Publicidad

Ministerio del Interior creará la primera cárcel con un espacio exclusivo para personas trans

Cifras de la cartera dan cuenta de un 128% de hacinamiento; esto es 2.525 reclusos más de los que se podrían tener. Hay 23 mujeres trans en prisión y nueve hombres; hoy eligen a cárceles para qué sexo es que van.

Compartir esta noticia
Protesta en apoyo al proyecto de ley para personas trans
Protesta en apoyo al proyecto de ley para personas trans.
Foto: Fernando Ponzetto

La actual cárcel de mujeres ya no da para más. Un largo proceso de deterioro y hacinamiento convenció a las autoridades de la necesidad de construir una nueva prisión. Estará ubicada al lado de donde esta hoy la Unidad 1 de Punta Rieles. Tendrá una particularidad que nunca se tuvo en cuenta en Uruguay: un sector específico para la población trans. Así lo anunció este miércoles en el Parlamento el director del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), Luis Mendoza.

“Nunca se habló de la población trans y nosotros estamos trabajando con el Ministerio de Desarrollo Social”, afirmó el jerarca durante la exposición del Ministerio del Interior por la Rendición de Cuentas. La razón: “tienen derecho a elegir dónde quieren estar”.

Técnicamente esta población puede optar si va una cárcel de hombres o de mujeres. Pero son las autoridades las que, luego de un estudio técnico y de seguridad, definen su destino.

“Si a las chicas trans el Estado las reconoce como mujeres, nosotros tenemos que darles una habitación en lugares femeninos, como corresponde”, expresó. “Las leyes van muy adelantadas en Uruguay, pero la mentalidad y la infraestructura no están acordes”, apuntó. “Estamos muy afligidos”.

El director le dijo a El País que el sistema alberga hoy a 23 mujeres trans. Algunas están en sectores diferenciados, aunque no específicos, del Penal de Libertad. Allí una de estas internas murió en abril pasado tras un incendio en el lugar en el que estaba encerrada. Hay otras en la cárcel de Santiago Vázquez y en varios centros del interior.

“Es todo un proceso para adaptarse a la convivencia”, dijo el jerarca. “Hay que trabajar mucho y hablar con ellas”. Por otra parte, hay nueve trans hombres, que están en la unidad 5.

Hacinamiento de reclusos

Las cifras oficiales indican que el sistema carcelario tiene un hacinamiento de 128%. Hay unos 2.525 reclusos más de los que se podría albergar.

“Una plaza no es poner una cama más”, advirtió Mendoza. Cada preso debe disponer, como mínimo, de cuatro metros cuadrados, añadió el jerarca.

Según Mendoza se han usado salones y talleres para alojar reclusos. Incluso en una prisión se vació una carpintería para poner camas. En la cárcel de Cerro Largo, sucedió en un comedor.

Hoy el sistema dispone de 11.707 plazas masculinas y 730 femeninas. El déficit afecta a 2.138 hombres y 387 mujeres. “La Justicia formaliza y en algún lado hay que poner a la gente”, explicó Mendoza.

Las proyecciones del gobierno indican que al final de este período habrá 2.481 nuevas plazas masculinas y 566 femeninas. En estas últimas se cuentan, justamente, las que habrá en la nueva cárcel anexa a Punta de Rieles.

En lo que va de este período, se construyeron o recuperaron 854 plazas: 784 para hombres y 70 para mujeres.

La gran apuesta del ministerio es la construcción de tres nuevas cárceles, independientes entre sí, en el Penal de Libertad. Cada una tendrá 460 plazas y su propio director, junto un centro de admisión para 30 reclusos. Será el “pulmón” con el que contarán las autoridades por si aumenta la población carcelaria.

Será a través de la participación pública privada (PPP) en un contrato a 15 años. El ministerio estima que las obras comenzarán en 2024, y finalizan en 14 meses.

además

Se certifican unos 1.300 policías cada mes

El ministro del Interior, Luis Alberto Heber, respaldó en el Parlamento el reciente decreto que establece un nuevo régimen de licencias médicas en el Estado y sostuvo que, por mes, le están faltando unos 1.300 policías por estar certificados.

Se trata aproximadamente de la misma cantidad de funcionarios que, estima el jerarca, se necesitarían para reforzar el patrullaje.

A esto deberían sumarse otros 920 que están en el Subsidio Transitorio por Incapacidad Parcial.

Para Heber resultará difícil aplicar el nuevo decreto, tal como se plantea, con retroactividad al pasado 1° de enero. El ministro sugirió que aplicará el decreto con flexibilidad. “Quizá podamos tener una contemplación especial cuando comprobemos que una persona realmente padeció una enfermedad”, dijo.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad