Publicidad

Interior citó a jerarcas del Estado para tomar medidas ante el aumento de la violencia narco con niños

El subsecretario Pablo Abdala dijo que la situación no es para generar “alarma” pero admitió que las autoridades no pueden “mirar para el costado”.

Compartir esta noticia
Reunión: el Ministerio del Interior convocó a un encuentro a representantes de varias instituciones
Reunión: el Ministerio del Interior convocó a un encuentro a representantes de varias instituciones.
Foto: Juan Manuel Ramos

Redacción El País
La acumulación de episodios de violencia narco con niños que terminan heridos de bala o directamente asesinados, llevó a que el Ministerio del Interior convocara ayer a jerarcas de diferentes organismos y reparticiones estatales para analizar la situación y tomar las primeras medidas específicamente direccionadas en atender esta problemática.

La situación preocupa especialmente al presidente Luis Lacalle Pou, que el viernes pasado, desde el departamento de Salto, manifestó la “enorme bronca, indignación e impotencia” que por esas horas sentía, luego de que un niño de dos años falleciera como consecuencia de disparos que se realizaron contra un auto en el que estaba sentado -y que a su vez estaba estacionado cerca de una boca de pasta base-, mientras que otros menores de tres, seis y ocho años resultaron heridos e internados en el hospital Pereira Rossell.

El presidente había dicho también que el narcotráfico, contra el que su gobierno ha buscado una “lucha frontal”, genera “enfermedades, adicciones, violencia, delitos conexos”, y que produce “muerte”. Todo esto, aseguró, provoca un fenómeno de violencia que “se naturaliza en una familia” como la de ese caso y otros tantos en contextos de vulnerabilidad. “¿Cuándo es que esos gurisitos se subieron al auto con el padre o quien sea y fueron a una boca de pasta base?”, se lamentó.

Desde mediados de diciembre de 2023 hasta el 26 de febrero de este año hubo al menos siete niños baleados en medio de intercambios violentos entre adultos por disputas relacionadas al tráfico y consumo de drogas.

Medidas

A la reunión, que fue a iniciativa de la cartera de seguridad que conduce Nicolás Martinelli, asistieron representantes del Ministerio de Desarrollo Social, la Suprema Corte de Justicia, la Fiscalía General de la Nación, el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU), ANEP y ASSE. Y tuvo por efecto, tal como se difundió en un comunicado al cabo del encuentro ayer por la tarde, “coordinar acciones respecto a la situación de niños en contextos de vulnerabilidad, en especial por la relación de sus responsables con el delito”.

“Hay que asumir que hay una responsabilidad social que es compartida, que es de todos los ciudadanos”, dijo en rueda de prensa el subsecretario del Interior, Pablo Abdala, que apuntó a que las medidas acordadas tienen por objetivo, entre otros, que el Estado, representado por todas las instituciones que actúan ante hechos de violencia, pueda hacerse de la necesaria “información” para “actuar” antes y salvaguardar a los niños y adolescentes que sufran contextos de violencia.

¿Qué se acordó, concretamente? El comunicado resumió las medidas en siete puntos.

El primero hace referencia a la identificada necesidad de “fortalecer el trabajo de funcionarios policiales con poblaciones vulnerables, para dotar de herramientas a los policías para que puedan trabajar mejor con población con uso problemático de drogas”.

El segundo punto plantea “cambiar la cultura de la violencia”. “El Programa Barrios Sin Violencia trabajará con ONGs locales que procurarán interrumpir las dinámicas de violencia. El objetivo último es que se debe generar una reacción social de los vecinos contra la violencia”.

Tercero, se indica que Interior, en conjunto con ANEP, “está trabajando en incluir temas de prevención” en la currícula educativa de Primaria y Secundaria. “Comenzará un plan piloto en seis escuelas de contexto críticos de Montevideo, con la idea de extenderlo a todo el país”, dice el comunicado, que añade que se implementarán unos 12 talleres “que serán dictados por la maestra y un policía (con formación previa en la temática)”. “Los talleres serán sobre consumo problemático de drogas, violencia en centros educativos, bandas delictivas, abuso sexual, violencia doméstica, entre otros.

Dentro de los puntos restantes, se informó que se capacitará “al personal de ASSE en territorio sobre cómo actuar ante situaciones donde se identifica que hay niños, niñas y adolescentes que puedan estar siendo vulnerados por estar insertos en un contexto del núcleo cercano en temas de droga”; que se dará “más visibilidad” a las vías telefónicas para las denuncias anónimas, como la del 0800 5050 y 0800 5000; y que se convocará al “Instituto Nacional de Estadística para la firma de un convenio con las instituciones hoy convocadas que permita el cruzamiento de datos (que serán anonimizados)”. Esto último, con el objetivo de “mejorar el sistema de cruzamiento de datos existente” y fortalecer “el intercambio de información entre las instituciones”.

Niños en bocas

Ayer por la mañana, Andrea Tuana, directora de la ONG El Paso, afirmó a Canal 10 que había visto casos de personas que dejan a sus hijos en bocas de venta de droga como “garantía”, al no tener el dinero para pagar la droga que consumen.

“Nosotros vemos realidades de niños que son dejados en una boca, porque no hay plata para pagar, entonces dejan al niño allí a modo de garantía, y los van a buscar cuando tienen el dinero para pagar la deuda”, explicó Tuana durante la entrevista, y agregó que es una problemática que ven en la organización “desde hace años”.

Esto, sin embargo, fue desmentido en el comunicado del Ministerio del Interior, que consignó que tanto la Suprema Corte de Justicia como la Fiscalía “no han detectado casos donde haya niños que sean dejados ‘en garantía’ por deudas vinculadas al consumo de drogas”.

Asimismo, el subsecretario Abdala también fue consultado al respecto por la prensa, y respondió que no era partidario de hacer “afirmaciones altisonantes”. “Tenemos que centrar el tema donde debe estar. Hay que reconocer que hay una violencia creciente en la sociedad de carácter general, más allá de los aspectos vinculados con el microtráfico y el narcotráfico”, señaló el nacionalista.

Por último, el jerarca recalcó que el propósito final del encuentro era “generar la necesaria sensibilización” sobre esta problemática en todas las instituciones que intervienen en estos contextos. “Sensibilizar no es crear alarma”, concluyó Abdala, aunque reconoció sí que “no se puede mirar para el costado” cuando ocurren episodios como los de los últimos días.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad