EL CRIMEN DE LA ADOLESCENTE ARGENTINA

Caso Lola: Jueza define al filo del plazo si procesa al acusado

La defensora del cuidacoches sostiene que no hay elementos para el pedido del fiscal.

Traslado. El acusado pidió para entrevistarse con su abogada de oficio a la que consultó por aspectos relacionados con sus adicciones. Foto: Darwin Borrelli.
Traslado. El acusado pidió para entrevistarse con su abogada de oficio a la que consultó por aspectos relacionados con sus adicciones. Foto: Darwin Borrelli.

A las 4 de la tarde de ayer, la jueza subrogante de Rocha, Rosana Ortega comió algo liviano y se sentó frente a su escritorio a escribir el dictamen sobre el caso Lola Chomnalez.

La jueza le transmitió a un funcionario de la sede que quería pensar con tranquilidad el pedido de procesamiento por coautoría de homicidio muy especialmente agravado presentado por el fiscal Jorge Vaz contra “el Cachila”, un cuidacoches de 33 años.

Ortega comenzó a escribir poco después de comer. Cuatro horas más tarde, seguía con la cabeza gacha encima de su escritorio. En un principio, la magistrada pensaba emitir su fallo a las 19:00 horas de la víspera.

A las 20:00 horas, el fiscal Vaz y uno de los abogados de la familia Chomnalez, Juan Raúl Williman, ingresaron en su despacho.

Allí la magistrada les dijo que quería tomarse todo el tiempo legal posible para poder fundamentar su resolución, la que sí o sí terminará a estudio de un tribunal de apelaciones.

En la improvisada reunión, Ortega afirmó que el plazo legal de detención del “Cachila” finalizaba a las 4:00 AM de hoy (miércoles) y agregó que se pronunciaría a las 23:00 horas de ayer.

Intercambio. La defensora del “Cachila” y el representante de los Chomnalez. Foto: Darwin Borrelli.
Intercambio. La defensora del “Cachila” y el representante de los Chomnalez. Foto: Darwin Borrelli.

Vaz y Williman se retiraron del juzgado. El custodia cerró la puerta y apagó algunas luces. La jueza se quedó sola con el expediente.

Una hora más tarde, la magistrada llamó a Vaz para decirle que no iba a llegar a las 23:00 horas y que el procesamiento estaría listo a las 4:00 de la madrugada y agregó que los operadores judiciales del caso -el fiscal Vaz y los abogados de la familia Chomnalez, Jorge Barrera y Williman y la abogada de oficio del “Cachila”, Yesica Biquez, serían notificados en forma electrónica.

“Pero aquellos que quieran tener el auto de procesamiento en la baranda, pueden ir al juzgado. Yo estaré allí”, remarcó la magistrada.

Petición

Por lo menos una decena de automóviles policiales se movilizaron alrededor de las 18 frente a la Jefatura de Policía. “El Cachila”, que se encontraba alojado en una chacra, pidió a la Policía para entrevistarse con su defensora pública, Yesica Biquez.

Luego de arribar el convoy a la sede policial, el acusado pudo quedar a solas con ella.

Al principio de la conversación, el acusado no habló del caso. Sí le importaba dar algunas instrucciones a la profesional sobre sus hijos y sus enfermedades. Es que desde hace dos años “el Cachila” es consumidor intenso de pasta base en Rivera.

“¿Cómo sigue el tratamiento de mis enfermedades?”, le preguntó el acusado en caso de ser procesado por Ortega. Biquez le dijo que, en caso de ser remitido, en la cárcel hay atención médica.

En ese momento, no hablaron del caso. El día anterior, “el Cachila” le trasmitió a su defensora lo poco que recuerda de lo ocurrido en 2015.

A las 19:10 horas, el convoy se puso en marcha se lo llevó al nuevamente a la chacra policial. Llevaba un tapaboca y estaba muy abrigado.

Proceso. El fallo insumió muchas horas. Foto: Darwin Borrelli.
Proceso. El fallo insumió muchas horas. Foto: Darwin Borrelli.

“Él dice que en ninguna instancia estuvo acompañado”, expresó Biquez a El País en alusión de que el cuidacoches no tuvo acompañantes en el momento en que se encontró con Lola en la playa a mitad de camino entre Valizas y Aguas Dulces como sostiene la Fiscalía.

Ese es un punto crucial. Durante todo el día de ayer, operadores judiciales y la familia Chomnalez tenían la esperanza de que el acusado percibiera que su situación era desesperante y que diría quién lo acompañaba cuando se cruzó con Lola.

En su respuesta al pedido fiscal de procesamiento, Biquez señaló que su defendido no incurrió en coautoría de homicidio muy especialmente agravado como sostiene el fiscal. La Fiscalía alegó que el acusado conoce muchos detalles del lugar donde apareció el cuerpo de Lola y su vestimenta.

Para Biquez, en caso de que la jueza Ortega decrete un procesamiento, éste debe ser por un delito de omisión de asistencia.

“El fiscal se basa en su pedido de procesamiento en hechos que ocurrieron en 2015. En ese momento “el Cachila” quedó libre. Ahora se le suma la prueba de la semióloga. Creo que eso no es suficiente para procesar a una persona por un delito tan grave”, expresó la profesional.

Biquez y el fiscal Vaz dialogaron sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo en cuanto a la imputación delictual del “Cachila”. La condición que estableció el fiscal era que el cuidacoches debía brindar los nombres de su, o sus cómplices. La defensora insistió que su representado dijo que andaba solo por la playa y reiteró que esa declaración ya había sido emitida en 2015 sin tener consecuencias penales para su defendido. No hubo acuerdo.

Un capítulo secundario de la investigación penal constituye el rol que le cupo al “Conejo”, un changador de la ciudad de Castillos que en el verano recorre los balnearios de Valizas y Aguas Dulces. En el pasado ya había declarado en la causa.

“El Conejo” testificó como testigo el lunes 20. En el juzgado señaló que había realizado una investigación personal sobre el crimen de Lola y había logrado reunir datos sobre el accionar del “Cachila” en la tarde del 28 de diciembre de 2014, día en que desapareció la joven argentina.

Fuentes del caso dijeron a El País que “el Conejo” señaló que el hoy acusado caminaba por la playa con otro hombre y dos mujeres cuando se encontraron con Lola. Tal extremo no pudo ser confirmado ni desmentido en la sede penal.

YESICA BIQUEZ - DEFENSORA PÚBLICA

“Precesarlo sería injusto”

-El fiscal Jorge Vaz sostiene que “el Cachila” podría no haber actuado solo. ¿Cuál es su opinión al respecto?

-No hay indicios respecto a otra persona (en el lugar de los hechos). Yo no participé directamente en el interrogatorio a mí defendido. Se entendió que mi presencia podía contaminar la prueba semiológica. Yo considero que la prueba semiológica por sí sola no basta. Es un indicio. Pero tiene que ir acompañada por un cúmulo de pruebas. No puede ser algo aislado. Considero que no hay elementos que permitan indicar a una persona determinada (sobre la muerte de Lola Chomnalez). No hay testigos en el expediente que ubiquen al “Cachila” en Valizas.

-¿Se tomó en cuenta el material aportado por los forenses argentinos que trajeron los padres de Lola?

-Ese es un tema interno de la Fiscalía. El fiscal Vaz lo tomó en cuenta para darle otro rumbo a la investigación penal. Pero ese documento todavía no consta en el expediente judicial.

-En su pedido de procesamiento, el fiscal argumenta que hay muchas coincidencias en el relato del cuidacoches y la escena del crimen y cómo vestía Lola ese día.

-En su momento todo eso fue objeto de examen de jueces y fiscales anteriores. Ahora surgió de nuevo. Si se lo procesa (al “Cachila”) se está siendo injusto. Él no cometió el delito que le pretende imputar (la Fiscalía). No cometió el delito de coautoría de homicidio muy especialmente agravado. En caso de considerarse algún delito, este debería ser omisión de asistencia (por parte del cuidacoches a Lola Chomnalez). No hay nada nuevo en la investigación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)