POLÉMICA SOBRE BAJA DE INSEGURIDAD

Cifras de delitos, el debate que siempre vuelve; ahora es el FA el que cuestiona el registro

La oposición plantea que llevan contabilizados 152 asesinatos durante los primeros seis meses de 2021, mientras que los datos de la cartera indican que se cometieron 121.

Efectivos policiales detienen a dos personas durante un operativo en Montevideo. Foto: Fernando Ponzetto
Efectivos policiales detienen a dos personas durante un operativo en Montevideo. Foto: Fernando Ponzetto

Cifras oficiales de delitos que dicen una cosa, y números recogidos por la oposición que dicen otra, usando como insumo lo que producen los medios de comunicación. Durante ocho años, entre 2012 y comienzos de 2020, esa discusión fue habitual en el sistema político. La entonces administración del Frente Amplio, con Eduardo Bonomi al frente del Ministerio del Interior, cuestionaba la rigurosidad de una organización civil que publicaba con periodicidad cifras paralelas a las de la secretaría de Estado. Se llamaba Fundapro, fue creada en el seno del Partido Colorado con Guillermo Maciel como uno de sus referentes -hoy subsecretario de Interior- y dejó de funcionar con el cambio de gobierno en marzo de 2020.

Ahora, con el Frente Amplio en la oposición, la discusión vuelve a reeditarse, aunque con los roles cambiados. Ayer al mediodía, cuando los senadores de la coalición de izquierda de la Comisión Especial de Seguridad Pública y Convivencia de la cámara alta recibieron al actual titular de la cartera de seguridad, Luis Alberto Heber, señalaron que su registro de homicidios contenía un resultado distinto a lo informado este miércoles por Interior. En concreto, los frenteamplistas plantearon que llevaban contabilizados 152 asesinatos durante los primeros seis meses de 2021, mientras que los datos de la cartera indicaron que se cometieron 121 homicidios.

De todas formas, las dos versiones dan cuenta de un descenso de estos delitos durante el primer semestre de este año comparado con igual período de 2020, aunque de acuerdo a la coalición de izquierda la baja sería de 14,6% y no de 26,4%, como indicó la cartera.

Fuentes políticas informaron a El País que ante esa situación el ministro Heber les pidió a los senadores de la oposición que le enviaran los datos con los detalles para ver en dónde residía la diferencia. Y el director general de Secretaría, Luis Calabria, en tanto, intervino para recordar que el año pasado la versión del Frente Amplio había recogido tres casos de asesinatos que a la postre se determinó que no fueron tales. Según dijo, uno de ellos había sido un suicidio, el otro fue el caso de un hombre herido gravemente que se recuperó, y el tercero un hecho que la Justicia aún no había definido que se tratara de un asesinato.

El archivo.

Los datos de la oposición son recogidos en base a un reporte de prensa que elabora la empresa Global News. Cuando funcionaba Fundapro, contaron fuentes de la extinta organización, ese trabajo lo hacía un grupo de personas en forma manual: se googleaba y se almacenaban todas las notas que dieran cuenta de los asesinatos -y también las rapiñas-, y otros se encargaban luego de hacer la “depuración” correspondiente. Tampoco entonces coincidían las cifras. Normalmente, las de Fundapro eran más altas, algo que molestaba al exministro Eduardo Bonomi.

“Se informa que los criterios son los mismos cuando en realidad se manejan criterios distintos. Si decimos que son los mismos y aparecen distintos números es complicado”, decía el hoy senador del MPP a fines de noviembre de 2012, en diálogo con el programa radial En Perspectiva. Por entonces, Fundapro había reportado 259 asesinatos, contra los 227 que había informado la cartera.

Eduardo Bonomi en el Parlamento. Foto: Fernando Ponzetto
Eduardo Bonomi en el Parlamento. Foto: Fernando Ponzetto

“Entre esos registros, 19 son policías muertos en cumplimiento del deber y también civiles abatidos por policías”, decía por esos días el exsecretario de Estado.

Consultado ahora por estos debates, Bonomi dijo a El País que “las cifras del ministerio pueden ser ciertas” pero que su opinión hoy es que hay un subregistro de las denuncias, y que la diferencia con Fundapro es que desde la organización se decía que su gestión “toqueteaba las cifras” cuando el FA no recurre a ese argumento. “El problema es qué facilidad existe para recoger las denuncias porque antes teníamos las tablets y las recibíamos en línea, y ahora sacaron eso y solo pueden presentarse en la comisaría”, sostuvo.

El presidente ironizó ayer sobre los dichos del exministro: “¿Bonomi habló de eso, Bonomi? Ta”, expresó Lacalle Pou en rueda de prensa en Cerro Largo.

Más canales de denuncias

Luis Calabria dijo en comisión que la acusación del FA sobre el descenso de delitos por la anulación de las tablets era falsa. El jerarca aseguró que estas se siguen empleando, que incluso se asignaron más dispositivos a patrulleros y que además se creó la línea telefónica 0800 44 44 para denuncias de abigeato, con lo cual hay más canales de denuncias.

El ministro Heber defendió resultados
El ministro Luis Alberto Heber presenta los últimos datos sobre delitos en Uruguay. Foto: Francisco Flores

El ministro del Interior, Luis Alberto Heber, dijo ayer en conferencia de prensa que entendía que había “dos políticas de seguridad diferentes muy notorias” con el Frente Amplio, algo en lo que la oposición coincide. “Lo que me parece importante señalar es que nosotros venimos con resultados. Son políticas diferentes con resultados”, dijo el secretario de Estado, en alusión al descenso de los delitos anunciados por la cartera este miércoles, durante los primeros seis meses del año, en comparación a igual período del año pasado. “Estamos conformes con los resultados producto de que la política de seguridad que implementa este gobierno es la correcta”, agregó.

El senador frenteamplista Enrique Rubio, por su parte, señaló a El País que las diferencias de la oposición con la gestión actual son varias. Dijo que aparte de la discusión sobre la cifra de los delitos no están conformes con la estrategia que se sigue para combatir el narcotráfico ni con la actitud de la Policía en operativos, donde los efectivos prohíben a los ciudadanos a que filmen los procedimientos. Tampoco aceptan que la pandemia no haya influido en la caída de los crímenes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados