CONTROL A DISTANCIA

De las vacas uruguayas a la fauna salvaje del mundo

Sistema de monitoreo uruguayo se diversifica con nuevos dispositivos y software para evitar la caza furtiva

Chifsafer
Ganado uruguayo con el dispositivo de Chifsafer

Chipsafer, la plataforma uruguaya que puede rastrear y detectar anomalías en el comportamiento del ganado, se presta a diversificar su negocio para realizar seguimiento de vida salvaje para investigación y para ayudar a combatir la caza furtiva. “Nos vamos a enfocar primero en animales grandes y luego en felinos; después en otras especies”, dijo a El País su fundadora, Victoria Alonsopérez.

La empresa, hoy con la capacidad de producción de equipos instalada en Singapur, recibe consultas de diferentes organizaciones de conservación de África, América Central, América del Norte y Sudeste Asiático.

Alonsopérez viajó a Kenia en donde se probó Chipsafer en ganado (lo más corriente es que el rastreador se utilice en vacas, ovejas y caballos) pero también se debió monitorearlo para evitar la interacción de este con la fauna salvaje. Una de las pruebas tuvo lugar en la reserva Loisaba Conservancy, que alberga unas 50 especies de mamíferos, incluyendo elefantes, leones, jirafas y cebras.

“Estamos trabajando con ingenieros en Singapur para hacer otros dispositivos para otros animales”, confirmó.

Los sensores primero estaban colocados en una etiqueta inteligente que se colocaba en la oreja del ganado; ahora se llevan en un collar.

Al mismo tiempo, se trabaja en nuevos algoritmos para detectar con más precisión ciertas anomalías. Si se aplica al ganado, por ejemplo, el productor recibe alertas cuando el animal abandona determinada área del terreno o tiene un comportamiento distinto que puede denotar una enfermedad o un parto. 

“Es importante saber dónde estuvo el animal toda su vida, sobre todo por temas de sostenibilidad. Por ejemplo, en la región amazónica hay productores que utilizan tierras ilegales por lo que luego se genera un conflicto cuando venden la carne”, apuntó la emprendedora que ha recibido el título de Joven Líder de las Naciones Unidas para los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Chipsafer se plantea este nuevo futuro dado que ha conseguido acceder a su primera producción masiva de collares (los que se llaman Smart Cattle Tracker) gracias a la alianza con Flex, un fabricante global diversificado, lo que le permitió “eliminar el cuello de botella” que significaba la producción de hardware. Ahora pueden enfocarse más al software. “Para nosotros es un hito gigantesco”, afirmó Alonsopérez a El País.

El primer lote producido en masa fue entregado a Securitas Uruguay, líder global en soluciones de seguridad, para ayudar a combatir el robo de ganado en América Latina.

La empresa nació orientada al ganado uruguayo pero hoy también tiene presencia directa en Australia y Brasil. Se tiene el objetivo de rastrear un millón de animales en los próximos cinco años.

Victoria Alonsopérez
Victoria Alonsopérez (de rojo) con el equipo de Flex

Emprendedora.

La fundadora Victoria Alonsopérez ha cosechado muchos premios con esta tecnología tales como el Extreme Tech Challenge 2018 en la categoría IOT, otorgada por CISCO; fue seleccionada por el Banco Interamericano de Desarrollo como la Startup Más Innovadora de Latinoamérica y el Caribe 2014; y se destacó a Alonsopérez como Innovadora del Año 2014 por la Edición de Argentina y Uruguay de MIT Technology Review.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error