DIFERENCIAS EN EL GOBIERNO

Cómo financiar la erradicación de los asentamientos sigue haciendo ruido al interior de la coalición

La propuesta de Cabildo Abierto de usar el activo financiero que el FMI repartió a los países miembros para hacer frente a la pandemia es rechazada y se buscan alternativas.

Instituto de Colonización. Foto: Estefanía Leal
Instituto de Colonización. Foto: Estefanía Leal - Archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La coalición de gobierno está trancada en una discusión interna y pública cuyo final no parece estar cerca. El debate que divide a los senadores -de dónde extraer recursos para regularizar los asentamientos en los que viven cerca de 200.000 uruguayos-, hizo que prácticamente toda la discusión sobre el proyecto de la Rendición de Cuentas quedara por estos días reducido a este tema.

Para evitar que ocurrieran estas cosas y que haya un intercambio previo a la presentación de iniciativas parlamentarias, la coalición había creado una mesa coordinadora entre el Parlamento y el Poder Ejecutivo, moderada por el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado. La última vez que sesionó, el pasado 10 de setiembre, se abordaron distintos proyectos que tienen en agenda los socios. Pero no se trató este tema y mucho menos la propuesta que iba a hacer una semana después Cabildo Abierto como opción para no utilizar recursos del Instituto nacional de Colonización para redirigirlos al fideicomiso de vivienda, tal como propuso el Poder Ejecutivo.

Fuentes del partido liderado por Guido Manini Ríos aseguraron a El País que para entonces todavía no habían madurado la propuesta que presentaron el jueves pasado de recurrir a los US$ 585 millones en Derechos Especiales de Giro (DEG) otorgados por el Fondo Monetario Internacional para retirar las emisiones de bonos del mercado y producir así un ahorro en el pago de intereses de aproximadamente US$ 40 millones anuales, de acuerdo al cálculo de los cabildantes.

En carpeta, señalaron las fuentes, tenían otras alternativas. Y en vista del rechazo generalizado que produjo en la coalición de gobierno esta iniciativa de usar el activo financiero que el FMI repartió a todos los países miembros para hacer frente a la pandemia -un plan fundamentado en las ideas del economista Kenneth Coates-, en Cabildo no descartan presentarlas más adelante. No obstante, al momento, y más allá de pronunciamientos como el del director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Isaac Alfie, que publicó en Twitter una serie de argumentos técnicos que desestiman esta propuesta, los dirigidos por Manini esperan que en el Ministerio de Economía al menos analice su planteo.

“Creemos que nos malinterpretaron, y que merecemos que al menos estudien nuestra idea”, dijo a El País el senador cabildante Raúl Lozano.

Sin embargo, no hay senadores blancos o colorados que al momento acepten el planteo. Incluso hay legisladores nacionalistas que entienden que la opción de Cabildo acrecentaría la “deuda externa” y que además podría poner “en riesgo el grado inversor” del país. Pero tampoco hay consenso en el Partido Nacional con la idea inicial del Ejecutivo.

Y todo esto generó hasta malestar en algunos legisladores del oficialismo. La nacionalista Carmen Asiaín, por ejemplo, cuestionó que se pongan palos en la rueda a una promesa de campaña. “Yo no puedo creer que quienes están cuestionando la solución de utilizar temporalmente algunos fondos de Colonización planteen que desistamos de atender los asentamientos”, criticó en diálogo con El País la legisladora. “Además de ser un compromiso de campaña, hay acá una cuestión humanitaria”, agregó.

Grupo de trabajo

Los blancos más cercanos al presidente confían en que el mensaje que dio el jueves pasado terminará por unificarlos en la defensa del proyecto original, que es nutrir al fideicomiso de vivienda con la recaudación del adicional al Impuesto a las Transmisiones Patrimoniales sobre los inmuebles rurales y la sobretasa del Impuesto al Patrimonio.

“El que no lo vota, sea del partido que sea, que sepa que no hay fondos. ¿Para quién? Para los más vulnerables que viven en asentamientos”, fue lo que dijo el primer mandatario en la Expo Prado.

Para desanudar el asunto, desde hace días funciona un grupo informal de trabajo, conformado por los senadores Sergio Botana, Amin Niffouri, Sebastián Da Silva y Jorge Gandini. En ese ámbito Botana acercó una alternativa que por estas horas es analizada por algunos de sus correligionarios: recurrir a organismos internacionales.

Botana propone pedir crédito al BID

Para el senador Sergio Botana el gobierno debería recurrir a la ayuda de organismos internacionales que conocen el “know how” de obras de la complejidad e infraestructura como las que estarían implicadas en este plan del gobierno. “En este tema es tan importante el dinero como el conocimiento, porque hay que resolver el saneamiento, desagües, calles, habitaciones, espacios de convivencia y todo lo que tiene que ver con la regularización de las propiedades”, aseguró a El País el exintendente de Cerro Largo.

Por eso es que propuso a otros legisladores de su partido que analicen la posibilidad de solicitar créditos al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) o también al Banco de Desarrollo de América Latina. Y conjuntamente con esto, agregó Botana, también está la opción de hacer uso de algunos de los recursos que nutrieron al Fondo Solidario COVID-19.

Aunque no quiso adelantar detalles de esta propuesta, aseguró que en su plan no están los impuestos transitorios que se aplicaron a salarios y jubilaciones públicas superiores a los $ 120.000.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados