EDUCACIÓN Y PANDEMIA

Regreso a las aulas: el 71% dijo presente en Montevideo, Canelones y Salto

Así lo confirman los datos informáticos de Primaria, con el pasaje del 84% de las listas de quienes debían concurrir a clases en los centros educativos.

Tras 75 días sin presencialidad, todos los niños del primer ciclo de Primaria están habilitados para asistir a las aulas. Foto: Francisco Flores
Tras 75 días sin presencialidad, todos los niños del primer ciclo de Primaria están habilitados para asistir a las aulas. Foto: Francisco Flores

Setenta y cinco días después de la suspensión de las clases presenciales, todos los escolares hasta tercer año quedaron habilitados para el retorno a las aulas. Ayer, en la vuelta en Montevideo, Canelones y Salto de aquellos que todavía no lo habían podido hacer, el 71% dijo presente.

Estos datos que surgen del sistema informático de la ANEP, tras el pasaje del 84% de las listas y que solo toma en cuenta a aquellos que habían sido convocados para acudir a clases, han sido valorados “positivamente” por el presidente del Codicen, Robert Silva. El jerarca dijo que se trata de una buena asistencia, “máxime cuando hay mensajes contrarios de los gremios y otros actores que pueden generar dudas en las familias, y con números elevados de pandemia”.

El viernes la Federación Uruguaya de Magisterio (FUM) había comunicado que “no será segura la presencialidad, así como se está planteando y es responsabilidad absoluta del gobierno y de las autoridades educativas”.

Unos días antes, el sindicato de maestros de Montevideo, una de las filiales de la FUM, había pedido que se “revisara” la concurrencia a clases en el contexto epidemiológico actual y justificaba su postura en un relevamiento de centros educativos con casos positivos del COVID-19 o cuarentenas. La dirigente sindical Daysi Iglesias dijo a El País que “en virtud de ciertos datos, como que en un 89% de los jardines de Montevideo relevados, 41% de escuelas especiales y el universo de Aprender en que hay casos de cuarentenas o positivos, tiene que haber una revisión porque se está afectando la funcionalidad educativa”.

Según el informe epidemiológico que divulgó ayer el Ministerio de Salud Pública (MSP), el 13% de los positivos acumulados durante la epidemia corresponde a menores de 15 años. Eso significa un leve aumento, aunque surge del mismo informe que parecería deberse a una caída de los contagios entre los mayores de 80 años. Esto implica, en proporción, un incremento de las otras franjas etarias.

Al respecto, Iglesias insistió con que no deben medirse solo los contagios, sino también la afectación de cuarentenas preventivas o para realizarse hisopados. Como ejemplo citó un mensaje que dijo le llegaba a su celular al mismo tiempo que conversaba con El País: “¡Hola! Escuela A (se omite el nombre). Una maestra dio positivo, una maestra en cuarentena (ambas estaban de guardia para recibir a alumnos de cuarto año que no tienen acceso a Internet en sus casas). Practicantes de cuarto año de Magisterio, un positivo, la otra en cuarentena y cuatro niños de cuarto año en cuarentena”.

Los sindicatos, sin embargo, no están en contra de la presencialidad, aclaró Iglesias. En eso existe sintonía con las recomendaciones de la Sociedad Uruguaya de Pediatría y los científicos que asesoran al gobierno. “El problema”, aclaró la dirigente sindical, “es creer que los protocolos se cumplen a rajatabla: cuando un niño de tres años abraza las piernas de una maestra y le dice que la extrañó, ¿alguien puede pensar que la maestra le pega un grito y le dice usted se queda paradito acá a un metro de distancia? La educación no es tener soldaditos”.

Ayer mismo, cuando las autoridades educativas realizaron una recorrida por el nuevo reintegro a las clases presenciales, la directora general de Primaria, Graciela Fabeyro, fue testigo de la relevancia del reencuentro cara a cara entre los docentes y los alumnos. “Al ingreso, un niño abrazó a su maestra y le dijo: ‘¡Cómo te extrañé, maestra!’, y yo le pregunté ‘¿Y qué más le dijiste a tu maestra?’, y él me dijo: ‘Te amo’. Creo que esas expresiones de los niños resumen la importancia que tiene el centro educativo, más allá de las condiciones, del lugar, siempre el centro educativo resuena en cada uno de nosotros”, dijo en el portal oficial de la ANEP.

En este sentido, Silva reconoció: “Es un día de alegría inundado de muchísima responsabilidad. Los primeros responsables somos nosotros que tomamos la decisión y no la delegamos. También responsabilidad de nuestras comunidades educativas a través del cumplimiento de los protocolos y el respeto estricto de todas las cuestiones sanitarias. Y en tercer lugar responsabilidad de las familias”.

Elevan quejas por recortes

El sindicato de maestros de Montevideo elevó una queja ante el Ministerio de Trabajo por “descuentos salariales” entre quienes deben cuarentenarse por el COVID-19. “Cuando el médico solicita a un docente que haga una cuarentena, como no está de licencia médica, sigue teletrabajando, pero se le descuentan a los maestros-directores la compensación del 7,5% y a los docentes les afecta la prima de presentismo, algo que no sucede en todo el Estado”, criticó la sindicalista Daysi Iglesias.

Polémica en Salto por el retorno
Andrés Lima. Foto: Francisco Flores.

La vuelta a clases en Salto ha generado puntos de vista diferentes, malestares y acusaciones de todo tipo en las redes sociales. El intendente Andrés Lima escribió que era más importante esperar el reintegro a las aulas para evitar más muertes, ya que entiende que el aumento de la movilidad traerá aparejada una complicación mayor sobre este asunto. Solo en Salto, en la última semana, fallecieron 44 personas por esta causa, y hay casi 2.000 personas cursando la enfermedad y otras 4.000 que deberían estar haciendo cuarentena. Pero las voces que defienden al gobierno nacional en el departamento no se hicieron esperar y el senador colorado Germán Coutinho expresó su apoyo al gobierno por empezar las clases en Salto y calificó a Lima de “soberbio”. Además, le pidió al frenteamplista que “gobierne Salto y que deje que las autoridades de la educación hagan su trabajo”. No todos están de acuerdo con esto. Desde la Asociación Magisterial de Salto, la presidenta Elena Galeano dijo a El País que “no están dadas las condiciones para volver a una presencialidad segura, ya que en muchas escuelas del departamento tanto urbanas como rurales, hay un importante número de trabajadores que están cursando la enfermedad o en cuarentena”. (Producción: Hugo Lemos)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados