SALUD

Se realizó en Uruguay el primer implante bilateral óseo en un niño de 5 años de edad

Consta de una parte interna que va por debajo de la piel y una parte externa del tamaño de una moneda. Esto permitió que Bautista ya no use una vincha externa.

implante auditivo
La intervención la realizó el cirujano Alejo Suárez en el Hospital Británico a fines de junio.

El pasado 29 de junio se realizó por primera vez en Uruguay una operación de implante bilateral óseo para mejorar la audición de un niño de 5 años. El beneficiado fue Bautista, un niño salteño que nació con una malformación externa de su oído.

El pequeño no tiene pabellón (orejas) ni conductos auditivos, lo que conocemos popularmente como los agujeritos para escuchar.

“Su sensación auditiva es como si te taparas los dos oídos con los dedos, entonces el sonido no entra por vía aérea, por el agujerito de tu oído. Desde chiquitito usaba una vincha que va por afuera de la cabeza, es un poquito rígida y tiene una parte de tela con unos vibradores externos”, explicó Virginia Britos, fonoaudióloga que atiende al niño desde siempre.

Lo que se hizo entonces fue sacar esa vincha externa y colocar un implante activo de conducción ósea llamado Bonebridge. Este tiene una parte interna que va debajo de la piel, en el hueso, y una parte externa, que es un procesador del tamaño de una moneda que se “engancha” con el implante interno de forma magnética. Casi no se ve y puede colocarse debajo del cabello.

Esa parte externa “es lo que recibe el sonido y hace todo el proceso de amplificación hacia el implante para que el niño pueda escuchar a través de la vibración en el hueso”, detalló Britos a El País.

Ese procesador requiere de un mantenimiento cada tres meses y un cambio de pilas que se realiza cada 10 días.

implante auditivo

Procedimiento.

La colocación de la parte interna, que fue lo que se hizo a fines de junio, la realizó el cirujano otorrino Alejo Suárez en el Hospital Británico. “Es una cirugía bastante rápida, que no requiere de una anestesia muy larga, poco más de una hora. Previamente se hace una tomografía y una valoración del paciente”, señaló Britos.

Dos o tres semanas después de la intervención se procede al encendido del procesador, tarea que estuvo en manos de Britos como Jefa de Fonoaudiología de Audical, la firma que representa en Uruguay a Medel, la marca austríaca que desarrolla estos implantes.

“Lo que hacemos nosotros en la clínica es el encendido de ese procesador y la calibración de acuerdo a la pérdida auditiva”, detalló la especialista.

Señaló, además, que “Bonebridge es el primer implante activo de conducción ósea del mundo y es la primera vez en Uruguay que se hace en forma bilateral, o sea en los dos oídos a la vez en la misma cirugía”.

Este implante se puede colocar a partir de los 5 años de edad, tanto en adultos como en niños. “Antes no porque tenemos que esperar a que el espesor del hueso tenga la capacidad para contener el implante sin problemas”, explicó la fonoaudióloga a El País.

Por el momento Bautista viene evolucionando favorablemente, incluso cuentan que nunca quiere sacarse el procesador porque está escuchando muy bien.

“La vincha que usaba antes, si bien tenía amplificación, era por fuera, entonces había mucha amortiguación por la piel o el pelo. Además le quedaba incómoda, no podía correr, y siempre está el temor a que se le caiga o se golpee. Con esto se siente mucho más libre”, destacó Britos.

El primer usuario conocido del principio de conducción ósea fue Ludwing Van Beethoven. Pese a su pérdida auditiva era capaz de escuchar música. Para lograrlo mordía una batuta que fijaba al piano y, de esta manera, podía sentir la música a través de su mandíbula.

implante auditivo
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error