CRISIS

Sanguinetti: "Tercera candidatura de Evo fue un atropello constitucional y la cuarta, más"

"Hay una democracia representativa hoy en crisis que le cuesta adaptarse al mundo actual y al modo de comunicarse de los seres humanos en las condiciones actuales", dijo.

Julio María Sanguinetti. Foto: Fernando Ponzetto
Julio María Sanguinetti. Foto: Fernando Ponzetto

Julio María Sanguinetti, expresidente de Uruguay entre 1985-1990 y 1995-2000 y senador electo para la próxima legislatura, se refirió a la crisis que atraviesa Bolivia tras la renuncia de Evo Morales y dijo que "hay una situación de facto que comienza con el fraude electoral".

"Es una situación de facto, es decir, fuera del derecho se empieza desde el propio gobierno cuando se produce una elección y un fraude que hoy se comprueba fehacientemente cuando se corta el escrutinio cuando era evidente que iba a haber segundo vuelta (...) Es una situación de facto, lamentable, de la cual lo único que resta esperar es que pueda salir democráticamente", señaló en diálogo con la radio argentina La Red.

Asimismo, Sanguinetti hizo hincapié en que "la tercera candidatura de Evo Morales fue un atropello constitucional y la cuarta, más que nunca".

"No es un golpe de Estado clásico con un Ejército que irrumpe y toma preso al presidente y asume el poder. Es una secuencia de hechos en las cuales el estado de derecho declina y en esa secuencia se produce esa situación. Todo es lamentable, todo es de facto, todo es naturalmente penoso, y lo único que cabe desear es que haya en este momento en los gobernantes provisorios la lucidez suficiente para poder encauzar una elección pacífica", explicó.

Respecto a la situación de América Latina, Sanguinetti se mostró "preocupado" porque "uno ve situaciones, que no son iguales, que tienden hacia la debilidad de la institucionalidad".

"Eso es lo que más duele. Lo de Chile es otra cosa. Es una protesta que podría tener algún sentido y luego que genera también episodios de violencia como los incendio del metro que son lamentables", sostuvo.

En ese sentido, remarcó que el presidente Sebastián Piñera "no manejó bien la situación, porque fue a los bandazos".

"Primero declaró la guerra y el general que estaba designado para conducirla dijo que no estaba en guerra. Después se echó para atrás con el aumento del subte. Está claro que el aumento del metro, cuando uno lo mira, era una pequeña chispa que nunca justificaba una reacción como la que ocurrió", subrayó.

"Hay una democracia que no termina de afianzarse, hay una crisis clara de la democracia representativa, hay un ciudadano que se siente representante de sí mismo porque escribe un Facebook y cree que el universo está alrededor de su Facebook y no necesita de partidos, ni de curas, ni de rabinos, ni nada. Hay un desasociego que lo vemos no solo en América Latina si no en otro plano lo vemos en la ingobernabilidad española, en la ingobernabilidad italiana, en las dificultades británicas. Es decir, hay una democracia representativa hoy en crisis que le cuesta adaptarse al mundo actual y al modo de comunicarse de los seres humanos en las condiciones actuales", finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)