TENDENCIAS EDUCATIVAS

Las carreras más demandadas en un país destinado al diván

Cada dos ingresos en Ingeniería en Computación, hay siete en Psicología.

De los 2.303 inscriptos en Psicología 2.189 se anotaron en la sede de Montevideo. Foto: Archivo
De los 2.303 inscriptos en Psicología 2.189 se anotaron en Montevideo. Foto: Archivo

El país de «m’hijo el dotor» se ha convertido en la tierra de los discípulos de Freud: cada siete nuevos estudiantes en Psicología, hay apenas dos que buscan ser ingenieros en computación. La tendencia en las inscripciones para carreras terciarias ignora los datos sobre salidas laborales y barre los viejos y nuevos estereotipos, los que antes hablaban de la preferencia por Derecho y últimamente por Ciencias de la Comunicación. La Licenciatura en Psicología es la carrera más requerida, seguida de la Contador Público, según las cifras que difundió esta semana la UdelaR.

Hubo 2.303 ingresos a Psicología en 2016, un 11% más que el año anterior. De esta forma, se confirma la predilección de los estudiantes por esta carrera que ya lleva tres años a la cabeza, desplazando a la de Contador Público (2.024).

¿Son necesarios tantos psicólogos? Los números fríos dejan abierta esta interrogante. En un país agropecuario como Uruguay, la suma de todos los nuevos inscriptos en Agronomía, Veterinaria e Ingeniería equivalen a los anotados en Psicología.

Es cierto que no todos los nuevos estudiantes terminarán titulados. Al cabo de los cinco años que dura la carrera en Psicología, cada diez ingresos se gradúan cuatro. Habrá que esperar unos años más para saber si el boom que vive esta facultad determina, también, mayor rotación o retraso en la culminación de los estudios.

El informe de UdelaR permite concluir, sin decirlo, que el crecimiento en Psicología responde a una mayor demanda en las carreras vinculadas a la salud. Medicina está en su punto más alto de la última década con 1.768 ingresos. Y el Instituto Superior de Educación Física (ISEF), que ha tenido 827 nuevos anotados, cuadriplicó las inscripciones de 2009.

Esta hipótesis cobra fuerza si se tiene en cuenta que el bachillerato Biológico es el que más ha crecido en Secundaria en el último lustro. Quienes más avanzan en los estudios son las mujeres y ellas se vuelcan, mayoritariamente, a carreras de la salud. En Psicología, por ejemplo, la población femenina comprende al 74% de los nuevos ingresos. Es uno de los servicios más feminizados (el más masculinizado es Ingeniería con 76% de hombres).

El rector de la UdelaR, Roberto Markarian, reconoce que "es posible que en Psicología haya una sobredemanda", pero desconoce qué lleva a este fenómeno. El matemático aventura que "está habiendo mayor demanda de psicólogos para el área de recursos humanos" y también que "el aparato estatal ha incrementado las contrataciones para cubrir las políticas de derechos".

Más que la proporción de estudiantes que eligen una carrera o la otra, lo que realmente le preocupa a Markarian es que "el número total de estudiantes siguen siendo muy pocos". Ese es uno "de los diez problemas más importantes que tiene la educación uruguaya". Según el rector en parte se debe a los bajos egresos de Secundaria y UTU (cuatro de cada diez). Incluso si se suman los ingresos a la UTEC y a las privadas "sigue dando una cifra muy baja de alumnos de nivel terciario".

Haciendo números.

El área "social y artística" es la que se lleva, como es habitual, la mayoría de las inscripciones. Cuatro de cada diez nuevos alumnos optan por estas carreras. La gran diferencia es que antes Derecho era entre ellas el servicio "vedette" y ahora lo es Ciencias Económicas.

La "revolución Arim", como se conoce a los cambios de programa que encabezó el decano de Economía Rodrigo Arim, generó que esta facultad pasara de un promedio de 1.700 ingresos (hasta 2010) a más de 3.700 en 2016. Contador Público es la carrera más requerida en este servicio, pero Administración es la que viene creciendo a mayor ritmo.

Las carreras de la Facultad de Derecho suben y bajan en la demanda. Escribanía está siendo más requerida que la de abogacía, pero ambas han fluctuado en la última década.

Arquitectura también viene con altibajos, aunque es el servicio que tuvo un cambio de programa más reciente (comenzó en 2017). Bajo el viejo sistema, a la mitad de los arquitectos cursar la carrera les llevaba más de 12 años (el doble de lo que debería insumirles).

El nuevo régimen que existe en Arquitectura, y que ha acortado la carrera a cinco años, que ha implementado los créditos y la flexibilidad, atrajo a muchos de quienes ya estaban inscriptos: nueve de cada diez cambiaron de programa. Y es de esperar que este nuevo sistema incremente aún más la demanda de esta carrera.

Medicina es, en teoría, la carrera más larga. Pero seis de cada diez estudiantes lleva los cursos en tiempo y forma. Es, a su vez, una de las orientaciones más requeridas y que viene en auge. Hubo 1.768 inscriptos en 2016, casi el doble que en 2009.

El problema que hay en Medicina es la relación con la cantidad de enfermeros que se forman. La Organización Mundial de la Salud aconseja que existan tres licenciados en Enfermería por cada médico. Sin embargo, en Uruguay las inscripciones son de dos médicos cada un licenciado en Enfermería.

La buena noticia es que Enfermería ha tenido un moderado repunte tras las bajas tasas de matriculación.

La formación de enfermeros es uno de los asuntos que más les ha preocupado a las actuales autoridades de la UdelaR. De hecho era una de las carreras a incentivar mediante un sistema de becas, al igual que las opciones tecnológicas.

Markarian había propuesto que una vez que los estudiantes más pobres tuviesen beca (sin importar qué carrera estudiasen), luego había que dar estos apoyos para incentivar algunas carreras. "Pero eso no es posible, porque ni siquiera hay plata para la primera fase", reconoce.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)