COCINA AFRODISÍACA

San Valentín: así actúan los alimentos afrodisíacos en el organismo

La comida que elegimos también puede ayudar al deseo sexual. 

Comidas afrodisíacas. Foto: Archivo El País
Comidas afrodisíacas. Foto: Archivo El País

Muchos alimentos son considerados afrodisíacos, es decir, tienen fama de aumentar el deseo sexual de quien los consume. Se habla de chocolate, ostras, frutas, especias, entre otros.

Lo cierto es que si bien consumir estos alimentos no asegura nada, profesionales de la salud y la gastronomía afirman que algunos activan o inhiben determinadas zonas del cuerpo y generan la disposición necesaria para la actividad sexual. Otros, gracias a su forma pueden activar psicológicamente y predisponen para el acto sexual. Así lo explicó a El País Santiago Cedrés, médico sexólogo y presidente de la Academia Internacional de Sexología Médica.

Cedrés puso algunos ejemplos y dijo que una de las frutas más populares dentro de las consideadas como afrodisíacas es la frutilla. Esta actúa afectando las glándulas endócrinas y el sistema nervioso de quien las consume.

Frutillas. Foto: Archivo El País
Frutillas. Foto: Archivo El País

Otra fruta que con el aporte que hace de potasio, vitamina B, bufotenina y magnesio, fomenta la producción de serotonina en el organismo es la banana. También facilita la vasodilatación mejorando el flujo sanguíneo de los genitales, y por ende la excitación. Los higos, por su parte, aumentan la producción de hormonas sexuales, mejorando el deseo, gracias al contenido de betacaroteno.

Uno de los alimentos más famosos dentro de esta categoría es el chocolate: “Las semillas de cacao contienen fenilalanina y teobromina, sustancias que activan la circulación sanguínea, estimulan la secreción de serotonina, lo que genera una sensación de bienestar que predispone al encuentro íntimo”, sostuvo el experto.

En relación a las ostras, señaló que por su contenido proteico y de zinc ayudan a mejorar la lubricación en ambos sexos, aumentando la energía, clave en el rendimiento sexual. Sobre el jengibre, otro tildado de afrodisíaco, contó que mejora la circulación sanguínea, favoreciendo la estimulación y sensibilidad en zonas erógenas.

Entre otros alimentos, frutas o especias que se consideran afrodisíacas, mencionó la canela, un condimento que tiene una propiedad similar al jengibre por potenciar la circulación sanguínea, que ayuda a la irrigación sanguínea a los genitales.

Cedrés detalló: “Algunos colaboran específicamente en lo relativo a la excitación, como es el caso de aquellos que favorecen la irrigación sanguínea en el cuerpo, y otros como el chocolate favorecen la disposición para el encuentro sexual. A su vez, los que ayudan a la irrigación sanguínea generan excitación, lo que aumenta la probabilidad de experimentar el deseo sexual”.

La importancia de la fantasía.

Cedrés destacó que lo importante en cualquier caso es la intervención de la fantasía o la forma de activación sexual. “Hay quienes se deleitan y potencian su deseo con el cortejo que lleva al encuentro sexual. Por ejemplo, en una cena con velas a la que se suman alimentos afrodisíacos, miradas que insinúan, etcétera. Y después hay personas que tienen otros gustos o rutinas sexuales y los alimentos afrodisíacos no tienen el significado tal. No obstante actúan de la misma manera en el organismo”, indicó.

El sexólogo señaló que el papel de la sugestión es fundamental: “Esto quiere decir que más allá de los cambios que el alimento afrodisíaco genere en el organismo, lo que realmente influye es la intención que las personas le atribuyen. Nadie por ingerir un alimento considerado afrodisíaco va a sentir deseo sexual. Si bien estos actúan y colaboran, todo depende del contexto y la significación que se les dé”.

Si algo queda claro es que el principal afrodisíaco está vinculado con los pensamientos: “La mente es la que le atribuye ese poder afrodisíaco al alimento y es muy poderosa. La necesitamos de aliada en la vida y sobre todo en la vida sexual”, sostuvo Cedrés.

Además de las sustancias que ciertos alimentos puedan aportar y que justifiquen su uso como afrodisíaco, las formas son muy significativas. Existen muchos productos comerciales que son elaborados con formas sexuales con la intención de captar la atención y mejorar sus ventas. El sexólogo señaló que “por lo tanto, es esperable que un alimento con formas genitales sea asociado a la sexualidad y ese mismo hecho lo convierta en un activador sexual”.

En relación al alcohol, Cedrés aseguró que es un inhibidor y que “en este sentido no es recomendable para la actividad sexual, que requiere estar muy dispuesto y con energía para sostener la excitación”. De todas maneras, el experto agregó que “en pequeñas cantidades relaja el organismo y lo predispone. En el caso del vino, una copa ayudaría con un efecto vasodilatador generando que la sangre llegue mejor a los genitales, favoreciendo la excitación”.

“Se dice que el chocolate es más afrodisíaco que los besos”.

El chef pastelero Lucas Fuente dijo a El País que la cocina es un mundo de posibilidades y por eso es bueno incentivar a la gente a que pruebe cosas nuevas: “Es parte del juego y de sorprender al otro. Cocinar con ingredientes nuevos y sabores exóticos puede ser el comienzo de una buena velada”, señaló.

Con respecto al chocolate, el afrodisíaco natural número uno de la humanidad, detalló que es un alimento que mantiene alerta, ayuda a liberar endorfinas. “Se dice que es más afrodisíaco que los besos”, sostuvo Fuente, quien recomendó, a la hora de elegir el tipo de chocolate, que sea el amargo, hecho con 70 % de cacao.

Por eso, en el marco del mes de los enamorados, el espacio gastronómico de cocina participativa La Obrería, en Ciudad Vieja, organizó una clase de cocina afrodisíaca ayer miércoles 12 de febrero.

chocolate
Foto: Pixabay

Los talleres organizados por La Obrería se hacen periódicamente y son variados, pero en esta oportunidad eligieron hacer bombones afrodisíacos: Fuente explicó que en vez de los clásicos bombones para regalar quisieron poner sobre la mesa una propuesta “un poco más jugada”, con ingredientes y combinaciones “que incitan al deseo”.

Un espacio para celebrar el amor.

Una de las propuestas que hay en Montevideo para tomar clases de cocina afrodisíaca son los talleres que dicta Florencia Peych, más conocida como Flopy Peych. Hace casi 14 años que comenzó un emprendimiento que ofrece un espacio “para celebrar el amor”. Tiene accesorios, vestimenta, lencería, masajeadores, pero además hace un tiempo comenzó a organizar estas clases. Peych contó que asisten tanto uruguayos como turistas.

Se trata de una instancia participativa y lo que cocinan luego se come. Además, la anfitriona enseña más que recetas: “Se exploran todos los sentidos, más allá de la comida está la música, la presentación, el ambiente”, señaló. Lo que más utiliza Peych en su cocina es el chocolate y diversas especias.

“Para que una comida sea afrodisíaca tiene que tener varios elementos. Por ejemplo, una manera fácil de hacerlo: si presentás una banana con dos bochas de helado, o dos bochas de helado con una almendra en cada una de ellas, ya es algo sugerente, que apunta a algo. Si se presenta un plato así ya es sorprenderte para la persona. Pero después también es clave la iluminación del lugar, la buena combinación de los colores, la bebida que se elija”, sostuvo Peych. De todas maneras, cuidado con las bebidas alcohólicas: “Si bien está bueno tener una copa de vino, por ejemplo, es importante no pasarse y no tomar mucho, por lo que viene después”.

Si tiene que dar un consejo, es enfocarse en la previa: “Hoy en día todo va directo al grano, por lo que está bueno mandar una invitación por whatsapp, tener impreso el menú, ponerle un nombre sugerente a los platos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)