compartir esta noticia
Reunión entre el Pit-Cnt y una delegación del Frente Amplio para evaluar medidas contra la reforma jubilatoria - Marcelo Abdala
Reunión entre el Pit-Cnt y una delegación del Frente Amplio para evaluar medidas contra la reforma jubilatoria.
Foto: Estefanía Leal

Por Rosina de Armas
El presidente del Pit-Cnt, Marcelo Abdala, tomó la posta ayer. Reunido en la sede de la central obrera con una delegación del Frente Amplio, que había solicitado el encuentro tras el acto del 1° de Mayo, dejó claro que el movimiento sindical seguirá adelante con su campaña contra la reforma jubilatoria, recién aprobada en el Parlamento.

“Lo importante es que ustedes sepan que esta batalla la vamos a mantener. No se puede dar por finalizada”, adelantó Abdala a los seis representantes de la coalición de izquierda al inicio de la conversación, según supo El País.

El anuncio lo hizo con un informe técnico del abogado constitucionalista José Korzeniak sobre la mesa, que avalaría la realización de un plebiscito en las próximas elecciones nacionales para enmendar la Constitución, haciendo caer la norma vigente. Esta iniciativa popular requeriría de las firmas de al menos 10% del electorado, que elevaría un proyecto de articulado al presidente de la Asamblea General por lo menos seis meses antes de los comicios, donde se sometería a votación de toda la ciudadanía.

Abdala concedió que “hay distintas formas de mantener la lucha”, sin ser el plebiscito la única, pero también destacó el papel que jugó el Pit-Cnt en que la norma aprobada fuera -a su juicio- menos nociva que el proyecto de ley que había remitido el Poder Ejecutivo originalmente.

“No hubiera habido movimiento alguno y demora de no ser por el nivel de movilización popular”, dijo el presidente del Pit-Cnt, que recordó los tres paros generales, las carpas montadas fuera del Palacio Legislativo y las asambleas en lugares de trabajo para marcar su rechazo al proyecto.

Ni siquiera en el movimiento sindical está tomada la decisión de embarcarse en una juntada de firmas. La opción se comenzará a analizar hoy en el Secretariado Ejecutivo y luego bajará a otros ámbitos de discusión, como la Mesa Representativa. El Congreso del Pueblo del Pit-Cnt, que se celebrará en agosto, sería la fecha límite prevista de forma tentativa para determinar una postura.

Después de la reunión con el Frente Amplio, que duró cerca de una hora y media, Abdala dijo a la prensa que la central obrera “mira toda la cancha” y está atenta a “cómo se pronuncian todos los sectores”, aunque destacó la “autonomía” del Pit-Cnt en relación a la clase política a la hora de tomar decisiones.

De todos modos, fuentes políticas señalaron a El País que es “díficil” pensar que se adopten caminos divergentes, más allá de que cada institución tenga sus propias orgánicas y ámbitos de definición. El referéndum para derogar 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración, en marzo de 2022, es el ejemplo más reciente de cuando actuaron en conjunto el Frente Amplio y el Pit-Cnt, más allá de las dudas que hubiera a la interna de la fuerza política al comienzo.

el dato

Secretariado ejecutivo del Frente pidió “prudencia”

La reunión vespertina estuvo precedida por la sesión ordinaria del Secretariado Ejecutivo del Frente Amplio, donde se mencionó superficialmente el encuentro.

Según supo El País, allí se coincidió en tratar el asunto del plebiscito “con mucho cuidado” y en pronunciarse “con prudencia”, dada la sensibilidad del tema y cómo afectaría la estrategia electoral.

Los delegados fueron: Juan Castillo (Partido Comunista), Charles Carrera (MPP), Jorge Polgar (Fuerza Renovadora), Daniela Brandon (Partido Socialista), Daniel Olesker (presidente de la Comisión de Asuntos Sociales) y Mercedes Romero (de las bases).

Luz amarilla

El Frente Amplio se comprometió a estudiar el informe jurídico y los apuntes de la reunión. Estos insumos serán presentados en la próxima sesión de la Mesa Política.

Sin embargo, el anuncio de que el Pit-Cnt no descartaba recurrir a mecanismos de democracia directa para impugnar la ley -deslizado en pleno acto por el Día Internacional de los Trabajadores- encendió una “luz amarilla” en el Frente Amplio, según una de las fuentes consultadas.

Es que el 26 de marzo, la coalición de izquierda ya había consensuado que “al otro día de volver al gobierno” convocaría “a todos los actores para elaborar una reforma de la seguridad social” con la impronta izquierdista. En este documento, titulado “Seis compromisos por Uruguay”, por la vía de los hechos parecía quedar descartada la opción del plebiscito.

El presidente de la fuerza política, Fernando Pereira, ya había marcado el 2 de marzo de 2025 como la fecha para comenzar a discutir los cambios, si hubiera una victoria frenteamplista. Lo hizo nada más ni nada menos que en el pasado Congreso del Movimiento de Participación Popular, que impulsa la precandidatura de Yamandú Orsi, puntero en las encuestas de opinión pública. De todos modos, la delegada Mercedes Romero dijo al final de la reunión que no se descarta “ninguna opción”.

Abdala dijo por qué “condena” la ley y planteó su principal cambio

El presidente del Pit-Cnt remarcó ante los dirigentes políticos que “condena” la ley aprobada con los votos del oficialismo. Según supo El País, señaló “no trata nada de la seguridad social en un sentido amplio”, sino que se limita a abordar la reforma jubilatoria, que luego calificó ante la prensa como un “ajuste fiscal encubierto”.

A modo de ejemplo, Abdala dijo que no se hicieron modificaciones profundas sobre el régimen de seguro de desempleo y que no se tuvieron en cuenta seriamente factores como la discapacidad o la desigualdad de género en el nuevo marco normativo. El primer cambio, a su juicio, debería ser la modificación de la “enorme asimetría” en el financiamiento del sistema, que se nutre con 15% de aportes de los trabajadores y 7,5% de los empleadores, pese a los lineamientos de la Organización Internacional del Trabajo, que aconseja una proporción inversa o, a lo sumo, paridad.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad