ESTRATEGIAS Y ROLES EN LA OPOSICIÓN

Carolina Cosse y Yamandú Orsi, un juego de contrastes en el Frente Amplio

El intendente de Canelones se mueve más suelto de la estructura, mientras que la intendenta de Montevideo evita polémicas internas.

Yamandú Orsi y Carolina Cosse. Foto: Estefanía Leal.
Los dos principales intendentes del Frente Amplio son también las principales figuras de renovación de cara a 2024. Foto: Estefanía Leal.

Los dos son las caras más visibles del Frente Amplio y los dos representan la renovación, pero sus estilos son muy diferentes. Yamandú Orsi se despega de la estructura partidaria para seducir al votante de centro y Carolina Cosse se muestra pragmática, pero sin generar polémicas a la interna de la izquierda.

Los dos intendentes ya mueven sus fichas pensando en el tablero electoral del 2024. La carrera empezó desde el día uno, con la asunción de cada uno en los departamentos de Montevideo y Canelones.

El 26 de noviembre de 2020, Orsi apeló a un discurso de consenso nacional. Con la bandera uruguaya de fondo, y el escritorio del expresidente Tomás Berreta, su asunción fue parte de un “juego recíproco de simpatías” con el presidente Luis Lacalle Pou, señaló a El País el director de Factum, Óscar Bottinelli, quien destacó la presencia del mandatario en esa ocasión.

El mismo día, Cosse se estrenó como intendenta sin figuras políticas de peso del actual gobierno en la plaza Las Pioneras y con toda una escenografía “de muy fuerte contenido conceptual”, comentó Bottinelli. La presencia de artistas reivindicando el feminismo, como la rapera Eli Almic, se mezcló con aspectos de la llamada “vieja izquierda” a través de un discurso de contenido ideológico, en el que marcó distancia del actual gobierno por el manejo de las “perillas” en la pandemia.

Las ceremonias paran a Orsi del lado del consenso y a Cosse con una impronta más frenteamplista y de cierta distancia con el gobierno. El primero ya está instalado como candidato y la segunda empezó a ser nombrada espontáneamente por la ciudadanía en los sondeos de opinión, a pesar de que había dicho que cumpliría sus cinco años como intendenta para no usar el cargo como “trampolín electoral”.

Pero no solo fueron dispares las señales al asumir. Desde entonces han manejado perfiles también diferentes. En los últimos días Orsi fue protagonista al afirmar, al programa Doble Click en FM Del Sol, que no haría campaña contra la ley de urgente consideración (LUC) por “falta de tiempo”.

Fue una declaración -entre varias que ha realizado- con la que marcó distancia de la orgánica del Frente Amplio. Cada tanto ese juego se repite, saliéndose así de las estructuras y hablándole directamente a un electorado de centro, que posiblemente no haya votado a la coalición de izquierda en la última elección.

Yamandú Orsi y Carolina Cosse. Foto: Estefanía Leal.
Yamandú Orsi y Carolina Cosse. Foto: Estefanía Leal.

Rafael Porzecanski, director de opinión pública de Opción Consultores, dijo a El País que a nivel del Frente Amplio se juega un difícil equilibrio de “entusiasmar a los propios y de convocar a los ajenos”.

El primer objetivo para cualquier político que dispute una interna es siempre “entusiasmar” y luego buscar un voto más general afuera. “Lo que uno ve es que tanto Cosse como Orsi hacen hincapié en la gestión y han enviado una señal para un público no frentista”, opinó. La diferencia radica en que el intendente de Canelones tiene un estilo de “tomar más riesgos” frente al electorado frenteamplista, por ejemplo, cuando se desmarca de la campaña que está haciendo el FA para derogar 135 artículos de la LUC, explicó Porzecanski.

Como toda acción arriesgada puede no gustar al sector más ideologizado y eso fue básicamente lo que sucedió a nivel de militantes, que en redes sociales manifestaron en las últimas horas su malestar al intendente. Pero esta misma actitud de Orsi puede ser atractiva para un segmento de centro, al que la izquierda debe apuntar si quiere recuperar los votos perdidos en la última elección nacional.

Sobre cómo maneja esos equilibrios internos también Cosse se diferencia de Orsi. Por lo general no ha tomado este tipo de riesgos aunque sí se ha mostrado muy pragmática en su rol como intendenta, sin protagonizar polémicas a la interna del FA.

Cosse también ha tenido un cambio respecto a sí misma: es mucho más conciliadora como intendenta que como senadora, cuando se le escuchaba un discurso mucho más duro contra el gobierno. De todos modos, marca sus “matices” al enfocar su gestión más hacia la atención del costado social de la pandemia. En el caso de Orsi, si bien es de “tender puentes”, en las últimas semanas marcó distancia del gobierno en cómo se manejó la adquisición de vacunas contra el coronavirus y en la política económica.

El analista y profesor del Instituto de Ciencia Política de la Udelar Jorge Lanzaro señaló a El País que lo primero que tienen en común Orsi y Cosse es que se han convertido en “los dos punteros” del FA, representado candidaturas “bastante potentes”.

La diferencia son los tiempos que manejan entre sí, ya que Cosse puede llegar a repetir la intendencia, pero Orsi no. La intendenta de Montevideo, dijo, se centra más en sus competencias específicas de gestión. Tiene un estilo “recatado” y más “acartonado” que Orsi y, a su vez, más conciliador que cuando era legisladora.

Por su parte, Orsi “ya se despegó” de su condición de intendente de Canelones y también de la estructura partidaria, opinó Lanzaro. Esto mismo fue lo que quedó de manifiesto esta semana, cuando dejó en claro que no haría campaña para derogar la LUC. “Hay toda una estrategia política del Frente que evidentemente no comparte Orsi”, afirmó sobre el objetivo de llegar a las 700.000 firmas en julio para derogar la ley.

Lanzaro agregó que este posicionamiento de Orsi apunta claramente a los “sectores medios” de la sociedad, donde el FA ha perdido votos. Su perfil es más “centrista y moderado”, en un segmento donde levanta “pocas resistencias”. Según el analista, Cosse “se está manejando en un horizonte de moderación y no agresividad”, cuando anteriormente se caracterizaba por tener un tono más cuestionador.

En Canelones, la intendencia no repartirá las donaciones del FA

Por la impronta que les dan a sus respectivas gestiones, queda claro que Yamandú Orsi (Canelones) y Carolina Cosse (Montevideo) no van alineados. Un ejemplo claro es lo que pasó esta semana en relación a las donaciones recibidas por el Frente Amplio para las ollas populares.

En Montevideo, Cosse dispuso que sea la comuna la que se encargue de repartir los alimentos. Esto fue criticado por el Partido Colorado, que cuestionó el llamado a “ponerle una pequeña cartita con un mensaje (al alimento donado) para que llegue la carga frenteamplista”. Luego de los cuestionamientos, Cosse desistió y dispuso que se devolvieran tales cartas “con el agradecimiento correspondiente”.

Pero no solo en el Partido Colorado se generó ruido, sino también en el Frente Amplio, ya que la medida fue cuestionada por el ex secretario general de la Intendencia de Montevideo Fernando Nopitsch, quien consideró que es “un gran error que la intendencia reparta”, por lo que pidió “cuidar la institucionalidad”. En los mismos términos se expresó el diputado del Movimiento de Participación Popular (MPP) Sebastián Valdomir, quien opinó que “lo mejor sería que el propio FA lo distribuya y no la IMM”.

Esto mismo es lo que sucederá en Canelones por decisión de Orsi, según indicaron a El País fuentes políticas. “Los comités de base serán los que repartan” los alimentos en las ollas populares y merenderos, “como tiene que ser”, agregaron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados