Publicidad

Hablo en voz alta conmigo mismo todo el tiempo ¿Cuándo es demasiado? ¿Estaré perdiendo la razón?

Hablar solo —o tener una "conversación interna externa"—puede ser saludable y ayudar con conversaciones difíciles, pero también puede ayudar a fijar detalles en la memoria por más tiempo.

Compartir esta noticia
Espejo
Foto: Medium/Commons.

The New York Times / O Globo (GDA)*
Una mañana, miré por la ventana de la cocina y dije, en una habitación vacía: "Algo está mal con esa ardilla, su cola parece muy agitada". Luego, tomé mi freidora de aire, preguntándome en voz alta si las 10:30 de la mañana era muy temprano para comer papas fritas. "No. No lo es", me respondí. Nuevamente, en voz alta.

Antes, no hablaba conmigo misma. Ahora lo hago constantemente. Cuando le pregunté a mis amigos de mediana edad si también lo hacían, las confesiones llegaron en masa. Uno de ellos dijo que, cuando envía mensajes de texto a las personas, dice el mensaje en voz alta mientras lo escribe, incluso en público.

Representación de la obra Hamlet.jpg
Las "conversaciones" de Hamlet.
Foto: Flickr.

¿Las personas de mediana edad hablan solas todo el día, todos los días? ¿Y eso es un problema? Le consulté a algunos expertos.

Hablar con uno mismo

No pude encontrar ninguna investigación sobre "autoconversaciones" en la mediana edad, así que le pregunté a Ethan Kross, profesor de psicología de la Universidad de Michigan y autor de "Chatter", si me había perdido algo. Él me dijo que no. Hablar solo en la mediana edad es un "fenómeno poco estudiado", explicó, agregando que es bastante común.

Cuando las personas hablan en sus propias mentes, eso se conoce como "habla interior". Cuando lo hacen en voz alta, se llama discurso privado o conversación interna externa.

Los estudios sugieren que el habla interior alcanza su punto máximo en la primera infancia, dijo Charles Fernyhough, profesor de psicología y autor de "The Voices Within" ("Las voces internas"). Sin embargo, en la mediana edad, muchos de nosotros retomamos el hábito, dijo.

Fernyhough me dijo que él dice cosas en voz alta con frecuencia. Mis hijos me preguntan "Papá, ¿qué estás haciendo?", agregó. "Y respondo: 'No importa. Son cosas que estudio'."

A medida que uno envejece, las presiones sociales no te molestan tanto, agregó, ya sea que impliquen hablar solo o bailar "como un idiota" en la boda de un amigo.

Esto no solo es normal, sino útil

Hablar con nosotros mismos tiene varios propósitos, según Fernyhough. Puede calmar la ansiedad y aumentar la motivación. También puede animar, ayudar en la planificación o hacer que una habitación vacía parezca más amigable, agregó.

Expresar tus pensamientos puede ayudarte a resolver problemas o ensayar conversaciones potencialmente complicadas, dijo Kross. Si estás practicando para dar un discurso y en un lugar público, sugirió, usá unos auriculares para que parezca que estás hablando por teléfono.

Hablar en voz alta también activa lo que se conoce como sistema de memoria de trabajo verbal, según Kross, lo que puede ayudar a mantener cosas como listas de compras o horarios en tu mente por un poco más de tiempo.

Y si estás buscando algo, por ejemplo, en un supermercado, la investigación sugiere que decir en voz alta el nombre del producto puede ayudarte a encontrarlo más rápido.

¿Cuándo es demasiado?

Sin embargo, hay momentos en los que una conversación unidireccional puede plantear dudas sobre la salud mental de una persona, declaró Kross, cuando viola las normas sociales al ser demasiado perturbadora o distraer a los demás.

También puede ser perjudicial si es consistentemente negativa, dijo Rachel Goldsmith Turow, psicóloga de la Universidad de Seattle. La autocrítica persistente puede exacerbar condiciones como la ansiedad, informó. "Es como el cigarro de la salud mental", añadió. "Empeora todo".

Pero decir "¡Mirá estas bananas!" a absolutamente nadie en el supermercado no es motivo de alarma, aclaró Kross.

Si hay "17 otras cosas peculiares que acompañan ese comportamiento, entonces podríamos tener una conversación diferente", señaló el experto. Pero, de lo contrario, "si te está funcionando, sigue haciéndolo", sugirió.

(*Jancee Dunn)

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Mente

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad