Una pesadilla para Uruguay

Almagro sugiere aclarar negocios con Venezuela

“Sería beneficioso para legitimar la posición de Uruguay”.

Sin asegurar que haya habido negocios turbios, Almagro aconsejó que se lo demuestre puntualmente. Foto: EFE
Sin asegurar que haya habido negocios turbios, Almagro aconsejó que se lo demuestre puntualmente. Foto: EFE

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro —excanciller uruguayo devenido durísimo crítico del gobierno de Nicolás Maduro— dijo que "sería muy beneficioso para legitimar la propia posición uruguaya" en torno a la crisis institucional de Venezuela que se aclarasen los negocios realizados entre anteriores administraciones uruguayas y las del país caribeño.

Almagro consideró insuficiente la carta de la Presidencia de la República de la semana pasada en respuesta a los dichos del excanciller mexicano Jorge Castañeda, que había insinuado que Uruguay es neutral con respecto al gobierno de Venezuela porque este maneja información sobre los negocios en el país caribeño de Javier Vázquez, hijo del presidente Tabaré Vázquez.

"Debería ser mucho más detallada la refutación de los hechos denunciados", dijo Almagro en declaraciones a radio Carve.

"Creo que sería muy positivo si esos hechos fueran refutados de una manera muy clara y contundente", agregó el excanciller que, además, opinó que definitivamente esa debería ser la forma de actuar (del gobierno uruguayo) para despejar cualquier duda al respecto", lo cual "sería muy beneficioso para legitimar la posición uruguaya" en torno a la situación en Venezuela.

En su opinión "sería muy importante" que esas aclaraciones "se hicieran puntualmente", diciendo "en esa cuenta no se depositó tal dinero, en esta otra nunca pasó nada".

Cuando fue consultado en torno a si durante su actuación como canciller de Uruguay sospechó de algún manejo poco claro en los negocios entre ambos países, Almagro dijo que durante la última etapa de su mandato se vio marginado de la gestión de la relación entre Uruguay y Venezuela.

Eso pasó "prácticamente desde setiembre de 2012 por una sencilla razón: me opuse al ingreso de Venezuela al Mercosur con Paraguay suspendido y entonces quedó una relación muy tensa", explicó.

No obstante, en la entrevista Almagro no solo cuestionó actitudes del gobierno uruguayo, dado que consideró "positiva" la reunión del grupo de contacto entre la Unión Europea y algunos países latinoamericanos que se celebrará el jueves en Montevideo "en el sentido del respeto pleno de los términos de referencia que es la realización a la brevedad posible de elecciones, libres, justas y transparentes en Venezuela, y de paso, obviamente fortalecer las dinámicas de redemocratización de ese país".

Según Almagro, "de acuerdo a los procedimientos constitucionales vigentes es el presidente encargado (Juan Guaidó) el que debe llevar adelante las elecciones", porque Nicolás Maduro "no da las mínimas garantías para llevar adelante ese proceso".

Almagro sostuvo que en ese acto eleccionario "se debe garantizar participación política a todos los actores. No debe haber proscriptos, sino que se debe dar la más plena y amplia participación".

El secretario general de la OEA reiteró estar en desacuerdo con la propuesta lanzada por Uruguay y México de mediar para entablar un diálogo político para las partes en conflicto. Al momento de ser lanzada ya había opinado que "la mediación es un concepto extraño en este caso, creo que lo más ridículo que podemos hacer es el ofrecimiento de mediación porque esto no es un tema de negociar entre dos partes, sino de redemocratizar el país (...) No estamos a favor de procesos de diálogo como los que acabaron con Maduro en el poder", había dicho el secretario general de la OEA y excanciller frenteamplista.

Expulsión del FA: crónica de divorcio largamente anunciado

En la entrevista que concedió ayer a radio Carve, Luis Almagro definió sus expulsión del Frente Amplio decidida por un plenario nacional en diciembre pasado como la “crónica de un divorcio largamente anunciado”.

El actual secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) -cargo para el que buscará ser reelecto- admitió de esta forma que su no pertenencia al Frente Amplio ya estaba consumada desde antes de la decisión orgánica de esa fuerza política.

“Eran tantas las cuestiones de principios en materia de democracia y de derechos humanos tan grandes que nos separaban y muy difíciles de resolver. Es muy difícil para mí pertenecer a una fuerza política que no puede condenar las violaciones a los derechos humanos de una dictadura, que avala un gobierno ilegítimo, que avala elecciones fraudulentas. Entonces para mí verdaderamente la distancia en esos principios se me hizo demasiado larga que definitivamente no podíamos decir que yo seguía perteneciendo al Frente Amplio”.

El Frente Amplio acusó a Almagro de violar los principios de la coalición al promover una intervención militar en Venezuela. Su expulsión se aprobó por unanimidad y hasta hubo aplausos cuando se decidió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados