Publicidad

El gobierno valora "avances" que se dieron en Estados Unidos y apuesta por la gira en China

Ante la poca posibilidad de concretar un TLC con ambas potencias, la mayor apuesta del Poder Ejecutivo que lidera Luis Lacalle Pou es el Acuerdo Transpacífico.

Compartir esta noticia
Reunión de Jose Biden y Luis Lacalle Pou. Foto: Presidencia.
Reunión de Joe Biden y Luis Lacalle Pou.
Foto: Presidencia

Hay una intención clara del gobierno que lidera Luis Lacalle Pou de abrirse al mundo y conquistar nuevos mercados. Lo ha dicho desde el día uno de su mandato y la prueba más clara está en los viajes que mantuvo en estas semanas: días atrás en Estados Unidos, reuniéndose con el presidente norteamericano Joe Biden, y ahora en viaje a China para darle un nuevo empujón al comercio bilateral y al tan mentado Tratado de Libre Comercio (TLC) con el gigante asiático.

Si bien a nivel de gobierno se reconoce que concretar un TLC con ambas potencias en el corto plazo es poco probable, sí se destaca que en los últimos años hubo “avances” en diferentes direcciones “manteniendo las puertas abiertas”. Y a su vez, la búsqueda de que lleguen al país inversiones privadas para financiar proyectos de gran magnitud como los que el gobierno tiene en carpeta, por ejemplo, el hidrógeno verde.

Con ese objetivo participó Lacalle Pou a inicios de mes de la I Cumbre de Líderes de la Alianza para la Prosperidad Económica de las Américas (APEP por sus siglas en inglés). Algo que destacan a nivel diplomático como resultado de la cumbre que puede beneficiar a Uruguay es la creación -mediante la Corporación Financiera para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos y el Banco Interamericano de Desarrollo- de una plataforma para canalizar financiamiento para infraestructura sostenible que destinará billones de dólares.

También se resaltó el planteo de Lacalle Pou en el intercambio con Biden para posicionarse como un hub de innovación. Por ello se valoró de forma muy positiva la iniciativa coliderada por Estados Unidos, Canadá y Uruguay para crear una Aceleradora Regional y una red de inversores de capital de riesgo para financiar emprendimientos y generar empleos de calidad.

En todos los encuentros que mantuvo Lacalle Pou, sus contrapartes valoraron que el país “cumple con los más altos estándares democráticos y de buen gobierno, y que APEP se posiciona como un nuevo instrumento de agenda positiva para Uruguay, en el diálogo con los Estados Unidos y los países de la región”.

“El tratamiento especial que se le ha brindado al Uruguay y al presidente Lacalle Pou en Washington DC durante estos días, tanto en la Casa Blanca como en el Congreso, el Departamento del Tesoro, y en organismos internacionales, posicionan a nuestro país de excelente manera para seguir avanzando en la relación con la principal economía del mundo”, se consideró a nivel diplomático, dijeron fuentes a El País.

Estos pasos según transmitieron desde el gobierno, que apuntan en la dirección de aumentar la cooperación a la espera de que tanto Estados Unidos como China decidan avanzar en acuerdos concretos.

Lacalle Pou se encontrará esta semana con el líder chino Xi Jinping. La importancia de esta misión se ve en su agenda oficial -especialmente por la visita al Consejo Chino para la Promoción del Comercio Internacional y almuerzo en la sede de la tecnológica Huawei- y por la cantidad de empresarios que lo acompañan -45, de distintas cámaras y asociaciones.

El objetivo allí también es dar nuevos pasos en pos de abrir mercados, promover la inversión, la economía verde y el desarrollo digital con el país asiático. Mientras se espera por los tiempos del Mercosur para la negociación de un TLC con China, que se iniciaría luego de concretar el tan postergado acuerdo con la Unión Europea.

El doctor en Relaciones Exteriores y docente de la Universidad Católica, Ignacio Bartezaghi, entiende que la estrategia que lleva Uruguay es acertada, a la espera de que los contextos geopolíticos coincidan con sus intereses.

“Todo es muy cambiante, muy dinámico. El TLC con China no hay que descartarlo. Si Uruguay no decide discutir su pertenencia al Mercosur, lo que le queda es hacer todo lo posible para mantener las posibilidades abiertas hasta que el contexto lo permita. Y lo mismo Estados Unidos. ¿Qué está haciendo Uruguay con Estados Unidos? Está trabajando con Biden diplomáticamente. ¿Para qué? Para que si Estados Unidos decide cómo hacer para que esas preferencias las puedan marcar en un programa que no les generen inconvenientes en la OMC -porque no podés dar preferencias si no es en el marco de determinadas condiciones- Uruguay está ahí esperando”, aseguró. Y aclaró: “Pero vos tenés que hacer tu trabajo y eso hace este gobierno”.

A nivel de Cancillería se ven las mayores posibilidades de concreción en el ingreso al Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico.

Aunque el camino aquí tampoco es fácil -si bien es menos difícil que el TLC con China, pues al venir “cerrado” no tiene más negociación que ser aceptado o no-, pues hay una lista de espera para este ingreso. Luego de la inclusión de Reino Unido en julio de este año, en la cola están China, Taiwán, Ecuador y Costa Rica.

Pero se apuesta a que, de tanto insistir, los uruguayos puedan saltearse algunas posiciones. Hay algunos argumentos que se manejan a nivel diplomático. Por citar dos: que es una economía de baja incidencia, y que al tener su costa sobre el Atlántico puede ofrecer a este grupo un valor “geopolítico” ya que la alianza se extendería a un nuevo océano. Durante su visita a Estados Unidos, Lacalle Pou se reunió de forma bilateral con la presidenta de Perú, Dina Boluarte, quien le transmitió su respaldo a la adhesión de Uruguay.

Las posibilidades de un TLC “cuando se abra la puerta”

A nivel legislativo, en Estados Unidos hay una referencia clara de Uruguay como un país que por sus ideales democráticos debe ser considerado con especial atención a la hora de concretar acuerdos comerciales. En abril de este año el senador norteamericano Robert “Bob” Menéndez (demócrata) visitó Uruguay junto a una delegación multipartidaria que también incluyó al excandidato a vicepresidente de Hillary Clinton, Tim Kaine.

En el marco de este viaje, Menéndez advirtió en entrevista con El País que existen posibilidades reales de firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con su país, pero al mismo tiempo sostuvo que esto no sucederá al menos hasta las próximas elecciones que se celebrarán en 2024. También expresó sus expectativas en que, más allá de este tipo de pacto, se puedan aumentar los intercambios comerciales en servicios y tecnología de forma más inmediata.

“Tratados de libre comercio (TLC) en este momento, en vísperas de elecciones nacionales el año que viene, no creo que vayamos a hacer. No es un tema de Uruguay, universalmente no creo que se vayan a hacer ahora, inmediatamente. Pero sí estamos en negociaciones con Uruguay. En un proceso que es clave para estar listos para un TLC, y si podemos concluir eso vamos a enviar un mensaje bien fuerte señalando que Uruguay está preparado para un TLC con los Estados Unidos”, dijo el legislador norteamericano. Y agregó: “Cuando se abra esa puerta, que será dentro de un poco más de un año, hay posibilidades. Mientras tanto, hay muchas cosas que se pueden hacer que no dependen de un TLC. Por ejemplo, en lo que respecta a los servicios”.

Ya en diciembre de 2022 Menéndez junto al senador republicano Rob Portman instaron mediante una carta al presidente Joe Biden a entablar relaciones comerciales con Ecuador y Uruguay como forma de consolidar su vínculo con América Latina a través de dos países que son, según los legisladores norteamericanos, “aliados democráticos”.

Lacalle y Biden

Señales de cercanía fueron destacadas

Al salir de la Casa Blanca para tomarse la foto protocolar entre los presidentes, se vio a Biden y Lacalle Pou dialogando por delante del resto de los mandatarios. Esa imagen ejemplifica a nivel diplomático lo que se entiende como una muestra de cercanía e importancia que Estados Unidos le dio a Uruguay en la primera cumbre de APEP. “El tratamiento especial” que se dio a Lacalle Pou “posiciona de excelente manera” al país para profundizar en la relación bilateral, se interpretó desde la Cancillería.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad