OBRA CUESTIONADA

Cosse insiste: gasificadora no murió

En Gas Sayago, dueña del emprendimiento, las pérdidas alcanzan los US$ 177 millones.

Según la oposición, Cosse no dio precisiones sobre futuro del proyecto de la regasificadora. Foto: F. Flores
Según la oposición, Cosse no dio precisiones sobre futuro del proyecto de la regasificadora. Foto: F. Flores

La ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, dijo ayer en el Parlamento que el gobierno ha detectado interés privado en retomar el proyecto de la regasificadora, pero no dijo de quién proviene pese a que los diputados Walter Verri (colorado) y Pablo Abdala (blanco) se lo preguntaron, ni especificó hasta cuándo el gobierno esperará una definición.

Para Abdala la ministra dijo "falsedades" y dio una versión "edulcorada" para ocultar el fracaso del proyecto. "No le cree-mos. Vino a cumplir las formas", resumió.

Verri dijo a El País que "no hay un rumbo en esto" y que no habrá interesados porque si bien cayó el acuerdo para negociar con Shell, una cláusula establece que al menos hasta octubre cualquier otro eventual inversor debería consultar a la petrolera. Tanto Abdala como Verri reclamaron que se liquide Gas Sayago (la sociedad de UTE y Ancap que iba a impulsar el proyecto) y se cesen los pagos por indemnización a la veintena de pescadores que iban a ser afectados por las obras que se detuvieron. Estos pescadores han recibido alrededor de US$ 2 millones desde 2014. Verri dijo además que Gas Sayago se sigue encargando del dragado del canal de acceso al lugar en el que iba a estar la regasificadora. "Fue un error encarar el proyecto sin garantías sobre la demanda argentina", sostuvo.

Cosse dijo sí está asegurado que Argentina seguirá entregando gas natural para consumo domiciliario en Uruguay.

Abdala dijo a El País que hay US$ 177 millones comprometidos en la regasificadora (cuyas obras están detenidas desde comienzos de 2015) y pasivos contingentes por US$ 16,9 millones y $ 14,4 millones.

Estos pasivos provienen de que varias empresas reclaman a, entre otros, Gas Sayago por acciones y omisiones que indujeron a error en relación al estado real del proyecto. Otra empresa reclama US$ 1,3 millones a Gas Sayago, el Ministerio de Industria, UTE y Ancap por falta de pago de servicios, porque asume que son garantes solidarios tras el cese de actividad de la constructora brasileña OAS vinculada con el proyecto. A su vez, OAS reclama US$ 30 millones a Gas Sayago por daños y perjuicios y le trabó un embargo por casi US$ 14 millones porque entiende que no le pagó parte del tramo terrestre del gasoducto que iba a ir del gasoducto "Cruz del Sur" a la regasificadora que sí llegó a construir.

Abdala recordó que los auditores del balance de Gas Sayago S.A. (que pertenece en un 80% a UTE y en un 20% a Ancap) no lo aprobaron. Gas Sayago afronta costos por salarios de entre US$ 2 millones y US$ 3 millones anuales. Trabajan allí unas veinte personas pero también tiene un contrato permanen- te con un estudio jurídico y paga por consultorías. Gas Sayago contrajo un préstamo por US$ 80 millones con la Corporación Andina de Fomento y ahora debe afrontar para repagarlo cuotas anuales por US$ 8 millones. Tiene alrededor de US$ 54 millones en caja que Abdala supone que son lo que quedaron de los US$ 100 millones que recibió en resarcimiento de GNLS, el consorcio que iba a construir la obra. En 2016 Gas Sayago perdió de US$ 17 millones y en 2017 US$ 10 millones.

El gremio de MontevideoGas pide que se construya la regasificadora porque entiende que sin ella corre riesgo tanto su actividad como la de Conecta, que distribuye gas natural en el interior. Ambas tienen unos 45.000 usuarios. En el caso de MontevideoGas la cantidad de usuarios viene en caída.

En mayo tratan conclusiones

El Partido Nacional cree que hubo favoritismo hacia OAS en 2013 para adjudicarle la construcción de un ducto y para otorgar al consorcio GNLS la obra de la regasificadora. Las conclusiones de la comisión investigadora sobre las obras se abordarán a fines de mayo en el plenario de la Cámara de Representantes. Abdala cree que la Justicia debe analizar las conclusiones.

Reunión tensa; Cosse se fue antes

La ministra de Industria, Carolina Cosse, dijo que una posibilidad que se analiza es construir varias regasificadoras más pequeñas en el río Uruguay. Pero no dio más detalles.

La reunión de la Comisión de Industria de la Cámara de Representantes de ayer en la que estuvo Cosse fue muy dura. La ministra dejó que la mayor parte de las respuestas las diera el subsecretario de Industria, Guillermo Moncecchi y la directora de Energía, Olga Otegui. De hecho, Cosse se retiró antes de que terminara la reunión y no quiso hacer declaraciones a la prensa. El diputado nacionalista Pablo Abdala se molestó porque la ministra se hubiese ausentado y consideró que su comparecencia fue "decepcionante" y que la actitud de Cosse fue "displicente".

Los intercambios fueron duros y el diputado oficialista Carlos Varela defendió la posición del Ministerio de Industria. El diputado del Partido Independiente, Daniel Radío, preguntó qué tenía que pasar para que el gobierno reconociera que el proyecto de la regasificadora fracasó. También hizo críticas el diputado de Unidad Popular, Eduardo Rubio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)