ELECCIONES 2019

Manini Ríos promete que va a ser “la voz de los postergados”

Con tres senadores y 10 diputados, Cabildo Abierto se convertiría en socio clave en la coalición con Lacalle Pou.

Manini Ríos y Domenech celebran el resultado de las elecciones. Foto: Gerardo Pérez
Manini Ríos y Domenech celebran el resultado de las elecciones. Foto: Gerardo Pérez

Cuando Guido Manini Ríos anunció lo que ya todos sabían -esto es, que Cabildo Abierto apoyará al candidato blanco Luis Lacalle Pou de cara al balotaje del 24 de noviembre y que “está por el cambio”- quienes lo escuchaban en la calle Florida, ahí en el límite entre la Ciudad Vieja y el Centro, lanzaron verdaderos gritos de euforia. “¡Uruguay, Uruguay, Uruguay!”, gritaban fuerte unas pocas decenas de personas que habían ido a alentar al general retirado. La mayoría eran asesores y dirigentes partidarios, aunque también había unos pocos militantes y un grupo de asiáticos que pasó por el lugar y se quedó a escuchar con aparente curiosidad.

“¡Arriba la patria!”, gritó Héctor Baratta, un exmilitante wilsonista que ahora es fanático de Manini Ríos y llegó temprano al lugar junto a su esposa, Miriam. Ambos lucían camisetas de Cabildo Abierto. “Valiente, mi comandante”, siguió Baratta, eufórico. “Dios te bendiga”, exclamó después. Su grito de aliento iba dirigido a ese hombre que protagonizó el fenómeno más sorprendente de esta campaña electoral y que -tras poco más de seis meses de campaña- confirmó que puede ser una pieza clave en el próximo gobierno si triunfa el candidato blanco en el balotaje.

Con tres senadores (el propio presidenciable, el candidato a vice Guillermo Domenech y la esposa de Manini, Irene Moreira, quien esperó los resultados en Artigas, donde presentó lista propia) y 10 diputados, Cabildo Abierto alcanzó entre 10,5 y 10,7% según las proyecciones de las diversas encuestadoras y tenía 10,7% según la Corte Electoral. Manini parece tener la llave del próximo Parlamento y será uno de los principales socios de Lacalle Pou.

Un rato antes de las 21 horas llegó Domenech desde San José al hotel Holiday Inn, el búnker que eligió Manini. A esa hora las encuestadoras le daban más de 11% a Cabildo Abierto. El general aún no había hablado pero, cuando llegó, Domenech adelantó la postura a El País: “La gente votó por el cambio y los que votamos por el cambio tenemos la responsabilidad de hacerlo efectivo”. Se trataba de una votación histórica para un partido nuevo, aunque en las conversaciones informales algunos dirigentes admitían que en un momento se habían ilusionado incluso con una votación aún mayor. “Nosotros vamos a apoyar cualquier posición de cambio y tendríamos que apoyar al Partido Nacional”, siguió Domenech. Pero aclaró enseguida que Manini Ríos “va a dirigir” las conversaciones.

El candidato habló anoche con Lacalle Pou y se reunirá con él a comienzos de esta semana para acordar el plan a seguir, aunque anoche no tenía confirmado cuándo sería ese encuentro. También está dispuesto a sentarse en una mesa de negociación con el colorado Ernesto Talvi, el otro pilar de la coalición que pretende formar Lacalle Pou.

El día de votación para el candidato Guido Manini Ríos. Foto: Darwin Borrelli
Guido Manini Ríos. Foto: Darwin Borrelli

Ya se sabe que Manini hará una gira por todo el país para pedir a sus seguidores el voto por el candidato blanco e intentará convencer que “la alternancia en el poder es fundamental”.

¿En qué se basará el acuerdo con Lacalle Pou? Hay tres condiciones que Manini adelantó: la investigación de casos de eventual corrupción “que puede haber habido” y medidas para evitar la corrupción en el futuro, medidas para el país productivo (“oxígeno para los sectores que generan empleo genuino en Uruguay”) y medidas para enfrentar “la ola de inseguridad”.

La reforma de la fiscalía y un nuevo Código del Proceso Penal es algo en lo que Manini ha insistido, más después del proceso en su contra en el caso Gavazzo. Sobre eso ya habló con Lacalle Pou, aunque el candidato no lo puso como parte de las condiciones innegociables.

El cambio.

Manini y Domenech subieron al escenario en la calle Florida, a la vuelta del hotel, con una bandera de Uruguay. Con ese estilo seco y directo que lo caracteriza, el candidato dijo a sus seguidores que es “un excelente resultado electoral” para Cabildo Abierto y que hoy, con el nuevo escenario, “comienza el verdadero partido”.

Manini insistió en que Cabildo “es el partido de la responsabilidad” e “intérprete del sentir de la gente” y que el pueblo “quiere el cambio”. Dijo que se ve con un rol de “articulador” en el próximo Senado. Y entonces prometió: "Cabildo será la voz de los postergados, de la gente a quien muchos no escuchan, la voz de los más frágiles”. También será la voz de los que “son ignorados, tenemos nuestra agenda de derechos porque los más frágiles serán el objeto de nuestro trabajo". ¿Y quiénes son los postergados e ignorados? “Los que sufren la inseguridad, los que se funden trabajando”.

"Me reservo los nombres" para el gabinete

¿Ya tienen nombres para un posible gabinete? “Cabildo Abierto tiene mucha gente muy capacitada y asesores que han trabajado en el programa. Tenemos nombres sí, pero ahora no estamos hablando de cargos”, respondió ayer en conferencia de prensa el excomandante en jefe del Ejército Guido Manini Ríos. Y después insistió: “No estamos hablando de cargos, los nombres me los reservo, no los quiero manosear”.

Está claro que Manini Ríos ya tiene nombres para ofrecerle al Partido Nacional de cara a una eventual coalición liderada por Luis Lacalle Pou, aunque no los quiere decir. Entre los asesores presentes ayer en el hotel Holiday Inn estaba el asesor en seguridad Antonio Romanelli y el referente de economía Enrique Pees Boz. Son dos de los principales técnicos de Manini Ríos.

El nombre del propio candidato fue manejado en algún momento para un cargo, aunque Lacalle Pou no lo confirmó.

Entre los dirigentes que llegaron al búnker de Cabildo Abierto también estaban los exdirigentes colorados Yamandú Flangini y Daniel García Pintos.

En ronda de prensa, Manini insistió en que no se va a amparar en los fueros parlamentarios. El excomandante en jefe deberá comparecer ante la jueza penal Marcela Vargas.

“Yo quiero de una vez por todas comparecer en la Justicia y desenmascarar a la farsa que se montó desde el mes de abril pasado”, indicó el general retirado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)