Publicidad

Valores, acción y rezagados: la visión de Lacalle Herrera, Sanguinetti y Mujica sobre la marginalidad

Los tres expresidentes disertaron en un evento que organizó la Asociación Cristiana de Dirigente de Empresa. El frenteamplista aprovechó para denunciar la extranjerización del mercado de la carne a manos de Minerva Foods.

Compartir esta noticia
Luis Lacalle Herrera, José Mujica y Julio María Sanguinetti en evento de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa
Luis Lacalle Herrera, José Mujica y Julio María Sanguinetti en evento de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa.
Foto: Leonardo Mainé

Redacción El País
Marginalidad es el concepto sobre el que disertaron ayer a la mañana tres expresidentes: Luis Alberto Lacalle Herrera, Julio María Sanguinetti y José Mujica. Cada uno planteó una perspectiva distinta. El nacionalista se centró en la importancia de los valores y el ámbito en el que está inserto el individuo; el frenteamplista llamó a la sociedad a organizar la solidaridad y el compromiso; y el colorado habló de los nuevos rezagados de la sociedad por el cambio tecnológico y las adicciones.

Lacalle Herrera fue quien primero tomó la palabra. El nacionalista consideró que a veces se concentra el análisis en las cifras como la capacidad de consumo y se pierde de vista el hecho de que, al hablar de marginalidad, se refiere a “seres humanos” y “a veces” hasta se olvida de la “dimensión de valores que tiene que tener cualquier intento de solución”.

“Las transferencias materiales en dinero y servicios cumplen una labor” -continuó el expresidente-, pero concretar las acciones del gobierno o del ámbito privado es “solo una parte del problema”.

“Hay un tema de dignidad humana, de valores, que quizás esté en parte de la causa de por qué estas cosas ocurran”, indicó en un evento que organizó la Asociación Cristiana de Dirigente de Empresa. Lacalle Herrera cree que se vive un “tiempo de relativismo de valores”, en el que “no hay parámetros en materia de conductas como había 30 o 40 años antes”. Además de que existe una “transformación del concepto de familia que afecta a los valores que están detrás de toda persona por más carente de las necesidades”, añadió el nacionalista.

Le siguió en el orden de oratoria el expresidente Mujica. “Es muy difícil entender la pobreza cuando no se vive. Y estoy convencido de que el Estado es impotente por sí solo para resolver este problema”. En ese sentido, entiende que la sociedad (incluidos los dirigentes cristianos de empresas, presentes en el auditorio, a los que se dirigió de manera directa) tiene que “organizar la solidaridad y el compromiso” porque, además de los recursos -que “muchas veces se malgastan”-, se “necesita militancia” para poder generar una solución.

También se refirió a la disertación de Lacalle Herrera: “Concuerdo con Luis en que hay crisis, pero cuidado cuando poetizamos todo el tiempo pasado como mejor... Este tiempo es como es”.

Mujica, a su vez, consideró que en la sociedad actual “quedó por el camino la contemplación” y el “tiempo se transformó en una mercadería”. “Hay que ser eficiente, hay que ser productivo. La sociedad está modelada por una nueva ética que es el marketing”, criticó ante el audito- rio, y continuó: “Somos una cosa mucho más complica- da, somos pensamientos, somos interés, somos malos y somos buenos, somos solidarios, tenemos corazones y sentimientos”.

“Necesitamos acudir a las escuelas en los lugares pobres. Primero preocuparse por la infancia y después por la adolescencia, donde nos jugamos el partido”, agregó.

Por su parte, Sanguinetti, al comenzar su disertación, marcó su necesidad de hablar de “marginalidad, no solo de pobreza, que no son siempre iguales”. Y continuó: “Está en la marginalidad aquel que está excluido de la sociedad, y co-mo consecuencia no comparte los códigos de comportamientos colectivos (…) Y la pobreza no necesariamente es marginalidad porque superándose se logra salir”.

De ejemplo dio las cifras de pobreza infantil, que rondan entre el 18% y 20%, porcentaje que se reduce en los rangos de edad más altos.

A diferencia de Mujica, no cree que el Estado sea “impotente” porque “hace mucho” pero, al mismo tiempo, consideró que las acciones “no son suficientes”. En ese marco, consideró frente al auditorio repleto que el “tejido de la sociedad tiene que tener ese concepto de solidaridad”.

El colorado puntualizó que la “marginalidad cambia con el tiempo”, y que se va a tener una “nueva indigencia” debido a que el “cambio tecnológico” está “generando rezagados en la sociedad”, en especial en lo que implica el mercado laboral. Por lo tanto, el “factor educativo es fundamental para lograr esa integración en la sociedad”.

Otro problema que mencionó es el de las adicciones, que “no es la marihuana sino que muchas otras cosas”. Y en Uruguay “no hay una conciencia clara” ni se “habla suficientemente claro” del tema, agregó el dos veces presidente.

Otro aspecto son los valores del entorno. Los episodios ocurren dentro de una sociedad, dentro de barrios, dentro de circunstancias de vecindad, donde también es necesario recuperar valores de solidaridad, de amistad, de ejemplo de laboriosidad, que están seguramente en un momento de crisis (…) Hay que tratar de que este tema escape a la crispación de la campaña política, de que este tema logremos desde la conducción política ponerlo un poquito al costado de lo que es la peripecia cotidiana política.

No toda, pero gran parte de la pobreza tiene que ver con la lotería de la vida donde se nace. Por suerte hay gente excepcional siempre, pero no juzguemos por las excepciones. Cuando se nace en la pobreza extrema hay una enorme posibilidad de repetir (…) ¿Cómo explicamos que se están suicidando tres o cuatro y que a veces son gurises que tienen la vida por delante? ¿Y eso no es pobreza? Por eso, gracias por la iniciativa. (Pero) que no quede en una reunión, hay que ponerle sangre humana comprometida.
El Estado no es suficiente pero qué sería si no estuviera. Y este Estado felizmente, desde siempre, en el siglo XIX, ha mirado hacia la pobreza y la marginalidad, y lo ha hecho primero en el ángulo de la educación. (N.deR.: Al día de hoy) sigue siendo el mayor instrumento (con el que se cuenta para la integración) (…) Tenemos nuevas modalidades que tenemos que enfrentar. Se está discutiendo estos días sobre salud mental. Eso es un tema vinculado fundamentalmente a las adicciones.

Mujica denunció extranjerización del mercado de la carne

A Mujica le “preocupa” que la firma brasileña Minerva Foods continúe su expansión en Uruguay al comprar tres frigoríficos que hasta el momento pertenecían a la firma también brasileña Marfrig Global Foods S.A. De esa manera, la compañía pasó a dominar la faena de bovinos a nivel local.

“Nosotros tenemos una oficina en el Ministerio de Economía y Finanzas”, señaló el expresidente en referencia a la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia. “Nunca la vi que hiciera algo, nunca tiene problemas con nada”, continuó.

Mujica afirmó estar “absolutamente convencido” de que hay que frenar el avance de la extranjerización del mercado de la carne y dijo que “por lo menos el 30% o 35% de la industria frigorífica debería ser de intereses nacionales”. Sin embargo, recriminó que “acá hay una doctrina de que el mercado arregla todo” cuando en realidad “es el reino de las sardinas, el grande se come al chico”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad