PROPUESTAS EN CAMPAÑA

Política exterior: blancos con viraje y el FA “sin cambios”

El asesor de Lacalle Pou dijo que se debe condenar al “régimen de maduro” en Venezuela.

Ministerio de Relaciones Exteriores. Foto: archivo El País
Ministerio de Relaciones Exteriores. Foto: archivo El País

Si se toma el tren del TLC con Estados Unidos que pasó, si se negocia la entrada al TISA, si en Venezuela hay una dictadura o es un país democrático, o si el Mercosur tiene que abrirse al mundo o ser un grupo de amigos. Las decisiones en todos estos temas son, o fueron, claves en las últimas discusiones de la política exterior de Uruguay. Si bien el país ha mantenido una cierta política de Estado en la materia, en medio de la campaña los partidos de la oposición marcan sus diferencias con el Frente Amplio.

El referente en asuntos internacionales del blanco Luis Lacalle Pou, Diego Escuder, remarcó que tienen una visión crítica de lo realizado en los últimos 15 años que gobernó la izquierda. Por eso promete que si el Partido Nacional triunfa, trabajarán para generar un viraje que coloque al país en la línea históricamente tradicional.

En cambio el representante del Frente Amplio, Nelson Fernández, explicó que sus tres administraciones han mostrado cumplimento con la historia del país en el tema y si les toca volver a ganar el gobierno, la política exterior “no va a variar”.

Sus disertaciones fueron durante un foro organizado por Cadal en Buenos Aires titulado: “La agenda internacional de Uruguay 2020-2024” el pasado jueves 12.

“La política exterior del Frente Amplio no va a cambiar lo que hicimos estos 15 años. Que es respetar la carta de Naciones Unidas, que es apostar al multilateralismo, que es jugar fuerte, al punto que Uruguay integró el Consejo de Seguridad de la ONU”, expresó Fernández.

El dirigente oficialista enfatizó que la intención del oficialismo es mantener la línea de los tres últimos gobiernos.

“No va a variar. No vamos a tomar partido por las grandes potencias, y vamos a decir lo que tengamos que decir en el momento que lo tengamos que decir”, sostuvo haciendo clara alusión a los pronunciamientos que desde la oposición reclaman para la situación venezolana. “Paree que nos quieren llevar a tomar decisiones que no siempre la ciudadanía las entiende”, agregó.

Escuder destacó el espíritu republicano que existe en Uruguay y que más allá de las críticas que se hagan públicas, se mantiene un buen clima de trabajo dentro de la Cancillería. Él es funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores y si bien los diferentes jerarcas conocen su filiación blanca, eso no le ha sido objeto de complicaciones.

“Nuestra visión más crítica es por los derechos humanos, el Estado de derecho y la democracia”, expresó el blanco y recordó que para su colectividad política Nicolás Maduro es un dictador.

Pero incluso dijo que decisiones del actual gobierno de Tabaré Vázquez llevaron a un retroceso del posicionamiento del país, con acciones como retirarse de asambleas de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Nunca dejar un sillón vacío. También es un retroceso en lo que hace a la presencia de Uruguay en el escenario internacional”, opinó.

En lo comercial explicó que se actuó con falta de celeridad y se perdió tiempo en las conversaciones con el Mercosur por priorizar amistades ideológicas. “Creemos que el Mercosur necesita un sinceramiento y flexibilización”, dijo Escuder.

Desde el Partido Colorado su referente, Agustín Milton Espinosa, compartió la visión del blanco y planteó la necesidad de reforzar la presencia de Uruguay en los organismos internacionales, haciendo pesar más su voz.

A su vez apoyó la visión del frentista sobre que hay un nuevo reordenamiento de la cooperación internacional con la formación de los famosos “G-20”, por ejemplo.

Por su parte el representante del Partido Independiente, Gonzalo Pérez del Castillo, coincidió en varios puntos con la necesidad de mantener la visión abierta para sacar el país al mundo.

En ese sentido defendió la búsqueda de políticas de Estado a largo plazo.

“Venimos de una tradición diplomática muy larga y tenemos que mirar más allá del 2024. Si andamos a los bandazos, porque el partido de turno tiene una influencia excesiva en la Cancillería, esto puede traer cosas positivas en el corto plazo, pero en el largo plazo perdemos confiabilidad”, opinó.

¿Y el Ejército?

El frentista Nelson Fernández destacó que la defensa nacional es parte de la política exterior. “No porque vayamos a tener un superejército. Quédense tran- quilos los representantes de otros países: Uruguay no va a tener un superejército. Pero sí va a tener posiciones políticas en defensa de la paz y de la no intervención y de una neutralidad comprometida con los derechos humanos”. 

Terminar con el “turismo diplomático”

La futura administración tendrá como punto central la discusión del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. Para Nelson Fernández, del Frente Amplio, se debe trabajar fuerte en “llenarlo de contenido y bajarlo a tierra”. Pero también opinó que se debe impulsar modificaciones al funcionamiento del bloque. “Tenemos que repensar el Mercosur”, dijo. “Tenemos cientos de reuniones especializa- das, grupos de trabajo, que uno al final no sabe ni de qué estamos hablando. Y yo fui director general del Mercosur un buen tiempo”, aclaró. Para el referente del partido de gobierno hay que “trabajarlo, depurarlo y mejorarlo”. Pero por sobre todo, opinó: “Hay que evitar el turismo diplomático. Esas 200 reuniones tienen 600 viajes por año. Ahí hay que ahorrar”, enfatizó Fernández. El dirigente del partido de gobierno criticó a sus compañeros que eligen los destinos diplomáticos según la magnitud del país. “No puede ser que compañeros solo quieran estar en embajadas importantes. A veces no es el glamur de las grandes luces. Es una cosa que tenemos que potenciar y trabajarla. Estoy seguro que cualquier ministro que llegue a Relaciones Exteriores, ese tema lo va a tener”, comentó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)