TIEMPOS VIOLENTOS

Investigan a sicarios que actúan en Minas, San Carlos y Chuy

Envían a prisión a un joven por delitos vinculados a la portación de armas.

La situación de violencia generada en San Carlos, Minas y Chuy está vinculada al narcotráfico. Foto: Fernando Ponzetto
La situación de violencia generada en San Carlos, Minas y Chuy está vinculada al narcotráfico. Foto: Fernando Ponzetto

Una investigación policial de grandes dimensiones procura desactivar una de las principales rutas de ingreso de drogas desde Brasil a Montevideo, según confirmaron ayer a El País fuentes de la Policía.

En esa línea, se viene trabajando sobre un grupo de personas sospechosas de haber cometido homicidios por encargo (sicariato) en las ciudades de Chuy, Minas y San Carlos.

Tras esa pista, en la mañana del miércoles efectivos de la Guardia Republicana allanaron una vivienda en Minas para detener a un joven de 23 años al que se investiga por su participación en diversos crímenes, entre ellos uno cometido en esa ciudad el 3 de mayo.

Sin embargo, las pruebas reunidas por la Policía y la fiscal Gabriela Yanieri solo alcanzaron para condenar al sujeto por los delitos de "tráfico interno de municiones, porte de armas de fuego por reincidente y un delito de receptación, todos en régimen de reiteración real".

Ayer se produjo la condena mediante la modalidad de "juicio abreviado", que contempla el nuevo Código de Proceso Penal. Esto permitirá a la Fiscalía seguir investigando la trayectoria delictiva del sujeto.

La operación comenzó el miércoles a la hora 10:30 y tuvo lugar en el barrio El Tanque, cercano a la Ruta 8, en una vivienda ubicada a dos cuadras de la casa que ocupa el jefe de Policía, Eduardo Martínez.

El propio jerarca confirmó a El País que hubo "tres detenidos, unas quince personas pasaron como indagadas por la Policía y se hicieron ocho allanamientos".

Añadió que "nosotros estamos investigando cinco homicidios, se hizo un muy buen trabajo. Una vez que esto se esclarezca vamos a tener novedades importantes".

Al final de la tarde de ayer, el único detenido era el joven de 23 años. Se trata de un sujeto que aparece en fotografías de las redes sociales haciendo ostentación de armas. También tiene fotos con niños pequeños a los que presenta como sobrinos. Uno de ellos aparece rodeado de billetes de dólares.

"En estas organizaciones no todos matan, es gente que le gusta matar. Son cazadores de hombres", dijo una fuente que está trabajando en el operativo.

En la jornada de ayer, el fiscal de Corte, Jorge Díaz, estuvo en Minas en el marco de una gira por el interior.

Consultado por la prensa local, recordó que en el año 2007, cuando ejercía como juez del Crimen Organizado, afirmó que hasta ese momento no había sicariato porque "no se habían juntado aún la oferta con la demanda" y que "había un dique cultural que lo impedía".

Sin embargo, "ese dique se rompió y hoy existe el sicariato cuando hace 10 o 15 años era algo impensable".

"Esto se revierte trabajando con la Policía y la Fiscalía combatiendo los delitos que lo pagan, básicamente el narcotráfico", dijo.

Narcotráfico.

Hasta ahora, la Policía ha logrado saber que narcotraficantes que operan con marihuana paraguaya ingresan la droga desde Brasil por la ciudad de Chuy.

Se pudo establecer que esa modalidad lleva varios meses y ha cambiado de punto de ingreso, lo que provocó una dura guerra entre bandas en el Chuy. Una de ellas "demolió" a la otra con apoyo de sicarios uruguayos y brasileños, según admitió un oficial cercano a la investigación.

Se trata de una nueva modalidad de tráfico dado que históricamente se utilizaba la frontera con Argentina. Sin embargo, la Gendarmería en el vecino país comenzó a "apretar" la zona fronteriza y los narcos debieron modificar sus rutas habituales de transporte.

Una vez que logran ingresar a Uruguay, toman las rutas tradicionales del contrabando minorista que enlaza Montevideo con Chuy. En el medio del camino establecen acopios para "aguantar" los estupefacientes. Es allí donde juegan las bandas locales de San Carlos y Minas, ciudades por donde pasan las rutas 8 y 9 que conectan Montevideo con Brasil.

"En cada lugar que llegan van dejando un poco de droga, hasta ingresar a Montevideo. De esa forma también se produce la venta de armas, en ese caso el destino es Brasil", señaló la fuente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º