CRITICÓ A OPOSITORES Y FUE HOMENAJEADO

Acusan al presidente Vázquez de violar la Constitución al final de la campaña electoral

Con dos apariciones públicas el mismo día, Tabaré Vázquez cerró una semana en la cual, a juicio de la oposición, intentó incidir en la campaña electoral y violó el artículo 77 de la Constitución.

Tabaré Vázquez apareció en público y habló con la prensa este jueves. Foto: Leonardo Mainé
Abrazos, llantos y besos se vieron ayer frente a la residencia del presidente Tabaré Vázquez en la avenida Buschental. Foto: Leonardo Mainé

Hugo, un jardinero de La Teja de 59 años, no podía contener las lágrimas ayer de tarde frente a la casa de Tabaré Vázquez en la avenida Buschental. El hombre, frenteamplista de toda la vida, había logrado abrazar al presidente y lloraba como un niño.

“Estoy emocionado por el momento que pasa él, que ha enfrentado con firmeza la enfermedad”, contó Hugo un rato después de las dos de la tarde, mientras Vázquez entraba a su casa y se tocaba el corazón en señal de agradecimiento a algo menos de 50 militantes frenteamplistas que habían llegado como parte de un frustrado homenaje que, en realidad, iba a ser más temprano frente al club Progreso en La Teja.

Así, Vázquez cerraba una semana en la que, a juicio de la oposición, se metió de lleno en la campaña electoral y violó la Constitución, ya que el artículo 77 numeral 5 dice que el presidente no podrá “intervenir en ninguna forma en la propaganda política de carácter electoral".

Pero los expertos no son tan categóricos. Consultado por El País, el catedrático en derecho constitucional Ruben Correa Freitas prefirió no opinar respecto a si el presidente violó la Constitución, ya que a su juicio no se trata de “blanco o negro” e influyen las opiniones políticas. Pero el grado 5 admitió: “Él está muy en el filo, es muy delicado y no es un tema jurídico”.

Para el abogado constitucionalista Martín Risso, “si Vázquez habló de temas electorales, se acerca a la prohibición”. El lunes, el presidente había recibido en la Torre Ejecutiva a la fórmula presidencial del Frente Amplio, Daniel Martínez y Graciela Villar, y el miércoles se reunió con el presidente Javier Miranda, dos hechos también cuestionados por los dirigentes opositores.

Habló de todo.

Sobre las 11 de la mañana Vázquez llegó al laboratorio de prótesis del Centro Nacional de Ayudas Técnicas y Tecnológicas (Cenatt) para participar de una recorrida por las instalaciones junto a la vicepresidenta Lucía Topolansky. Allí también conocería algunas de las historias de los pacientes, como Washington, un hombre de 45 años que recibió una prótesis de una pierna y le dijo al presidente que está feliz porque podrá ir a la fiesta de 15 de su hija, según un video que difundió Presidencia.

Pero, antes de entrar, lo esperaba un grupo de periodistas y el presidente se detuvo a contestar sin apuro. “Confío en la madurez del pueblo y del sistema político uruguayo", afirmó, sobre las elecciones de este domingo. Le preguntaron por las acusaciones del candidato de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, respecto a que el gobierno mandata al fiscal en el caso Gavazzo. “Con la descentralización apoyada por todos los partidos políticos, no depende del Poder Ejecutivo. Quien diga otra cosa, está equivocando su concepto”, respondió Vázquez. Sobre la afirmación de la esposa de Manini Ríos, Irene Moreira, respecto a que hay riesgo de que no se pueda votar en cinco años, respondió: “La democracia de Uruguay está firme y fuerte”. También dijo que el caso del intendente de Colonia, Carlos Moreira, “es muy triste” pero pidió que actúe de Justicia.

Tabaré Vázquez apareció en público y habló con la prensa este jueves. Foto: Leonardo Mainé
Vázquez habló de temas de actualidad con la prensa. Foto: Leonardo Mainé

Y habló sobre la ley de urgente consideración que plantea Luis Lacalle Pou. “¿Qué tiene adentro?”, preguntó. “No sé lo que plantea la oposición. Tampoco veo que haya temas de extrema urgencia para resolver. Hay temas que son importantes y que hay que echarle mano, como la seguridad. Pero de ahí a que exista una urgencia”.

-¿Debería ser más específico Lacalle, informando qué va a contener?

-Usted lo ha dicho muy bien señor periodista, hay que informar para que la gente tome una posición. No quiero ir más allá en este tema para que no se confunda que quiero intervenir en la campaña.

También hubo tiempo para criticar la reforma de “Vivir sin miedo”, que impulsa el senador Jorge Larrañaga.

-¿Le preocupa que pueda aprobarse la reforma constitucional sin que ningún candidato esté de acuerdo?

-Es curioso ¿no? Pero si sale hay que respetarlo, es la voluntad popular.

-¿Ve útiles las herramientas de esa reforma?

-No -respondió, y dijo que el camino es fortalecer la Policía y que la lucha contra el narcotráfico no la debe hacer el Ejército.

El homenaje.

A la una de la tarde unos 50 militantes con banderas frenteamplistas esperaban ansiosos en la esquina de Carlos María Ramírez y Ascasubí frente al club Progreso.

La Asociación de Jubilados y Pensionistas de La Teja, junto al club, habían convocado por redes sociales a un “abrazo a Tabaré”. Entre los presentes estaba Fernando Gambera, integrante del Secretariado del Pit-Cnt, y el tanguero Nelson Pino, quien cantaría “Uno”, el tango de Enrique Santos Discépolo y Mariano Mores, uno de los preferidos del presidente.

Empezaron a pasar los minutos y Vázquez no aparecía. Entonces creció la inquietud y se corrió la versión de que el presidente -quien el martes 20 de agosto pasado anunció que tiene un tumor en un pulmón- no iría porque no se sentía bien.

Una de las que esperaba ayer era Alma, una militante socialista de 66 años a quienes todos llaman “Latita”, y se encargaba de dirigir la movida. Ella se movía de un lado al otro y explicaba que la idea era solo darle un abrazo simbólico al presidente por el momento que enfrenta.

Por teléfono, el director de la Secretaría de Prensa y Difusión (Sepredi) de Presidencia, José Luis Veiga, confirmó a El País que Vázquez no participaría del encuentro porque era solo “un bolazo” movido por las redes sociales. Pero los militantes no se amilanaron. “Vamos hasta la casa”, gritó “Latita”. “¡Vamos, arranquen, vamos!”, reclamó y la mayoría le hizo caso. Llegaron un rato más tarde. El guardia de seguridad que los recibió detrás de la reja, Luis Machado, les informó que el presidente no estaba pero quedó en confirmar si pensaba volver a la casa.

“Si demora poco, lo esperamos”, avisó una mujer. Otra prometió que no lo abrazarían mucho, teniendo en cuenta su estado de salud. “Él se tiene que cuidar, estamos todos resfriados”, aclaró “Latita”. Un muchacho que se identificó como “Pato, un militante de a pie”, usó una metáfora: “Estábamos en Belén y no vino. Fuimos a buscarlo a Jerusalén y tampoco está”. Pero de pronto apareció el auto del presidente entre gritos de emoción de los fervientes militantes, que cantaban “y ya lo ve, y ya lo ve, el presidente es Tabaré”.

Tabaré Vázquez este jueves en la puerta de su casa junto a algunos militantes. Foto: Leonardo Mainé
Tabaré Vázquez este jueves en la puerta de su casa junto a algunos militantes. Foto: Leonardo Mainé

Vázquez se bajó sonriente y empezó a aplaudir. “Gracias por todo, gracias por todo”, le dijo un hombre mientras lo abrazaba, y se sucedieron las palmadas en la espalda, abrazos y besos. “Lo queremos mucho, siempre vamos a estar con usted”, le dijo otro militante, mientras lo besaba y lloraba.

“Latita” le puso una bandera en la cabeza por el fuerte sol. “Te estoy poniendo sombra, Tabaré”, le aclaró. Visiblemente emocionado, Vázquez dijo que los quería mucho y que haría “lo posible” por mejorarse. Que con la ayuda de ellos andaría “todo bien”. Y terminó así: “El domingo voto en Progreso”. Todos aplaudieron. “Él llegó a Jerusalén”, dijo satisfecho “Pato”.

Vázquez rumbeó hacia la puerta de su casa. “Taba, cuidate mucho, ojo el corazón”, le gritaron, mientras el presidente se alejaba. “Un aplauso para el compañero”, dijo una de las militantes, en referencia a Machado, el guardia de Presidencia que hizo las gestiones. Machado sonrió con algo de vergüenza. (Producción: Ángel Asteggiante)

Larrañaga: “El aparato estatal al servicio del partido”
Jorge Larrañaga habla en el acto final de la campaña Vivir sin miedo. Foto: Marcelo Bonjour

El candidato nacionalista Luis Lacalle Pou dijo ayer que “es una pena” que el presidente Tabaré Vázquez trate de incidir y que “se meta de lleno” en la campaña electoral. En declaraciones a Telenoche, Lacalle Pou afirmó: “Lo que más me preocupa es que Vázquez diga que no hay urgencia porque muestra falta de sensibilidad”.

En tanto, el senador blanco Jorge Larrañaga denunció desde su cuenta de Twitter que el presidente “cerró la campaña del Frente Amplio” con las declaraciones realizadas ayer al filo del inicio de la veda proselitista. Y agregó: “Han puesto el aparato estatal al servicio de su partido (...) Se van por muchos fracasos, pero también se van por el poco respeto que tienen por el espíritu republicano”.

Larrañaga dijo a El País que es “absolutamente sabido que un presidente no puede formar parte de la propaganda política, y lo prohíbe la Constitución”.

Por eso, a su juicio, no puede pronunciarse sobre situaciones que “están pendientes de dilucidación en la campaña electoral”, como la consulta de “Vivir sin miedo”.

“Es un ejemplo de la cultura de abuso, abusan de sus posiciones en el Estado. El presidente se mete en la campaña; me parece muy mal, muy mal”, protestó. “Se pronunciaron por la ley de urgente consideración propuesta por el Partido Nacional, sobre Vivir sin miedo, sobre temas vinculados a Manini, hasta sobre la situación de Moreira”, afirmó Larrañaga.

Por su parte, el senador del Partido Independiente Pablo Mieres también cuestionó que, “al filo de la veda”, el presidente salga a “patear el tablero” y concrete “una flagrante violación” de la Constitución.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)