ELECCIONES 2019

El día de Guido Manini Ríos: corrió, votó y salió a recorrer “cabildos”

Cuando llegó a la mesa de votación saludó a cada uno de los integrantes antes de ingresar al cuarto secreto. No demoró mucho.

El día de votación para el candidato Guido Manini Ríos. Foto: Darwin Borrelli
VEA EL VIDEO

"Te queremos presidente, Manini”, le gritó una señora de unos 70 años cuando Guido Manini Ríos cruzó el patio de la Escuela N° 2 República Argentina y N° 269 Maestro Julio Castro ubicada en el Centro de Montevideo. “Vamos arriba”, respondió sonriente el candidato a la presidencia por Cabildo Abierto.

En el camino hacia el circuito N°60, donde sufragó, Manini Ríos dijo: “espero que el pueblo uruguayo elija con madurez, consciente de todo lo que se está jugando”. Además, agregó, el partido “está haciendo historia” y que cree que Cabildo Abierto tendrá un rol “importante” en los próximos años.

El excomandante en jefe del Ejército se refirió al fiscal Rodrigo Morosoli, quien busca imputarlo por un delito de omisión de un funcionario público de denunciar hechos de apariencia delictiva. Esto es en referencia a la confesión de José Nino Gavazzo ante un Tribunal de Honor Militar de que en 1973 tiró el cuerpo del tupamaro Roberto Gomensoro en el Río de la Plata. Según los elementos que reunió el fiscal, como comandante del Ejército, Manini esperó 10 meses para informar a las autoridades civiles. El candidato señaló que si sale electo senador no se amparará en los fueros parlamentarios.

Manini Ríos dijo que va a “desenmascarar la farsa” de Morosoli. El candidato fue consultado sobre los dichos de su esposa Irene Moreira, quien dijo en el cierre de campaña de Cabildo Abierto que “dentro de cinco años no tengo la certeza de que podamos votar nuevamente” y que no quiere “una Venezuela ni una Cuba en el Uruguay”. Manini Ríos afirmó que “nunca hubo un dicho antidemocrático”.

Luego de esas declaraciones y diciendo “permiso, permiso”, el candidato esquivó todas las cámaras que lo rodeaban y se dirigió al salón para sufragar.

Ahí, erguido de brazos cruzados y con la mirada hacia el frente, esperó su turno en la fila detrás de una señora.

Cuando llegó a la mesa de votación saludó a cada uno de los integrantes antes de ingresar al cuarto secreto. No demoró mucho.

El excomandante en jefe del Ejército volvió a la mesa de votación, giró hacia las cámaras, posó con el sobre de votación casi cayendo sobre la urna y finalmente lo soltó.

Después salió del salón, siempre con el coronel retirado Rivera Elgue a su espalda. Paró unas cinco veces, se sacó selfies con la gente, recibió los elogios con sonrisas y se subió al auto gris que lo esperaba en la puerta de la calle Colonia.

Satisfecho con la campaña de su partido

Durante toda la campaña el excomandante en jefe del Ejército hizo hincapié en el crecimiento que tuvo Cabildo Abierto desde que nació. Ayer Manini se volvió a referir a esto. “Estoy conforme en cómo desarrollamos nuestra campaña y la receptividad que tuvimos en el pueblo uruguayo, fue muy buena en todo momento”, dijo y agregó: “nuestro partido está haciendo historia en la política nacional”.

Si bien la campaña a su juicio fue “tranquila”, Manini destacó hubo momentos de “distorsión” en los que se quiso sacar el foco sobre los programas de gobierno.

Llamada: un deseo de suerte a la distancia con su esposa
Manini y su esposa, Irene Moreira, se dan un beso en el cierre del acto en Montevideo. Foto: Darwin Borrelli

Mientras que Montevideo amanecía con el cielo despejado, Artigas, donde estaba Irene Moreira, lo hacía con lluvia. Manini Ríos despertó a 600 kilómetros de distancia de Moreira, su esposa. Por eso, bien temprano se comunicaron por teléfono. Durante ese contacto los dos se intercambiaron saludos y deseos de éxito de cara a la jornada electoral. El excomandante en jefe del Ejército estuvo lejos de sus hijos y esposa. Todos estaban en Artigas.

Como la mañana en Montevideo estaba totalmente despejada y hacía calor, el candidato de Cabildo Abierto quiso aprovechar el día para hacer ejercicio. Por eso luego de despertarse aprovechó la rambla costera de la capital y salió a correr por la zona de Punta Carretas; después se preparó un mate.

Militantes: varias personas esperaron la llegada de Manini
El día de votación para el candidato Guido Manini Ríos. Foto: Darwin Borrelli

Manini se bajó del lado del acompañante de la camioneta gris que paró en doble fila en la calle Colonia. Enseguida, varias personas se arrimaron a saludarlo. Apoyando su brazo sobre la espalda de un militante que lo elogiaba, Manini entró a la escuela donde le tocaba votar. Los aplausos comenzaron a tomar fuerza cuando el candidato cruzó por el patio interno del lugar. Frenó se sacó fotos con la gente y luego entró al circuito N° 60 para votar.

Por primera vez se paró frente a una urna y tuvo que votar siendo candidato a la Presidencia de la República. “Se siente, se siente, Manini presidente”, cantaban las personas dentro del salón donde el candidato de Cabildo Abierto sufragó. Con una sonrisa y mirando a todas las cámaras, Manini dejó caer el sobre en la urna.

Una comida liviana junto a sus sobrinos

Decidió comprar pescado en un local muy cerca de su casa de Punta Carretas. Como sus hijos y su esposa estaban en Artigas, a Manini lo fueron a visitar sus sobrinos. Luego de correr por la rambla y tomar algunos mates, el excomandante en jefe del Ejército decidió elegir almorzar corvina. Entre visitas y un almuerzo liviano, Manini no dejó de atender a cada persona que lo llamó para informarle cómo iba todo en cada circuito del país.

Luego de votar, Manini Ríos se dirigió a la sede central de Cabildo Abierto, en la calle Canelones y Jackson. “Fue una visita sorpresa”, dijeron a El País los militantes que estaban en la sede. En ese lugar subió los tres escalones de la entrada y saludó a cada uno de los que estaban dentro de la sede. La visita fue de apenas unos minutos.

Recorrida: visitas por los “cabildos” de Montevideo
El día de votación para el candidato Guido Manini Ríos. Foto: Darwin Borrelli

Luego de pasar una jornada que la dividió entre ejercicio, mate, comida liviana y familia, Manini Ríos decidió salir a recorrer los “cabildos”. Así es como llaman los militantes del partido que él lidera a los locales que están distribuidos por todo el país. Después de tomarse un tiempo de descanso, Manini abandonó nuevamente el piso de su edificio, que tiene en su balcón banderas de Cabildo Abierto y afiches, y salió a recorrer algunos locales.

Aproximadamente a las 19: 15 el excomandante en jefe del Ejército llegó al Holiday Inn donde, junto con varios integrantes de Cabildo Abierto, se instaló su búnker. Ese lugar fue el elegido por los integrantes del partido y militantes para ir conociendo la actualización de los resultados luego de la jornada electoral.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)