Lechería en crisis

Gobierno se esfuerza para contener conflicto en lácteos

Desactivó medidas in extremis; sigue tensión y Conaprole fustiga al gremio.

Conaprole: el gremio dice que no está pidiendo una suba salarial pero la cooperativa dice que sus costos subirían 3% si accede a sus pedidos. Foto: archivo El País.
Conaprole: gremio dice que no está pidiendo una suba salarial pero la cooperativa dice que sus costos subirían 3% si accede a sus pedidos. Foto: Archivo

El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, se comunicó a última hora de ayer con el sindicato de la industria láctea y logró que este diera marcha atrás en su convocatoria a cortar las horas extras en toda la industria el próximo lunes. El gremio accedió a concurrir ese día a negociar en dos ámbitos: uno abordará la situación conflictiva en Conaprole y otro el convenio laboral de toda la rama. El sindicato asume que la cooperativa irá a negociar, dijo a El País el directivo Heber Figuerola. Pero la situación sigue tensa.

Ayer el Ministerio de Trabajo no pudo convocar al Consejo de Salarios del sector porque la cooperativa seguía con la intención de no presentarse y eso disparó la decisión del sindicato de la rama industrial (la Fitil) de cortar las horas extras. La resolución de la Fitil suponía que en la industria se realizara el trabajo "a reglamento", o sea que no se hicieran horas extras. De la decisión se excluía a empresas que están en delicadísima situación como Coleme (Cerro Largo) y Pili (Paysandú). 

El director de Trabajo, Jorge Mesa, hizo varias gestiones para poder convocar el lunes al Consejo. "No hemos parado de hablar en estas horas", señaló. El ministerio le pidió a Conaprole no innovar en materia de organización del trabajo y al sindicato, levantar las medidas de protesta. El sindicato evaluará los resultados del diálogo y luego decidirá, dijo Figuerola.

El convenio laboral del sector lácteo está vencido hace meses y, si bien no es lo que prefiere el Poder Ejecutivo, podría darse que el gobierno deba recurrir a la última opción prevista en la normativa que es decretar incrementos salariales. La situación debe resolverse sobre fines de este mes o comienzos de agosto, dijo Mesa.

Las gremiales de los tamberos le insisten a la cooperativa en que no debe ceder ni sentarse a negociar porque entienden que no pueden incrementarse los salarios.

Luis Goichea, secretario general del sindicato de Conaprole, insiste en que el gremio no pretende un incremento en términos reales de los salarios y que solamente quiere que se modifiquen los criterios para pagar la antigüedad y cambiar el régimen de descanso. La Fitil también tiene en su plataforma la reducción de la jornada laboral a 6 horas aunque Goichea asegura que no es un punto prioritario en este momento. El sindicato hará una asamblea general el 1º de agosto para estudiar la situación y, eventualmente, adoptar otras medidas.

Visión muy distinta.

Conaprole está muy molesta con el sindicato y lo dejó en claro esta semana en la comisión especial de Cooperativismo de la Cámara de Representantes. Allí, uno de sus directores, Gabriel Fernández rechazó de plano la posibilidad de modificar el sistema de remuneración de la antigüedad. "Conaprole no puede aumentar sus costos; Conaprole no está de acuerdo con modificar y remunerar la antigüedad de esa manera y, además, Conaprole no está de acuerdo con modificar acuerdos que se hicieron con el gremio, que están blindados entre las partes y que han sido respetados", dijo. Los productores están cobrando el mismo precio en pesos que hace cuatro años y los sa-larios subieron 34% en ese lapso, dijo.

Conaprole ha intentado introducir modificaciones en el sistema de trabajo para mejorar su productividad, sin éxito, detalló. "Tenemos un sistema impuesto por la vía de los hechos, en el cual funcionarios de un sector no pueden pasar a otro para cumplir funciones con la misma jerarquía y remuneración. Cuando tenemos personal excedentario en un sector y faltante en otro, decidimos trasladar a esos funcionarios para que cumplan la tarea, pero el gremio se opone (...) En la medida en que el gremio no estuvo dispuesto a evaluar la posibilidad de cambios en los sistemas de trabajo que generan mejoras (...) , la cooperativa entendió que tampoco era oportuno negociar regímenes, o sea, habría que generar un mecanismo de ida y vuelta", dijo Fernández.

Fernández sostuvo que el ausentismo en la cooperativa llega en algunas áreas de trabajo al 20%. El sindicalista Goichea reconoce que se pasó de un ausentismo de 5% a niveles más altos debido a que se flexibilizaron los controles de las certificaciones por enfermedad.

El panorama en la cooperativa es bien complejo, dijo Fernández. "Todos, o la mayoría de los productores, independientemente de su tamaño, están seriamente afectados. El principal remitente de la cooperativa está seriamente afectado; sus balances son públicos. Es el que remite el mayor volumen de leche a la cooperativa. Si acceden al balance de la principal empresa remitente de Conaprole, verán que año tras año viene con pérdidas, a pesar de que instrumentó un cambio violento en su proceso de producción", explicó.

"El 50% de los productores cobran en promedio menos de $ 30.000 luego de deducir los costos de raciones, fertilizantes, semillas y productos veterinarios, y a partir de ahí tienen que hacer frente a los costos de energía, eventualmente alguna renta, el servicio de deuda que puedan tener con los bancos, en general importante —equivalente al ciento por ciento del ganado que tiene el sistema de lechería de Uruguay—, con lo que, sin duda, la situación de esos productores —el 50% que cobra menos que eso o nada, o los que cobran más— es asfixiante y compleja", insistió. Dio un ejemplo, de lo que pasa: en Canelones se perdieron cien tambos desde 2013.

Contrapunto entre diputado y directivo

El diputado socialista Roberto Chiazzaro dijo que la empresa se había plantado con "cierta dureza" y esto provocó que el directivo Gabriel Fernández le replicara. "Discúlpeme; discrepo totalmente con usted. ¿De qué dureza estamos hablando? ¿Estamos hablando de dureza por querer pagar la leche a los productores como para que subsistan, porque hace cuatro años que tienen el precio de la leche congelada en pesos?", preguntó. Recordó que la jornada en la empresa es de menos de 7 horas.

Cooperativa critica al gremio: "chantaje puro" y amenazas

Conaprole, claro, no es cualquier empresa. Es la principal industria láctea, procesa aproximadamente el 75% de la leche que se produce en el país. Tiene alrededor de 2.000 productores remitentes y 2.000 trabajadores (1.800 permanentes y 200 zafrales).

En noviembre comenzaron los conflictos. Además, ha habido episodios que generaron mucha molestia en la empresa como uno que contó el gerente de Recursos Humanos, Gabriel Calabuig. "En el mes de mayo sufrimos, lamentablemente, un insuceso en la planta de Villa Rodríguez, debido a que unos funcionarios, sin autorización, estaban realizando un asado y explotó uno de los bidones. Uno de los operarios sufrió graves quemaduras y fue atendido en el Banco de Seguros del Estado. El gremio impidió que se realizara un sumario, bajo amenaza de apagar las calderas de ese complejo. Ese es uno de los principales complejos industriales de Conaprole", explicó.

La actual plataforma reivindicativa del sindicato incrementaría, dijo, los costos laborales de la empresa, no 0,4% como sostiene el gremio, sino un 3%.

Las medidas gremiales han impedido el ingreso de empresas tercerizadas y no permitieron que técnicos europeos culminasen un trabajo en la línea de helados, detalló.

"Uno de sus proveedores estratégicos (de Conaprole), líder mundial, referente global en tecnología alimentaria, por nota formal denunció la falta de seguridad para su persona y sus equipos, así como las amenazas recibidas y la falta de libertad de trabajo", agregó Calabuig. Otras actitudes gremiales han sido "chantaje puro y duro" y en algunos casos trabajadores han amenazado a empleados de empresas tercerizadas, agregó.

Las situaciones han sido denunciadas ante la Dirección de Trabajo, sin respuesta, aseguró. Por ese motivo, la comisión decidió convocar para analizar el tema al ministro de Trabajo, Ernesto Murro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º