INTERRUPCIÓN DEL EMBARAZO OTRA VEZ EN LA MIRA

Cabildo Abierto dice que la ley de aborto es un "holocausto silencioso"

“Los homicidios también existen y no por eso se legalizan”, dijo el coordinador de salud del partido que integra la coalición multicolor.

Sesión de la Cámara de Senadores por el desafuero de Manini Ríos. Foto: Leonardo Mainé
Cabildo no solo rechaza la ley que permite el aborto, Manini también se pronunció en contra de la regulación de la marihuana. Foto: Leonardo Mainé

Conocida es la posición de Cabildo Abierto sobre la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Sin embargo, poco se sabe sobre los fundamentos que llevan al partido que lidera el senador Guido Manini Ríos a rechazar la regulación que fue instrumentada por el gobierno del expresidente José Mujica.

La “baja” cifra de muertes maternas por abortos “inseguros”, el “franco aumento” de las interrupciones de embarazos (en 2019 la cifra fue menor a la de 2018, pero el crecimiento es sostenido desde 2013), sumado a las “consecuencias post aborto”, son solo algunas de las razones por las que Cabildo Abierto está en contra de la ley.

Todas estas consideraciones se encuentran comprendidas en un informe que elaboró el coordinador del área de salud de Cabildo Abierto, Fernando Silva, y que hoy tiene en su poder Manini Ríos.

En el documento, al que accedió El País y que lleva por título “Holocausto silencioso”, Silva señala que “los abortos siempre existieron y van a seguir existiendo, así como los homicidios, arrebatos y un sin número de delitos que no se legalizan solo porque existan”.

El médico de profesión, añade que Uruguay no debe “cerrar los ojos”, ni “darle la espalda” a mujeres, padres y niños, y llama a “crear un nuevo orden jurídico” en el que “todos tengamos un lugar y se respete la dignidad humana”.

El coordinador de salud, quien asesora directamente a Manini en este tipo de temas, advierte que durante mucho tiempo “las organizaciones pro aborto hicieron creer, que la necesidad de justificar dicho acto, radicaba en un problema de Salud Pública”.

Sin embargo, de acuerdo a los datos que sostiene le fueron proporcionados por el Ministerio de Salud Pública (MSP) -en manos del también cabildante Daniel Salinas-, de 2004 a 2014 “hubo 10 muertes maternas por abortos clandestinos (10 muertes en 10 años)”, insiste.

Otro dato “alarmante” para Cabildo Abierto es que “las cifras (de abortos) van en un franco aumento”, dado que desde la aprobación de la ley en 2012 “llevamos más de 65.203 orientales en gestación muertos, a quienes no se les reconoció el derecho a la vida, con la anuencia del Estado”.

La cifra de abortos en el país se mantiene estabilizada desde 2018. Ese año se registraron 10.373 interrupciones voluntarias y el año pasado hubo 10.210, es decir, unos 163 casos menos. Pero es cierto que el número viene en aumento desde 2013, cuando se confirmaron 7.171 abortos.

Consecuencias en la salud.

Otro de los aspectos que preocupan en Cabildo Abierto es que “el aborto se haya utilizado para blanquear la conciencia de una sociedad que ha fallado en la aplicación de políticas sociales”.

A su vez, también tienen en cuenta las consecuencias de la práctica del aborto en el cuerpo de una persona. Ya no solo desde un punto de vista físico, sino también desde lo emocional y psicológico. En este aspecto Cabildo entiende que “las secuelas post aborto, pueden aparecer días, meses o años después de practicado un aborto en todas las personas que han participado de una u otra forma en el mismo”.

Aborto legal. Foto: Darwin Borrelli.
Aborto legal. Foto: Darwin Borrelli.

Estas consecuencias, dicen, comprenden desde ansiedad y depresión, a “llantos sin motivo, oscilaciones de ánimo, alteraciones del sueño, acompañado de perturbaciones físicas como migraña, dolor abdominal, aislamiento y dificultad para tomar decisiones”.

Para el coordinador de salud de Cabildo, “el aborto es contrario al orden natural” ya que “la madre va en contra de su propio hijo no nacido, al que la naturaleza se lo dispuso para su cuidado y nutrición, por lo que es lógico que se desprendan estos desórdenes físicos, emocionales y psicológicos”.

En Cabildo Abierto esperaban poder abordar este y otros temas de corte social luego de que pase la pandemia del coronavirus. Su idea es proponer un debate público para que la ciudadanía acceda a información que han elaborado.

Manini también planea reabrir el debate sobre regulación del cannabis
Cannabis, marihuana. Foto: Mateo Vázquez | archivo El País.

El líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, señaló ayer que su partido promoverá en los “próximos tiempos” una “nueva discusión” sobre la ley de interrupción voluntaria del embarazo, la ley de regulación y control de la marihuana y la eutanasia.

El senador dijo en el programa “Buen Día” de Canal 4 que su fuerza política no está pensando ya en una “estrategia” sobre cómo instalar estos temas, aunque destacó que hay “determinación de plantear esos problemas en su momento”.

“Creemos que son problemas muy importantes en un país como Uruguay, pero no quiero adelantar de qué forma lo vamos a hacer”, para “no generar polémica”. E insistió: “No es este el tiempo y no lo queremos hacer ahora”.

Sin embargo, Manini Ríos dijo que no ha cambiado “un ápice” la postura contraria sobre estos asuntos en cuanto a los señalamientos que había hecho durante la campaña. En el programa de gobierno de Cabildo Abierto, se señala en el capítulo dedicado al “combate al narcotráfico” que se buscaría “derogar aquellos aspectos de la Ley Nº 19.172 (regulación y control del cannabis), normas y decretos respectivos, en cuanto a la plantación, cultivo, cosecha, industrialización y distribución de cannabis psicoactivo para su dispensación en farmacias, para uso personal”.

No obstante, el líder de Cabildo dijo a comienzos de noviembre de 2019, pocos días antes del balotaje en el que ganó Luis Lacalle Pou: “Hemos dicho que no se van a ir contra derechos adquiridos, y en este compromiso que hemos firmado hablamos claramente de no cambiar la legislación vigente”. Sus declaraciones fueron tras los dichos del diputado Martín Sodano, quien había dicho que se debía revisar la llamada agenda de derechos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados