PANDEMIA

Lacalle se comunicó en diciembre con el presidente chino para "facilitar" acceso a vacunas

"Dada la relevancia esencial de las vacunas para vencer la pandemia, China está dispuesta a reforzar la cooperación con el Uruguay en esta materia", planteó el presidente chino a principios de enero.

Álvaro Delgado y Wang Gang. Foto: Presidencia.
Álvaro Delgado y Wang Gang. Foto: Presidencia.

En diciembre pasado el presidente Luis Lacalle Pou se comunicó con su par chino, Xi Jinping, para "repasar los acuerdos alcanzados en la conferencia telefónica (que mantuvieron en setiembre) y para hacerle un pedido especial de apoyo al Uruguay en el combate a la pandemia, especialmente para facilitar el acceso a vacunas", de acuerdo a lo que planteó Presidencia este lunes en un comunicado. 

El secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, se reunió este lunes con el embajador de China en Uruguay, Wang Gang, para avanzar en logística de entrega de vacunas contra el coronavirus del laboratorio chino Sinovac, informó Presidencia.

El objetivo de la reunión entre Delgado y el embajador Chino estuvo en "afinar la coordinación de todos los aspectos logísticos y burocráticos en ambos países, para que se pueda cumplir con un ambicioso cronograma de entrega" de las vacunas. Por ese motivo, Delgado y Gang acordaron una videoconferencia "para las próximos horas".

Uruguay firmó un acuerdo con el laboratorio chino Sinovac por 1.750.000 dosis.

De acuerdo a lo informado por Presidencia, el embajador chino destacó el compromiso de su gobierno en seguir apoyando a Uruguay en el combate a la pandemia. También recordaron los intercambios que mantuvieron los Jefes de Estado entre fines del año pasado y comienzos de este.

Delgado coincidió con el embajador chino en que "estas acciones directas de diplomacia presidencial han contribuido notablemente a los entendimientos alcanzados y en curso", consignó Presidencia.

El pasado 21 de diciembre, Lacalle Pou se comunicó con el mandatario chino para facilitar el acceso a vacunas, según lo que detalló hoy Presidencia.

El día 8 de enero el presidente Xi Jinping respondió: "En nuestra conversación telefónica de setiembre pasado, llegamos a importantes consensos sobre la profundización de las relaciones bilaterales y el fortalecimiento de nuestra cooperación en áreas como la lucha contra el COVID-19. Dada la relevancia esencial de las vacunas para vencer la pandemia, China está dispuesta a reforzar la cooperación con el Uruguay en esta materia y seguir ofreciéndole apoyo y ayuda epidemiológicos dentro de nuestro alcance". 

Luego de que Lacalle Pou anunció que el gobierno adquirió 1.750.000 dosis de la farmacéutica china, la polémica se originó cuando el miércoles de la semana pasada el programa "No Toquen Nada" de radio Del Sol informó que el Instituto Butantan de Brasil (fabricante en América Latina de la vacuna china contra el COVID-19) sostenía que Uruguay no había cerrado el negocio con ellos.

Ese mismo miércoles, Lacalle Pou señaló: "Nosotros hicimos un acuerdo con un representante autorizado de Sinovac. Tengo los documentos que confirman la representación con la empresa que hemos negociado… No vamos a iniciar una batalla judicial por representaciones. Nosotros sabemos que tal empresa tiene la autorización a tal laboratorio para venderle a Uruguay".

Dos días más tarde, el director de Instituto Butantan de Brasil afirmó que Uruguay acordó la compra de dosis a la farmacéutica asiática Sinovac de manera directa con la matriz de la compañía en Beijing.

"Algunos países consiguieron en estos días una intermediación directa con Sinovac para el abastecimiento inmediato, como fue el caso de Uruguay y Colombia", dijo el director del instituto, Dimas Covas, ante una consulta de El País el viernes durante una conferencia de prensa virtual organizada por el gobierno del estado de San Pablo (Brasil). 

Sinovac, además, divulgó un comunicado dando cuenta que se falsificaron y usaron ilegalmente documentos autorizando su representación: "Recientemente hemos observado que algunas empresas e individuos falsificaron y utilizaron ilegalmente documentos de autorización de Sinovac Biotech Co., Ltd. (”Sinovac Beijing”) o Sinovac Life Sciences Co., Ltd. (”Sinovac Life Sciences”), dos subsidiarias de Sinovac. Biotech Ltd. (“Sinovac”)”, informó la empresa.

Según el texto, la falsificación consiste en informar que Sinovac Beijing o Sinovac Life Sciences los autorizaron para ser distribuidores de la vacuna contra el COVID-19, denominada CoronaVac y los demás productos de vacunas en los mercados fuera de China.

Este lunes No Toquen Nada se comunicó nuevamente con Covas, quien dijo: "La propia Sinovac negó (que tenía un representante). De ahí la llamada del gobierno uruguayo a Sinovac, y espero que ellos hayan aclarado esto". 

Covas añadió: "Lo que pasó es que estas noticias que fueron dadas sobre la firma de un contrato con un representante de Sinovac, prendió los faros nuestros en Buntantan y en Sinovac. Frente a las noticias el gobierno uruguayo contactó directamente a la embajada de China y Sinovac. La conversación es entre el gobierno de Uruguay y Sinovac”.​

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados