DESPIDO POLÉMICO

Henry Engler: "En Uruguay los sillones tienen un poder demasiado importante"

El Cudim informó que “las tareas asistenciales” continúan con normalidad. Para Engler no existe tal normalidad desde el momento en que “el Cudim está desvirtuado”.

Henry Engler. Foto: Archivo El País
El Cudim cuenta con maquinaria única en el país; es el único centro que tiene imagenología molecular de tipo PET. Foto: Archivo El País.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La renuncia de Henry Engler a la dirección general del Cudim generó, casi un año después, un cortocircuito en el centro especializado en imagenología molecular. El fuego cruzado entre el extupamaro y su sustituto en la dirección del instituto, dejó entre medio al presidente de la República y derivó en una convocatoria parlamentaria.

Engler -72 años, neurocientífico y uno de los referentes en el estudio de la enfermedad de Alzheimer- había renunciado, el pasado noviembre, a la dirección del Centro que él mismo había fundado porque “era importante darle espacio a los jóvenes”. Como había sido designado para ese cargo por el presidente de la República, le escribió una carta a Tabaré Vázquez diciéndole que daría un paso al costado y que, “por su currículum vitae”, recomendaba como sustituto al médico Omar Alonso.

El acuerdo era que Engler, por su trayectoria, seguiría vinculado a la institución como investigador y asesor principal del novel director. En última instancia, él era el ideólogo del proyecto (idea que empezó a madurar en 2004, que tuvo su piedra fundacional en 2008 y comenzó a atender pacientes en 2010); y era el referente indiscutido de la tecnología PET (por la sigla en inglés de Tomografía por Emisión de Positrones).

Lo que Engler no imaginó era que, el 30 de julio pasado a casi ocho meses de aquella renuncia, sería dado de baja en el BPS y desvinculado del Cudim. ¿El motivo? “En Uruguay los sillones tienen un poder demasiado importante… no le hallo más sentido que la humana debilidad por el poder”, dice a El País el neurocientífico desde su casa en Suecia intentando buscar una explicación. Y agrega: “Cometí un error gravísimo: le sugerí al presidente que ponga a este hombre (Omar Alonso) en ese lugar que yo dejaba”.

En un comunicado difundido en la tarde de ayer, y que lleva la firma de Alonso, la actual directiva del Cudim dice que Engler no podía ser asesor porque no lo permite la “normativa vigente” y que por eso fue dado de baja. Se aclara que “las tareas asistenciales” del Centro continúan con normalidad.

Pero para Engler no existe tal normalidad desde el momento en que “el Cudim está desvirtuado”. Como ejemplo, dice, él estaba dando seguimiento a unos pacientes con párkinson que no puede seguir analizando porque le denegaron el acceso a la visualización de imágenes. “Justo estaba en la etapa de conclusiones sobre cómo actúa una sustancia que puede indicar la existencia de la enfermedad, cómo fluye la sangre en el cerebro y así diferenciar el párkinson del parkinsonismo”.

El neurocientífico, de quien se dice estuvo nominado al Premio Nobel por sus descubrimientos sobre el alzhéimer, le envió una carta al presidente Vázquez para manifestarle sus condolencias por el fallecimiento de su esposa y contarle qué estaba pasando en el Centro. Engler entiende que el mandatario “está con asuntos más importantes” (léase su lucha contra el cáncer), pero dijo a radio Carve que espera que, tarde o temprano, “tome cartas en el asunto”.

Henry Engler quiere situar al Cudim con presencia internacional. Foto: Leonardo Carreño
Henry Engler. Foto: Archivo El País.

El Cudim es un organismo público no estatal. En su dirección máxima tiene a un director general con doble voto (designado por el presidente de la República), un representante del Ministerio de Salud (que es el contralor), uno de la Facultad de Medicina de UdelaR, otro de la universidad sueca de Upsala (fundadora del proyecto y donde investiga Engler) y otro de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII)

Justamente la ANII cesó a su representante cuando se enteró que había acompañado la desvinculación de Engler, “por sugerencia del estudio jurídico Delpiazzo y la promoción del actual director general, Omar Alonso”, contó el científico.

El decano de la Facultad de Medicina de la UdelaR, Miguel Martínez, le ofreció a Engler que investigara en la facultad y fuese el representante ante el Cudim, pero el extupamaro siente que “no hay ambiente” para su regreso.

Él había vuelto a trabajar en Uruguay en 2004, cuando en un congreso en Punta del Este se encontró con otros científicos y empezó a idear “un estilo Instituto Pasteur pero de imagenología molecular”.

Su cuestionamiento no es por quedarse sin trabajo, porque tiene otros, sino “por el trato y la falta ética... parece que el haber dado un paso al costado de la dirección, para darle cabida a los jóvenes, y dedicarme a la investigación fuera un delito”.

En este sentido, Engler se sigue posicionando en la hipótesis de que fue desvinculado “por cuestiones del sillón y el poder” y no por negocios o recelos profesionales. “Sé que las empresas privadas que estaban desarrollando el PET en Uruguay me veían a mí como el enemigo que hizo que el Ministerio de Salud solo autorizara el PET del Cudim salvo que este estuviese saturado de pacientes; pero no fue así”. En todo caso, “el Cudim cuida de que todos tengan acceso público a esta alta tecnología y se ordena la agenda para que todos puedan ser atendidos en tiempo y forma… hoy una visión completa del cuerpo nos puede demorar ocho minutos”.

Goñi: “El Parlamento debe saber cómo eligen autoridades”

El diputado nacionalista Rodrigo Goñi coloca el cese del científico Henry Engler en el ámbito del Parlamento. Ayer convocó a las autoridades del Centro Uruguayo de Imagenología Molecular (Cudim) a que comparezcan en la Comisión de Innovación, Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados.

Goñi señaló al respecto que “la ciudadanía debe conocer las circunstancias en que se decidió el alejamiento del exdirector y fundador de tan importante centro que está a la vanguardia de la medicina internacional, y que es referente en el uso de las tecnologías sobre las enfermedades relacionadas con el cáncer”.

También, el legislador adelantó que las autoridades del Cudim deben explicar en el Parlamento “los procesos utilizados desde la fundación del Centro hasta la fecha para la designación de las autoridades y cargos técnicos, así como también los procedimientos para la destitución y relevo”.

Preguntado sobre si será convocado Engler a la comisión legislativa, el diputado blanco respondió que “lo primero es conocer los hechos desde la perspectiva de sus autoridades actuales, y posteriormente se evaluará”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados