Publicidad

Un estacionamiento y dos campos, el último tanque de oxígeno de la Caja de Profesionales

La presidenta del directorio pidió un nuevo proyecto de ley al gobierno, pero el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, descartó esa posibilidad.

Compartir esta noticia
Virginia Romero, presidenta de la Caja de Profesionales, junto al resto del directorio de la Caja de Profesionales. Foto: Francisco Flores/El País
Daniel Alza, vicepresidente de la Caja; Virginia Romero, presidenta; Blauco Rodríguez, director, y Pablo Schiavi, su suplente.
Foto: Francisco Flores/El País

La Caja de Jubilaciones y Pensiones de Profesionales Universitarios está en el CTI, alertó un diputado de Cabildo Abierto que votó en contra del proyecto de ley que envió el Poder Ejecutivo al Parlamento con la intención de brindar una salida. Los cabildantes señalan al gobierno por descuidar al paciente, mientras que el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, responsabiliza al socio de la coalición y al Frente Amplio por oponerse a resolver la agonía de ese sistema previsional.

Tras el rechazo de la iniciativa en Diputados, la presidenta de la Caja de Profesionales, Virginia Romero, lamentó que “el sistema político” les dio “la espalda”. “En el primer trimestre de 2025 las reservas de la Caja se agotan. Tenemos un presupuesto mensual de US$ 42 millones de prestaciones, nuestra recaudación no llega a los US$ 39 millones, y esa diferencia la estamos cubriendo con la venta de nuestros activos, de nuestras reservas”, expresó, y agregó: “Ante esta situación no podemos asegurar que las dificultades para el pago de las prestaciones no ocurran antes”.

“Nos quedan dos días aún para que el Poder Ejecutivo realice un último esfuerzo, llame a los partidos representados en el Parlamento y envíe en forma urgente otra propuesta que dé tranquilidad a los integrantes de nuestro colectivo”, sostuvo Romero. El plazo responde a que un proyecto de reforma del sistema previsional debe votarse previo al 27 de octubre, un año antes de las próximas elecciones nacionales.

Sin embargo, Mieres lo descartó. “La posibilidad de un proyecto nuevo no está arriba de la mesa”, dijo el ministro a El País.

Patrimonio

Si bien Romero planteó que tienen reservas hasta el primer trimestre de 2025 y aclaró que incluso se podrían terminar antes, Mieres aseguró que la Caja tiene viabilidad hasta el segundo semestre del 2025. Que solo hay reservas para cumplir con el pago de las prestaciones hasta el primer trimestre de 2025 “no es lo que dicen los cálculos que la Caja ha dicho” al Poder Ejecutivo, planteó el ministro, quien agregó que, en base a esas estimaciones, “el nuevo gobierno tendría un plazo muy estrecho, pero tendría un plazo para resolver” el déficit y evitar el quiebre en el primer semestre del 2025.

La presidenta de la Caja no fue tan optimista ayer, al sugerir que el déficit podría aumentar. “La fecha de terminación de las reservas tampoco la podemos decir, porque dependemos de una recaudación que no sabemos cómo es. No tenemos ninguna duda de que seguramente va a haber cambios en los comportamientos (de los aportantes y de los egresos) y todo puede llegar a precipitarse para el 2024”, estimó.

El vicepresidente de la Caja, Daniel Alza, aclaró por qué la Caja informó al Ejecutivo que tiene reservas hasta el segundo semestre de 2025, lo que le daría margen al próximo gobierno a aprobar un salvataje y evitar el cese de pagos, y por qué ayer la presidenta alertó que los fondos se podrían terminar incluso un año antes.

“Las reservas financieras alcanzan hasta el primer trimestre del 2025”, dijo Alza a El País, en referencia a los bonos del Estado en los que invirtió la Caja, que son de rápida ejecución y le están permitiendo ir cubriendo los déficit de cada mes.

Además, la Caja tiene reservas patrimoniales: dos campos, uno en Cerro Largo y otro en Florida, y un estacionamiento en la Torre de los Profesionales, en Montevideo. Las tierras, destinadas a la forestación y la ganadería, suman 18.209 hectáreas y están arrendadas por 30 años, aunque ya se cumplió la mitad del contrato.

“Si tuviéramos que vender” el patrimonio, “la plata nos daría hasta el segundo semestre del 2025”, aclaró el vicepresidente de la Caja, para quien “el valor de eso da para dos o tres meses de pasividades”. Hoy está a la venta solo el parking, que también está arrendado. Estos bienes aparecen como el airbag ante el choque que implicaría la inevitable falta de liquidez.

Además

Manini dijo que “se iba a recaudar menos”

La presidenta de la Caja de Profesionales pidió al Ejecutivo enviar otro proyecto urgente porque de lo contrario quedarían “con las manos atadas en los próximos dos años”. Esa atadura responde a la imposibilidad de aprobar una solución estructural mediante una ley, como la que se encontró para la Caja Bancaria, hasta, al menos, marzo de 2025, cuando asuma el próximo gobierno. Ante este escenario, el senador Guido Manini Ríos dedicó gran parte de su audición en radio Oriental de ayer a justificar la negativa de Cabildo Abierto a votar el proyecto. “Como estaba planteado, iba a llevar a una mayor cantidad de la ya muy alta cantidad de profesionales que declaran el no ejercicio de la profesión, y se iba a agravar el problema. Algo que en la teoría buscaba recaudar más iba a terminar recaudando menos”, alertó. En esa línea, el diputado cabildante Rafael Menéndez recordó que hoy hay 100.000 profesionales declarados en no ejercicio que no hacen aportes. “El Ejecutivo proponía pasar de un 16,5% (de aportes sobre el salario ficto) a un 19% al otro día de promulgada la ley”, mientras que Cabildo planteó que ese “aumento era demasiado” y proponía llevarlo al 18%. “Lo grave que tiene este proyecto de ley es que grava con un nuevo tributo a los pasivos, que es más grande que el IASS y puede ser inconstitucional, pero no lo digo yo, hay importantes juristas, como Óscar López Goldaracena y Martín Risso, que han manifestado que podrían llevar a juicio a los afectados”, dijo Menéndez.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad