JORNADA ELECTORAL

Elecciones departamentales: Andrés Lima logra retener la Intendencia de Salto

El candidato del Frente Amplio consigue por primera vez la reelección de la coalición de izquierda en el departamento salteño.

Andrés Lima, intendente de Salto, festeja la reelección. Foto: Delfina Milder.
Mientras las proyecciones lo daban ganador, Lima prefirió aguardar ventaja de la Corte. Foto: Delfina Milder.

El clima de victoria se hizo esperar. En Salto era una noche corriente, hasta que sobre las 22:30 el candidato frenteamplista Andrés Lima salió al balcón de la sede de la coalición de izquierda y proclamó su victoria.

En la calle lo esperaban decenas de militantes que desde temprano auguraban tranquilos el triunfo que posiciona a Lima como primer intendente del FA en ser reelecto en el departamento. Según los datos primarios de la Corte Electoral, el Frente Amplio obtuvo el 40,1% de los votos, el Partido Nacional un 37,3% y el Partido Colorado un 18,9%.

Pero la disputa fue reñida y el candidato del Frente eligió la cautela. Mientras las proyecciones de Montevideo lo consagraban ganador, Lima esperaba con su equipo en un salón de la sede. Por momentos salía, hablaba por teléfono, iba de un salón a otro. Pero siempre con calma. “Hasta no tener resultados oficiales no voy a festejar”, dijo, mientras monitoreaba el escrutinio en la página web de la Corte Electoral, donde en las primeras horas el candidato nacionalista Carlos Albisu llevaba una leve ventaja.

No iba a festejar enseguida, pero sabía que lo haría eventualmente. En la espera no había incertidumbre, sino la seguridad de la victoria, esta vez frente a un nuevo contrincante y del color del gobierno nacional.

En las últimas tres elecciones la pelea por la Intendencia de Salto fue sistemáticamente entre el Partido Colorado y el Frente Amplio, pero esta vez los blancos volvieron al tablero de la mano de Albisu, otorrinolaringólogo y presidente de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande. Por el Partido Colorado, el senador Germán Coutinho hizo una campaña fuerte, convencido de que sería él quien le disputaría el lugar a Lima, pero los números se impusieron y el senador quedó en tercer lugar.

Tras proclamarse intendente de Salto por segunda vez consecutiva, Lima dijo a El País: “Siento alegría, satisfacción por lo que ha sido esta campaña. Fue una campaña muy extensa, donde se dijo mucha cosa. Lo más importante de todo esto es el respaldo de la gente”, comentó. “Que el FA haya ganado simboliza respaldo a la gestión, y expectativa y esperanza para los próximos 5 años”.

Las primeras palabras de la conferencia de prensa fueron de agradecimiento a Soledad Marazzano, su contrincante dentro del partido. “Estamos convencidos de que el resultado es producto también del trabajo de sus militantes”, dijo, y señaló que sin ella el Frente Amplio no hubiera obtenido la victoria.

También se refirió a su gestión en los próximos cinco años: “Tienen que ser distintos a los que nos tocó en la Intendencia. Estos cinco años fueron de lograr estabilidad en la Intendencia y hacer viable lo que parecía que no lo era. De acá en adelante los desafíos son otros, sin descuidar el ABC, sin descuidar las calles, el alumbrado, la recolección, la línea municipal, el objetivo para los próximos cinco años es desarrollo, inversión y empleo”.

Por otro lado, Lima hizo hincapié en el trabajo conjunto: “El diálogo va a ser clave. El vínculo entre la próxima administración y la fuerza política de la Junta Departamental va a ser importante”. En una campaña que por momentos se tiñó de sangre, con agresiones a militantes hasta en la última semana, Lima reafirmó la importancia del diálogo interpartidario y llamó a la unidad a los salteños.

Los militantes del Frente Amplio se congregaron en el centro. Foto: Delfina Milder.
Los militantes del Frente Amplio se congregaron en el centro. Foto: Delfina Milder.

Minutos más tarde, la exdiputada Manuela Mutti se hizo presente en la sede para saludarlo mientras filmaba el diálogo con su celular: “Vamos a resistir”, dijo ella. “Sí. Totalmente de acuerdo. Vamos a resistir a una andanada del gobierno nacional por una serie de recortes a las políticas sociales, a la educación, a la salud, a las propias intendencias, a los municipios. Tenemos que estar juntos, unidos, hacer un bloque. Nosotros, Montevideo, Canelones, ojalá Rocha y alguna más”, dijo él.

La mesura con la que Andrés Lima esperó los resultados se mezcló, finalmente, con la euforia de los militantes que se aglomeraron en la calle principal de Salto. No hubo distanciamiento ni tapabocas para festejar, más que a Andrés Lima en sí mismo, la retención de una intendencia.

Los festejos en una pandemia olvidada

La campaña se desarrolló en ausencia de medidas sanitarias estrictas, sobre todo en la recta final, donde los actos concentraron cientos de personas. Los festejos no fueron la excepción. En las sedes de los distintos partidos políticos, los militantes esperaban los resultados sin protocolo ni tapabocas. Los tres candidatos principales tampoco lo llevaban. En Salto, que al día de hoy no registra casos, la pandemia parece cosa de antes. Mientras pasaban las horas y las proyecciones daban a Lima como ganador, los simpatizantes del Frente Amplio se acercaban a la sede sin escatimar la cercanía: “Es que no puedo no abrazar a todo el mundo”, le dijo una joven a otra. Tras proclamarse intendente, Lima partió con caravana de cientos de personas rumbo al puerto. En el Hotel Salto, donde Albisu esperó los resultados, tampoco hubo distancia ante la derrota.

Pases de facturas en coalición tras derrota

En Salto, dirigentes blancos y colorados sostienen lo mismo. Si hubieran formado una coalición, Andrés Lima hoy no hubiera sido reelecto intendente. Para el excandidato del Partido Nacional, Carlos Albisu, “se confirma cada vez más que si blancos y colorados hubieran ido juntos, otro sería el resultado”. Pero las diferencias entre blancos y colorados no son nuevas. De hecho quedaron en evidencia hace unas semanas cuando en medio de la campaña electoral el presidente Luis Lacalle Pou visitó el departamento y el senador colorado Tabaré Viera salió al cruce. El legislador tildó de inoportuna la llegada del mandatario a días de las elecciones. En su misma línea, fuentes coloradas manifestaron a El País su descontento por el rol que adoptó el presidente en la campaña departamental. De todas maneras, Albisu dijo ayer a El País que está conforme y agradecido con la población y que “esto no termina acá” dado que “hay mucha gente que va a trabajar duramente estos cinco años”.

Para el médico, si bien no se le ganó al Frente Amplio, la de ayer “fue una gran elección por parte del Partido Nacional que levanta de un 6% a casi un 40% de una elección a elección departamental”. El aspirante a ocupar el sillón municipal señaló que Salto “se puso de pie” y que sí se trabajó en una coalición junto al

Partido Independiente y Cabildo Abierto. El profesional médico es hoy el presidente de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande. En filas coloradas su nombramiento llegó a sorprender, sobre todo por el rol que consideran el gobierno de Lacalle Pou le dio en medio de una reñida campaña electoral.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados