LA MARCHA DE LA PANDEMIA

El FA pidió bajar la movilidad y Lacalle dijo que no va a "reprimir"

El presidente dijo que no está dispuesto en “reprimir” para bajar la movilidad, ni sacar a los “policías y militares” para obligar un confinamiento.

El senador Óscar Andrade criticó la ley aprobada. Foto: Francisco Flores
Oscar Andrade. Foto: Francisco Flores

El presidente Luis Lacalle Pou recibió ayer en Torre Ejecutiva a los integrantes de la Comisión de Seguimiento del COVID-19 del Senado, para analizar la posibilidad de adoptar nuevas medidas de combate a la pandemia.

Los representantes del Frente Amplio insistieron con la necesidad de restringir la movilidad durante un mes para bajar los casos de contagio, con cierre de actividades económicas para que la población se quede en sus casas. Sin embargo, el jefe de Estado, que ya ha manifestado su posición en contra de decretar una especie de “confinamiento”, les hizo saber que su posición no ha cambiado.

Luego que el senador de la oposición Óscar Andrade expresó los planteos de la oposición, Lacalle Pou le respondió que para llevar a cabo la estrategia del Frente Amplio de bajar la movilidad se requeriría “reprimir” a quienes no cumplan con el pedido de encierro. En esa línea Lacalle Pou dijo que él no está dispuesto en “reprimir” para bajar la movilidad, ni sacar a los “policías y militares” para obligar un confinamiento.

El planteo opositor.

Desde la coalición de izquierda sostienen que es central bajar la movilidad ante la cantidad de contagios por coronavirus diarios, y las consecuentes muertes. Sin embargo, remarcan que para ello no se necesitaría reprimir, sino volver a una situación como la de marzo de 2020 en la que el gobierno pedía a las personas no salir de sus casas y brindar mayores ayudas económicas para que esto sea posible.

Alejandro Sánchez, Mario Bergara y Daniel Olesker ingresando a Torre Ejecutiva para mantener una reunión con Luis Lacalle Pou. Foto: Estefanía Leal
Alejandro Sánchez, Mario Bergara y Daniel Olesker ingresando a Torre Ejecutiva para mantener una reunión con Luis Lacalle Pou. Foto: Estefanía Leal

De todos modos, el jefe de Estado comunicó a los senadores frenteamplistas que sí estudiará la aplicación de siete de las medidas que le presentaron. Las centrales van por aumentar el monto de los seguros de desempleo, intensificar los protocolos de cuidados en ámbitos laborales y dar prioridad para la vacunación contra el coronavirus a las embarazadas con comorbilidades.

Andrade consideró que la reunión fue “frustrante” porque no se pudo llegar a un acuerdo con el gobierno. Explicó a la prensa que el Frente Amplio planteó “blindar junio” y lo tradujo en un paquete de medidas para reducir la movilidad, que tendrían un costo de 0,3% del PBI, “más que asumible”, para así “bajar la curva de contagios y evitar muertes”.

En tanto, el senador Mario Bergara escribió en su cuenta de Twitter que salieron decepcionados. “Decepcionante reunión con el presidente en la que se informó que no habrá medidas de reducción de movilidad ni compensaciones relevantes en lo económico y social. No cree que los uruguayos cumplan esas medidas aunque se los compense. Sigue anclado en la libertad responsable”, publicó.

En defensa del presidente.

Desde el oficialismo, la bancada de senadores del Partido Nacional, Partido Colorado y Cabildo Abierto valoraron la reunión de forma positiva, y remarcaron que el diálogo fue en un tono correcto y de respeto. “Se ha reiterado la voluntad de diálogo, que se reafirma con una reunión con el presidente, con serenidad, sin estridencias, sin gritos ni puños cerrados”, dijo el senador blanco Gustavo Penadés, tras el encuentro.

A su vez, el senador blanco transmitió que Lacalle Pou dijo en la reunión que está abierto a asumir “un compromiso político convocando a la gente a que se quede en casa, y que con mucho gusto está dispuesto a encabezar esa campaña si todos los partidos políticos lo acompañan”.

El líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, comentó que propusieron al gobierno redoblar los esfuerzos destinados en el programa de “jornales solidarios”. Allí el gobierno destinó 15.000 jornales para que las 19 intendencias del país contraten desempleados como forma de mitigar la falta de empleo. El gobierno tomó nota del planteo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados